La Rial Academia de la Lengua Fraylescana

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

La Rial Academia de la Lengua Fraylescana, A.C. fundada en 1991,[1]​ es una organización social orientada al rescate, difusión, documentación y conservación del dialecto fraylescano o Lengua fraylescana, hablado en el centro de Chiapas, en particular en la región de la fraylesca; así como también de la recopilación de dichos, anécdotas, historias y cuentos, a través de talleres, foros, publicaciones, conferencias y otras actividades. Su sede se encuentra en la ciudad de Villaflores, Chiapas, México.

Desde su creación la Rial Academia de la Lengua Fraylescana ha instrumentando diversas actividades para promover y fomentar la cultura en general, particularmente de la propia región de la Frailesca, entre las que destacan las publicaciones de diversas ediciones del Diccionario de la Rial Academia de la Lengua Fraylescana y sus agendas correspondientes, programas de radio y televisión, festivales y eventos culturales dentro y fuera de Chiapas.

A partir de las gestiones realizadas en el 2005 por la Asociación Civil de la Rial Academia de la Lengua Fraylescana, se creó el Centro Cultural Fraylescano, orientado a la difusión de la lengua y expresiones culturales de esa región.

Origen de los vocablos recabados[editar]

Los términos, frases, y anécdotas recabados, representan una obra colectiva en la que resulta difícil precisar la autoría, pues en cada uno de estos han participado dos, tres o más autores, de esta manera el acervo lingüístico se ha ido enriqueciendo a través de los aportes de una participación colectiva, para conocimiento de futuras generaciones, dando como resultado un diccionario de la Lengua. Fraylescana.[2]

Algunas definiciones[editar]

Abilocado. Entre loco y totoreco (Véase totoreco).
Abusivez. Conducta típica de un cochi trompudo o de un chiturí (Véase chiturí).
Achigual. f. (Col.) Bebida de moderación pa’l cochi. (VF.) << cochi es una voz nahuatl que significa dormido o dormilón, aplicada por los indígenas a estos animales introducidos por los españoles durante la conquista y que se levantaban sólo a bebé achigual >>.
Acoquinado. Sinónimo de desbarajustado. Achentillado.
Bolenco. Medio bolón casi siempre. Bolo de baja denominación.
Bolera. Borrachera.
Cabal. Completo, honrado, íntegro (igualito que Carlos). Que está completo o sea que no debés esperá cambio.
Cacabola. Sobrenombre reversible de ilustre boxeador regional, que al bajar noqueado le gritaban se apodó al revés.
Cacashte. Ingeniosa trampa prehispánica construida con caña’e maíz, pa’garra paloma.
Cachundear. Masaje suave o violento p’aenamorá en el cine o en cualquier escurana.
Colocha. (o) De pelo chino o ensortijado. Menos crespo que piquinqui.
Danta. (tapir). Herbívoro, gordo y penco. Nombre muy bueno para acomodarlo de apodo (iday vos fachota de danta).
Dejalo’sta. Expresión muy utilizada equivalente al let it be de Inglaterra.
Desguachipado. Dicese del aspecto que presentan los velíz o las cajita cuando llegás a México en la Colón. Mal fajado, con la ropa en desorden.
Diacomis. Fase previa a quitarle las canicas a los que no sabían jugá.
Embelequero. Un salido gritón al estilo del Chiclanazo. Porrista que sirve p’a echá jule. Dícese del que siempre está donde hay arguende o molote (véase molote).
Encuachado. Arremachado, encuatado, son cuachi los tres como los Cuesy.
Enjabonada. Regañada con exhibida es decir en público. Lo contrario de un champú de cariño.
Entreverado. Entre azul y buenas noches. Fórmula ecléctica frailescana cuando nos mandaban a comprá carne. Estrategia de alianza política. Técnica de ingeniería electoral frailescana.
Estítico. Sabor agarroso en lengua, paladar y amígdalas. Clásico sabor del guinéo o la guayaba verde.
Flato. Sentimiento con tristeza. Situación de la persona cuando el culo y el corazón avisan.
Majagua. Corteza seca y aguada de la mata de plátano. Dícese de la postura de algunos bolo o bien de la sensación en las piernas después de tomá taberna (Sus pata parecían majuada).
Majar. Desgranar en amero (véase amero). Cuando alguien le dan una garrotiada se dice: lo majaron a palo o a garrotazo.
Majiza. Golpiza patiza, garrotiada o una buena revolcada pué pa'que entendas.
Meco. Güero de rancho. Nada que ver con ciertos fluidos corporales, no pensés mal.
Ñudo. Más apretado que el nudo.
Pajuela. Correa de cuero crudo anudada al extremo de una vara corta, utilizada p’a que caminara el buey o el almuerzo (Pajuelazo) Golpe de pajuela, dícese de un efecto rápido y efectivo, por ejemplo un buen pajuelazo de posh.
Pichi. Niño que aún no camina, pero que ya está logradito y como jode. (Pichito) niño de pecho.
Vocablos extraídos del Diccionario de la Rial Academia de la Lengua Fraylescana.[3]

Enlaces externos[editar]

Pagina official de Rial Academia de la Lengua Fraylescana

Referencias[editar]

  1. «Celebra la Rial Academia de la Lengua Fraylescana su XX aniversario». Consultado el 15 de octubre de 2014. 
  2. «PDF - Revista de la Universidad de México». Consultado el 15 de octubre de 2014. 
  3. Fuente: Diccionario de la Rial Academia de la Lengua Fraylescana.