Jaime del Burgo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Del Burgo

Jaime del Burgo Torres (Pamplona, 11 de noviembre de 1912 - id., 23 de octubre del 2005) fue un político e historiador español. Miembro prominente del tradicionalismo navarro, formó parte del Requeté y destacó durante la dictadura franquista. Fue padre del político Jaime Ignacio del Burgo, y abuelo del empresario Jaime del Burgo, Jr.

Biografía[editar]

En 1930 fue secretario de la Juventud Jaimista de Pamplona. Tras instaurarse la Segunda República, desde los primeros momentos estuvo ligado a acciones ilegales y de carácter militarista. Fue fundador y presidente (1930-1936) de la Agrupación Escolar Tradicionalista (AET). Obtuvo el grado de teniente de requetés en la academia clandestina del Círculo Carlista de Pamplona. También recibió entrenamiento en la Italia de Benito Mussolini. Fundador y director de las publicaciones La Esperanza (1931) y A.E.T. (1934). Colaborador de El Pensamiento Navarro. Escribió artículos de prensa contra la República mientras participaba en la organización del "requeté", en el seno del carlismo. Participó en enfrentamientos callejeros en las calles de Pamplona contra los republicanos. En sus artículos en la prensa carlista combatía a los socialistas en términos similares a los que éstos utilizaban en sus publicaciones. Entonces, como todas las ideologías de la época en Navarra, tampoco cuestionaba la identidad vasca de Navarra, que no encontraba contradictoria con su entusiasta españolismo, como consta en sus escritos.

Guerra Civil[editar]

Cuando se inició la Guerra Civil fue voluntario, capitán en el Tercio del Rey, siendo uno de los integrantes de la columna García Escámez que partió en la noche del 19 de julio hacia el sur en dirección a Madrid. Al mando del Tercio de Begoña de requetés, participó en la toma de la villa de Guernica y, al correrse el rumor de que varios falangistas se disponían a cortar el árbol de Guernica con hachas, por considerarlo un símbolo del nacionalismo vasco, mandó formar un escuadrón de requetés armados con el que rodeó el árbol e impidió que fuera dañado. Posteriormente fue herido en el cerco de Bilbao. No se reconocen especiales acciones durante el resto de la guerra.[1]

Del Burgo fue acusado, en la séptima edición del libro Navarra 1936. De la Esperanza al Terror de haber asesinado a una persona en los primeros días de la Guerra Civil. En el libro, Francisco Inza Goñi relata cómo su padre Francisco Inza Arbizu le había contado que fue testigo del asesinato de alguien que llamaban Lozano por parte de Del Burgo:

Mi padre se llamaba Francisco Inza Arbizu y era interventor de la Vasconia. Era republicano y fue depurado por ello. Siempre contaba que en el primer día del Alzamiento iba por la calle Aralar uno que llamaban Lozano, una persona un poco parada, de una familia muy conocida en Pamplona.

Iba silbando a la altura de la perrera municipal cuando le echaron el alto.
Parece que no se dio cuenta y siguió silbando hasta que Del Burgo le soltó un tiro y lo mató allí mismo. Mi padre lo vio.

Había más testigos y siempre fue de dominio público en Pamplona cómo y quién mató a Lozano.
Francisco Inza Goñi. en Navarra 1936. De la Esperanza al Terror[2]

En el relato de Pamplona de los hechos publicada en Navarra 1936. De la Esperanza al Terror se encuentra Tomás Lozano Ochoa, industrial, de 37 años, que murió el 19 de julio de 1936, día del "Alzamiento" en Navarra.[3]

Sin embargo, este testimonio indirecto ha sido descalificado por Manuel Martorell, periodista e historiador navarro, autor de Jesús Monzón: el líder comunista olvidado por la Historia y coautor de El exilio republicano navarro de 1939. De acuerdo con Martorell, el testimonio de Inza es inverosímil por varias razones: porque Tomás Lozano (no "el Lozano") fue llevado al hospital tras ser tiroteado al no detenerse al serle echado el alto; porque, a pesar ser supuestamente tan notoria la participación de Del Burgo, su implicación no apareciera hasta la séptima edición del libro, y no en una de las primeras; y porque el tiroteo de Tomás Lozano, que fue recogido por la prensa al día siguiente, tuvo lugar no en el lugar consignado por Inza, sino en el Pasadizo de la Jacoba, a una hora en la que Del Burgo no se hallaba en Pamplona, pues salió a las 7 de la tarde encuadrado al frente de los requetés de Pamplona en la columna de García Escámez, junto al capitán Carlos Moscoso. Martorell también recoge las manifestaciones de Del Burgo, en el sentido de que nunca había matado a nadie fuera del campo de batalla, así como el hecho de que no denunciase a conocidos dirigentes izquierdistas como Jesús Monzón, cuando le vio esconderse el 19 de julio de 1936 o como permitió que se alistasen en su compañía a militantes izquierdistas, para evitar que fuesen detenidos.[4]

Dictadura[editar]

Del Burgo fue miembro del capítulo supremo de la Hermandad de Caballeros Voluntarios de la Cruz en diciembre de 1939.

Posteriormente en la época del franquismo desempeñó diversos cargos:

Parlamentario[editar]

Consejero Nacional del Movimiento en representación de las provincia de Navarra y también procurador durante la VI Legislatura de las Cortes Españolas (1958-1961).[5] Repite ambos cargos en la VII Legislatura de las Cortes Españolas (1961-1964).[6]

Escritor[editar]

Obtuvo el Premio Nacional de Literatura en 1967 y recibió la encomienda con Placa de la Orden de Alfonso X el Sabio en 1997. Publicaciones de cultura de Navarra:

  • 400 volúmenes de la colección de Temas de Cultura Popular que él dirigió.
  • Planificación turística de Navarra (1962)
  • Recursos turísticos de Navarra (1964)
  • Proyecto de ordenación turística del Camino de Santiago (1964)
  • El Pirineo navarro (1977)
  • Navarra (1978)
  • Pamplona (1978)
  • Olite (1978)
  • Guía de Navarra (1982)

Como novelista, teatro y poesía:

  • El valle perdido(1942)
  • Huracán (1942)
  • Lo que buscamos (1951)
  • Llamada sin respuesta(1978): género teatral
  • La Cruz del fuego (2000)
  • Soliloquios (2000): poesía.

Historiador[editar]

En su labor como historiador publicó una relación de víctimas de la Guerra Civil en Navarra, que cifró en 232 ejecuciones judiciales y 446 sumarias, cuatro veces menos que las cifras oficiales, no incluyendo ni los que fueron registrados en los juzgados. Sin embargo, una vez que José María Jimeno Jurío ya había presentado un estudio más riguroso, Jaime del Burgo en su última obra, Historia de Navarra, mantuvo sus cifras.

Como historiador publicó varios libros sobre el carlismo y la guerra civil:

  • Bibliografía de las guerras carlistas y de las luchas políticas del siglo XIX(1953-1966 y 1978) *La princesa de Beira y el viaje de Custine (1946)
  • La sucesión de Carlos II (1967)
  • Conspiración y guerra civil (1970)
  • Historia de Navarra. La lucha por la libertad (1978)
  • Para la historia de la primera guerra carlista (1981)
  • Historia general de Navarra (1992)
  • Carlos VII y su tiempo (1994)
  • Tras la huella de los Austrias (2003).

Referencias[editar]

  1. Del Burgo y el árbol de Gernika, columna de opinión de Manuel Martorell en El Mundo, 31 de octubre de 2005, reproducida en la web del Partido Carlista de Euskalherría.
  2. (Navarra 1936. De la esperanza al terror: 483)
  3. (Navarra 1936. De la esperanza al terror: 485)
  4. La requeté – sinécdoque de Edgar González, artículo de Manuel Martorell publicado en Kaosenlared.net el 26 de abril de 2006.
  5. Decreto de 28 de marzo de 1958 por el que se convocan elecciones de Consejeros Nacionales del Movimiento en representación de cada una de las provincias españolas (BOE núm. 79, de 2 de abril de 1958)[1]
  6. Decreto 779/1961 por el que se constituye el IX Consejo Nacional de FET y de las JONS (BOE núm. 117, de 17 de mayo de 1961) [2]

Bibliografía[editar]

  • varios autores (2004). Navarra 1936. De la esperanza al terror. Tafalla: Altaffaylla. ISBN 84-930957-9-6. 
  • Villanueva, Aurora (1998). El Carlismo Navarro durante el primer franquismo. Madrid: Actas SL. ISBN 84-87863-71-X. 

Enlaces externos[editar]