Instituto Guatemalteco de Seguridad Social

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «IGSS»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Instituto Guatemalteco de Seguridad Social (IGSS)
Igss.jpg
Oficinas centrales del Instituto Guatemalteco de Seguridad Social en la Ciudad de Guatemala.
Información
Fundación 28 de octubre de 1946
Jurisdicción Territorio Nacional
Sede Ciudad Guatemala
Presupuesto anual Q 8,853,640,489.00 (2013)
Dirección Vacante (Presidente de la Junta Directiva)
Vacante(Gerente)
Dependiente de Entidad Autónoma
Dependencias Subgerencias, Departamentos y Secciones
Sitio web
Sitio del Instituto Guatemalteco de Seguridad Social
[editar datos en Wikidata]

El Instituto Guatemalteco de Seguridad Social (IGSS) es una institución gubernamental, autónoma, dedicada a brindar servicios de salud y seguridad social a la población que cuente con afiliación al instituto, llamada entonces asegurado o derechohabiente.

El IGSS fue creado por el Decreto No. 295 del Congreso de la República de Guatemala y firmado por el entonces Presidente de la República de Guatemala el Doctor Juan José Arévalo, actualmente se encuentra anexada al Ministerio de Trabajo y Previsión Social, sin embargo esto no impide su autonomía.

La misión del IGSS es la siguiente: Proteger a nuestra población asegurada contra la pérdida o deterioro de la salud y del sustento económico, debido a las contingencias establecidas en la ley. y la visión es: Ser la institución de seguro social caracterizada por cubrir a la población que por mandato legal le corresponde, así como por su solidez financiera, la excelente calidad de sus prestaciones, la eficiencia y transparencia de gestión.

Reseña histórica[editar]

Fundación[editar]

Dr. Juan José Arévalo Bermejo, presidente de Guatemala. Durante su gobierno se creó el Instituto Guatemalteco de Seguridad Social.

El Gobierno de Guatemala, durante la presidencia del Doctor Juan José Arévalo Bermejo gestionó la llegada a Guatemala de dos técnicos en materia de Seguridad Social; ellos fueron el Lic. Oscar Barahona Streber, oriundo de Costa Rica y el chileno Walter Dittel quienes hicieron un estudio de las condiciones económicas, geográficas, étnicas y culturales de Guatemala. El resultado de este estudio lo publicaron en un libro titulado Bases de la Seguridad Social en Guatemala.[1] Al promulgarse la Constitución de la República de los gobiernos revolucionarios, se incluyó entre las Garantías Sociales en el Artículo 63 el establecimiento de un Seguro Social obligatorio.[2]

El 30 de octubre de 1946, el Congreso de la República de Guatemala, emitió el Decreto número 295, Ley orgánica del Instituto Guatemalteco de Seguridad Social por medio del cual se creó la institución. La ley orgánica especifica que el IGSS es autónomo, tiene derecho público de personería jurídica propia y plena capacidad para adquirir derechos y contraer obligaciones, cuya finalidad es aplicar en beneficio del pueblo de Guatemala, un régimen nacional, unitario y obligatorio de Seguridad Social, de conformidad con el sistema de protección mínima.[3] [Nota 1]

La más reciente Constitución Política de la República de Guatemala, promulgada el 31 de Mayo de 1985, señala en el artículo 100 que en cuanto a Seguridad Social el Estado reconoce y garantiza el derecho de la seguridad social para beneficio de los habitantes de la Nación.

Enriquecimiento ilícito de miembros de la Junta Directiva[editar]

Debido a los contratos millonarios y fuertes ingresos que maneja el Seguro Social, ha estado expuesto a graves casos de enriquecimiento ilícito. Por ejemplo, el 2 de mayo de 2006 una corte de apelaciones revocó la sentencia de trece años de prisión y la multa de veinticinco millones de quetzales que se le habían impuesto al vicepresidente del IGSS, Jorge Mario Nufio por apropiacidn ilícita de trescientos cincuenta millones de quetzales en 2005.[4] Otra caso fue el del presidente de la Junta Directiva Carlos Wohlers, quien fue enviado a prisión en 2006 por falsificaciones que hiciera en la transferencia de fondos del instituto.[4]

Presidencia de Luis Reyes Mayen[editar]

En 2007, el expresidente de la Cámara del Agro de Guatemala, Luis Reyes Mayen, fue nombrado como presidente de la Junta Directiva del Instituto Guatemalteco de Seguridad Social. Reyes Mayen tendría que haber abandonado el cargo en 2009, pero continuó en el cargo hasta que fue destituido por el presidente Otto Pérez Molina en 2013 quien afirmó que Reyes Mayén ejercía de manera ilegal el cargo, pues el mandato para el que fue designado ya había vencido, y que había serias denuncias de corrupción en su contra.[5]

Una semana después de ser destituido Reyes Mayen, se produjo un escándalo cuando el destituido presidente apareció en un video obteniendo favores sexuales en su despacho de parte de una supuesta empleada que le pide un ascenso para nuevas plazas en el IGSS.[5] El escándalo provocó diversas reacciones: por ejemplo, el nuevo presidente del IGSS, Juan de Dios Rodríguez, dijo que en el despacho se encontraron otros materiales comprometedores e inmorales, por lo que se levantó el acta respectiva con notario y auditor.[5]

El nuevo presidente de la institución advirtió que las evidencias servirán para entablar acciones legales, administrativas o penales, contra su antecesor, quien se entregó finalmente en enero de 2015, aunque quedó en libertad condicional luego de cancelar una medida sustitutiva por quinientos veinticinco mil quetzales.[5]

Presidencia de Juan de Dios Rodríguez[editar]

Vista parcial de la sede central del Instituto Guatemalteco de Seguridad Social en la Ciudad de Guatemala en 2010. Los murales que se observan en el primer piso fueron elaborados por el pintor guatemalteco Carlos Mérida.
General retirado Otto Pérez Molina, presidente de Guatemala desde 2012. En 2013 designó a Juan de Dios Rodríguez, hasta entonces secretario privado de la Presidencia, como presidente del IGSS tras los escándalos de corrupción del antiguo presidente Luis Reyes Mayen.[6]

En abril de 2013, el Presidente de Guatemala, Otto Pérez Molina designó a Juan de Dios Rodríguez como nuevo presidente del Instituto Guatemalteco de Seguridad Social, en sustitución de Luis Reyes Mayen. La principal misión de Rodríguez, dijo entonces el mandatario, era «limpiar la corrupción» el Instituto.[6]

Criticado inicialmente por su abrupta toma del control del Seguro Social y por su falta de idoneidad para el cargo, el exmayor Juan de Dios Rodríguez fue posteriormente acusado de procesos de licitación anómalos y compras sobrevaloradas sin que se pudiera comprobárselo. Rodríguez incrementó las compras de medicamentos a la empresa AGEFINSA, propiedad de Fernando Jarquín Pira -quien fue financista de la entonces Vicepresidente de Guatemala Roxana Baldetti-, y autorizó la contratación de más de trescientos asesores -en su mayoría abogados- con sueldos superiores a los veinte mil quetzales, con el fin de influir en las Comisiones de Postulación que definieron a los magistrados de la Corte Suprema de Justicia y las Salas de Apelaciones.[7]

Entre otros actos de corrupción de Rodríguez figurarían la compra de un sistema de software valorado en más de doscientos cincuenta millones, el incremento de las compras directas de medicamentos y licitaciones dirigidas a nuevos proveedores, y cambios en el Listado Básico de Medicamentos.[7]

Caso IGSS-Pisa[editar]

Bajo la dirección de Rodríguez, el Seguro Social adjudicó el 20 de diciembre de 2014 un contrato superior a los ciento dieciséis millones de quetzales a la Droguería PISA, la que a su vez subcontrató a un sanatorio privado para tratar a quinientos treinta enfermos renales, ya que no tenía capacidad para hacerlo en sus instalaciones.[8] El convenio era proporcionar a los afiliados diálisis peritoneal en forma continua, o ambulatoria o en la unidad de consulta externa.[8]

El miércoles 25 de febrero de 2015, la organización popular «Acción Ciudadana» (AC) calificó como lesivo dicho contrato ya que la adjudicación se otorgó a la empresa que ofertó un menor costo, pero que en realidad no tenía la capacidad para atender a los enfermos que requerían los servicios de diálisis peritoneal. La firma Baxter, que perdió la licitación, era la que en los últimos seis años suministró diálisis a los afiliados del Seguro Social que padecen de los riñones; el servicio era satisfactorio ya que llevaba medicamentos y el servicio viviendas de los enfermos si era necesario.[8]

Estos son, entre otros, los factores negativos del caso tanto en lo relativo a Pisa como el sanatorio particular subcontratado:

  • No contaba con una sala específica para tratar a los pacientes.
  • No tenía personal para atender y recibir a los que requerían tratamiento.
  • No llevaban control de citas con carné u otro tipo de sistema.
  • Los medicamentos que se recetaban no eran los mismos que los pacientes habían estado recibiendo con la empresa Baxter.[8]

El 20 de mayo de 2015 se descubrió el caso de corrupción de la junta directiva del Instituto Guatemalteco de Seguridad Social cuyos integrantes fueron capturados por supuestas anomalías en un contrato que el seguro social firmó con la empresa farmacéutica PISA, por medio de la cual se brindaron servicios a pacientes con enfermedades renales y que es acusada de causar la muerte de varios pacientes por las deficiencias en el tratamiento, falta de limpieza e insuficiencia de las instalaciones.[9]

En total hubo dieciséis capturas, entre ellas la del presidente de junta directiva del IGSS, Juan de Dios Rodríguez, quien fue detenido por fraude y quien fue secretario privado del presidente, Otto Pérez Molina; otro de los capturados fue Otto Molina Stalling, quien es hijo de la presidente de la Cámara Penal de la Corte Suprema de Justicia de Guatemala (CSJ), Blanca Stalling -que ya ha sido involucrada en las escuchas telefónicas del caso de La Línea. Molina Stalling fungía como subgerente financiero del IGSS en 2014, y fue detenido por asociación ilícita, cobro ilegal de comisiones y tráfico de influencias.[10] Según la investigación, los detenidos se concertaron «con el ánimo de obtener beneficios económicos ilícitos a cambio de la adjudicación de un contrato millonario a la Empresa PISA, que no llenaba los requisitos, ni contaba con estructura básica para brindar el servicio a pacientes renales del Instituto Guatemalteco de Seguridad Social» y se habrían quedado con el quince por ciento del total del monto del contrato, el cual asciende a los ciento dieciséis millones de quetzales.[10]

«Es normal que las personas mueran por insuficiencia renal; con los enfermos renales no se puede hacer más que alargarles la vida.»
«Adjudicar el contrato de licitación no era mi responsabilidad; la función del presidente del IGSS es la dirección y no adminitración de esa entidad.»
—Juan de Dios Rodríguez
Ex-director del IGSS
Durante su primera declaración frente al juez por el caso IGSS-Pisa
22 de mayo de 2015[11]
«Si presentamos a una persona como presunta responsable de un delito es porque hay material probatorio que respalda esa afirmación.»
—Iván Velásquez
Comisionado de la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala
tras conocer el fallo condenatorio contra los acusados del caso IGSS-Pisa[12]

Entre los capturados también estaba Max Quirín Schöder, vocal de la Junta Directiva en representación del CACIF, quien desde 1990 había destacado en el mundo empresarial cafetalero; sus negocios y fincas se concentran en la Empresa Comercial Agrícola, S.A. (ECOAGRO) con sede en Cobán. En Alta Verapaz se localizan la mayor parte de sus plantaciones cafetaleras, herencia del potentado cafetalero alemán, Erwin Paul Dieseldorff,[Nota 2] quien constituyó un emporio del aromático a finales del siglo xix.[13] Bisnieto de Dieseldorff, Quirín Schöder también heredó la representación empresarial ante las asociaciones y cámaras agrícolas (CACIF) construida por su padre Fredy Quirín Dieseldorff, quien durante las décadas de 1970 y 1980 dirigió en varias ocasiones la Cámara del Agro y la desaparecida Unión Nacional Agropecuaria (UNAGRO) como representante de la Asocación Nacional de Ganaderos del Norte.[13]

El MP y la CICIG informaron que con sus investigaciones establecieron que Otto Fernando Molina Stalling -entonces asesor del seguro social- junto con Edgar Rodolfo García-Granados Reyes se comprometieron con directivos de la droguería PISA a que el IGSS firmaría un contrato con ellos para los servicios de diálisis peritoneal continua ambulatoria para la unidad de consulta externa de enfermedades. Ahora bien, como integrantes de la junta de licitación de ese contrato, Molina Stalling y García-Granados habrían incurrido en irregularidades al adjudicar el contrato a un oferente que había subcontratado el servicio de diálisis.[14] Además, los investigadores determinaron que la junta directiva del IGSS integró la junta de licitaciones de una forma «ligera y descuidada», con personas que no tenían la aptitud suficiente para abordar las propuestas que se hicieron.[14]

Además, la CICIG y el MP reportaron que García-Granados y Ramiro Lorenzana Ortiz habrían participado en otra liticación para servicio de hemodiálisis, pero que no fueron favorecidos porque habría habido un soborno mayor;[14] en este caso, de acuerdo a las escuchas telefónicas interceptadas, el pago ilegal negociado sería del quince al dieciséis por ciento de la adjudicación. Por su parte, los miembros de la Junta Directiva del IGSS fueron sindicados de fraude, pues en la sesión ordinaria del 4 de noviembre de 2014 aprobaron por unanimidad la adjudicación luego de analizar lo actuado.[14] Entre los miembros de la junta directiva del IGSS capturados estaba también Julio Roberto Suárez Guerra, presidente del Banco de Guatemala, por delito de fraude.[10]

La fiscal general de Guatemala, Thelma Aldana, dijo que se está investigando si hubo negligencia médica en este caso ya que hubo varias denuncias recibidas de los familiares de los pacientes que fallecieron supuestamente a causa del tratamiento deficiente que recibieron con la empresa PISA; el 13 de mayo de 2015 el procurador general de los Derechos Humanos, Jorge Eduardo de León Duque, presentó una denuncia por siete casos por muerte de pacientes.[14]

Con respecto a la captura de Max Erwin Qurín Schoder, representante ante la Junta Directiva del IGSS por el Comité Coordinador de Asociaciones Agrícolas, Comerciales, Industriales y Financieras (CACIF), el vicepresidente de esta entidad empresarial indicó que no estarán defendiendo a nadie que esté involucrado en hechos de corrupción. Quirín Shoder, junto con el resto de la Junta Directiva del IGSS fue sindicado por el delito de fraude.[15]

Nombre Ocupación
Juan de Dios de la Cruz Rodríguez, Presidente de la Junta Directiva del IGSS. Fue secretario privado del presidente, Otto Pérez Molina.[10]
Julio Roberto Suárez Guerra[10] Primer vicepresidente de la Junta Directiva y presidente del Banco de Guatemala.[1]
Julia Amparo Lotan Garzona Vocal de la Junta Directiva nombrada por los trabajadores guatemaltecos.[1]
Max Erwin Quirín Schoder Vocal de la Junta Directiva nombrado por los patronos.[1]
Erwin Raúl Castañeda Pineda Vocal de la Junta Directiva nombrado por el Colegio de Médicos y Cirujanos de Guatemala[1]
Jesús Arnulfo Oliva Leal Segundo Vicepresidente nombrado por el Consejo Superior de la Universidad de San Carlos de Guatemala. Es también el decano del a Facultad de Medicina de esa universidad.[1]
Otto Fernando Molina Stalling[10] Gerente financiero en 2014 y asesor del IGGS.
Herbert Rodolfo García-Granados Reyes Representante de droguería Pisa
Edgar René de la Peña Archila Representante de droguería Pisa
Ramiro Armando Lorenzana Ortiz Por los delitos de asociación ilícita y cohecho activo
Arturo Adolfo Castellanos Poou Por delito de fraude
Doris Elubia González Salazar Miembro de la comisión de licitación
Mayra Lissbeth Gómez Suárez Miembro de la comisión de licitación
Alba Maritza Maldonado Gamboa Miembro de la comisión de licitación
Delia Haydee Castañón Miembro de la comisión de licitación
Carmen Yadira Gil Quiñonez Miembro de la comisión de licitación

Por la tarde del 20 de mayo se conoció que la jueza asignada al caso, Silvia Violeta de León Santos, fue señalada por la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala en 2013 de pertenecer a un grupo que en ese momento denominón Jueces de la Impunidad, para quienes solicitó un antejuicio que permitiera el enjuiciamiento respectivo. Sin embargo, ese procedimiento no prosperó porque la Corte Suprema de Justicia lo declaró improcedente.[16]

También se supo que los representantes del sindicato de trabajadores del IGSS (STIGSS) paralizaron sus labores en la consulta externa del hospital de accidentes y bloquearon la Calzada San Juan -una de las de mayor circulación vehicular en la ciudad de Guatemala- como medida de presión para que la representante del IGSS and la Junta Directiva de dicho instituto fuera liberada.[15]

El 26 de mayo, el juzgado resolvió ligar a proceso penal por el delito de asociación ilícita y cobro ilegal de comisiones a Otto Molina Stalling, hijo de la Magistrada Blanca Stalling. Herbert García-Granados, particular y presunto negociador, quedó ligado por los delitos de asociación ilícita y cohecho activo. Por su parte, Ramiro Lorenzana Ortiz y Edgar René de la Peña, ambos directivos de PISA, quedaron ligados por cohecho activo. El médico Arturo Castellanos Poou será procesado por asociación ilícita. Respecto a los trabajadores del IGSS, la jueza ligó a proceso a las cinco enfermeras que formaron parte de la comisión de licitación por el delito de fraude. Finalmente, todos los integrantes de la Junta Directiva del Instituto Guatemalteco de Seguridad Social fueron ligados a proceso por las supuestas anomalías en el contrato que se firmó con la farmacéutica PISA. Todos los acusados fueron conducidos a prisión preventiva; los hombres fueron enviados a la cárcel del cuartel Mariscal Zavala y las mujeres a la cárcel de Santa Teresa.[17] [18]

Cronología del Caso[editar]

Fecha Acontecimiento
21 de julio de 2014

Se creó el concurso de licitación en Guatecompras -sistema de compras del Gobierno de Guatemala.[19]

11 de septiembre de 2014 La Junta Directiva del IGSS nombró a cinco mujeres para conformar la Junta de Licitación para contratar a una empresa que pudiera ofrecer el servicio de diálisis peritoneal. Ninguna de las personas seleccionadas tenía experiencia o conocimiento de los aspectos técnicos y legales a calificar.[19]
2 de octubre de 2014 Dos empresas ofrecen el servicio: Droguería Pisa de Guatemala, S.A. -que cobraría ciento dieciséis millones de quetzales- y Medicina Corporativa de Diálisis, S.A. -que cobraría ciento veintiséis millones.[19]
1 de noviembre de 2014 Molina Stalling -asesor del IGSS- y Edgar René de la Peña -directivo de Pisa, S.A.- sostuvieron una reunión por la mañana; por la tarde del mismo día, la Junta Directiva del IGSS aprobó lo actuado por la Junta de Licitación.[19]
10 de diciembre de 2014 García-Granados habló del contrato para hemodiálisis con una persona vinculada a Ortosa.[20]
17 de diciembre de 2014 Álvaro Dubón, subgerente del IGSS, suscribió el contrato con Pisa.[20]
26 de diciembre de 2014 Se hace público el cambio de proveedor; los pacientes y sus familias reciben la noticia con recelo pues nunca han tratado con la nueva compañía.[19]
14 de enero de 2015 A pesar de que Pisa no contaba con licencia sanitaria ni experiencia en el servicio de diálisis, la Junta Directiva del IGSS formaliza el contrato.[19]
5 de febrero de 2015 Al saber que ya había cincuenta y siete pacientes afectados con peritonitis, la jefe de Supervisión Hospitalaria de la Procuraduría de los Derechos Humanos de Guatemala realiza una auditoría en el Hospital «Las Américas», que había sido subcontratado para prestar el servicio.[19]
26 de febrero de 2015 Los miembros de la Junta Directiva, vocal Julia Amparo Lotán Garzona y vicepresidente Julio Roberto Suárez Guerra, cuestionaron a la administración «sobre el tema que se manejó recientemente en un diario de circulación del país y en la revista electrónica Nómada, en relación al problema de unos pacientes que tienen inconvenientes con diálisis». Loatán cuestionó específicamente el «contrato con la empresa Pisa», y consultó «qué información se tiene sobre esta situación y también cuál es el papel que juega en este caso el Departamento de Servicios Contratados».[21] En la misma reunión, Suárez también manifestó haber leído artículos relativos al tema en dos medios, y sugirió «hacer una evaluación de lo que ahí se plantea, porque cree que al final lo importante es garantizar que haya una prestación de servicio conforme lo que se había solicitado en las bases, y que por eso fue adjudicado». En el acta de la sesión consta que Óscar García Muñoz, gerente del IGSS, manifestó que la adjudicación «cumplió con las especificaciones técnicas«», de la Junta de Licitación y que se hizo por «una diferencia de casi diez millones de quetzales entre una empresa y otra». El director Erwin Raúl Castañeda Pineda, habló de «tema mediático»; según el acta, Castañeda Pineda «piensa que ahí en esa noticia de esa revista que se llama Nómada entrevistan a un gerente que no se sabe si es de esa empresa Pisa y él da un par de explicaciones, pero a saber si eso sería todo lo que planteó».[21]
13 de marzo de 2015 A pesar de que el IGSS anuncia que Pisa cumple con todos los requisitos del contrato, se presenta la primera denuncia contra esta empresa a la oficina del Procurador de los Derechos Humanos.[19]
16 de abril de 2015 La Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala y el Ministerio Público capturan a decenas de personas involucradas en una red de contrabando a gran escala en las aduanas guatemaltecas, la cual estaba dirigida por el secretario privado de la vicepresidente Roxana Baldetti y por el superintendencia de la SAT.
13 de mayo de 2015 Pisa responde a los señalamientos de negligencia y enfatiza que sí cumple con el servicio requerido. A pesar de esto, se presenta una segunda denuncia a la oficina del Procurador de los Derechos Humanos.[19]
16 de mayo de 2015 Tras conocerse de los fallecimientos de varios pacientes por peritonitis, el IGSS rescinde el contrato con Pisa.[19]
20 de mayo de 2015
  • Mientras ocurren las marchas de los sindicalistas y campesinos por el Caso de La Línea, la CICIG captura a más de quince personas relacionadas con corrupción en el caso de atención a pacientes con enfermedades renales en el Instituto Guatemalteco de Seguridad Social, entre ellas Otto Molina Stalling -hijo de la presidente de la Cámara Penal de la Corte Suprema de Justicia de Guatemala (CSJ), Blanca Stalling. Molina Stalling fungía como subgerente financiero del IGSS en 2014, y está sindicado de los delitos de asociación ilícita, cobro ilegal de comisiones y tráfico de influencias. También capturó, entre otros, al presidente del IGSS, Juan de Dios Rodríguez -quien también fue secretario privado del presidente Otto Pérez Molina[Nota 3] - y al presidente del Banco de Guatemala, Julio Roberto Suárez Guerra, por fraude.[10]
  • La jueza asignada al caso, Silvia Violeta de León Santos, fue señalada por la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala en 2013 de pertenecer a un grupo que en ese momento denominón Jueces de la Impunidad, para quienes solicitó un antejuicio que permitiera su enjuiciamiento. Sin embargo, ese procedimiento no prosperó porque la Corte Suprema de Justicia lo declaró improcedente.[16]
22 de mayo de 2015
  • Se presentan las tele-escuchas de las conservaciones telefónicas de los implicados en el caso de fraude, las cuales hacen referencia a JD -a quien los fiscales identifican con Juan de Dios Rodríguez- y a la «Distinguida Dama» -quien es alguien que ocupaba un puesto muy alto en la jerarquía del gobierno.[20]
  • La Cámara del Agro emite un comunicado en el que respalda a su representante, Max Quirín Schöder.
24 de mayo de 2015 Se descubre que una de las empresas vinculadas con el fraude en el IGSS -y que se menciona en las escuchas telefónicas- está también relacionada con financistas del partido LIDER.[22]
26 de mayo de 2015
  • Continúa la diligencia de la primera declaración de los detenidos por el fraude IGSS-Pisa, luego de que pasaron varios días detenidos en la carceleta del Organismo Judicial. Hubo una manifestación en las afueras del edificio a favor de Juan de Dios Rodríguez, en donde hubo personas portando carteles y fotos de Ródriguez. Los participantes aseguraban que eran trabajadores del Seguro Social y jubilados pero cuando fueron interrogados por los periodistas no sabían los verdaderos motivos por lo que se encontraban allí.[23]
  • El organismo judicial informa que dió un mes de licencia a la jueza Blanca Stalling, por el involucramiento de su hijo Otto Fernando Molina Stalling en el caso del IGSS.[24]
  • Transeúntes encontraron en el Cerro El Baúl, Quetzaltenango, doce cajas identificadas con distintivos de la empresa farmacéutica Pisa, que aparentemente contenían medicamentos para el tratamiento de enfermos renales. El Ministerio Público y la Fiscalía distrital de Quetzaltenango contaron noventa y seis bolsas con solución para diálesis peritoneal.[25]
  • Tras catorce horas de audiencia, todos los acusados fueron ligados a proceso y enviados a prisión preventiva; los hombres a la cárcel del Mariscal Zavala y las mujeres a la cárcel de Santa Teresa.[18]
27 de mayo de 2015
  • En la mañana todos los detenidos por el caso fueron traslados a las cárceles que dictaminó la juez a cargo del caso bajo fuertes medidas de seguridad.[26]
  • El grupo cívico Acción ciudadana presentó denuncia contra el gerente del IGSS, Oscar Armando García Muñoz, el subgerente de prestaciones de salud, Byron Humberto Arana González y la subgerente de Integridad y Transparencia Administrativa, Estela Cuéllar Hernández para que sean investigados por el caso IGSS-Pisa.[27]
  • Jueces y ex-magistrados piden a la magistrada Blanca Stalling Dávila que renuncie a su puesto como presidente de la Cámara Penal de la Corte Suprema de Justicia.[28]
29 de mayo de 2015 El contralor general de cuentas de Guatemala, Carlos Mencos, informó acerca de la sobrevaloración en la compra de ciencuenta ambulancias por Q49 millones, equipo de cómputo por Q250 millones y contratación del servicio de digitación de imágenes de planillas por Q168 millones en el Instituto Guatemalteco de Seguridad Social. Mencos, dio a conocer estos datos durante la presentación del informe de auditoría al presupuesto 2014 en el Congreso de la República, en donde indicó que en total interpuso 41 denuncias penales a diferentes entidades que ascienden a más de Q795 millones.[29]
29 de mayo de 2015
  • Se informa que se confiscaron más de veintiún millones de quetzales a Pisa y a Juan de Dios Rodríguez.[30]
  • Al 31 de mayo, ochenta y dos empresas tenían contratos abiertos de medicinas e insumos con el Estado de Guatemala por un total de ocho mil quinientos millones de quetzales.[31]

Estructura de la organización[editar]

Junta Directiva[editar]

La junta directiva es la autoridad suprema del Instituto y, en consecuencia, le corresponde la dirección general de las actividades de éste,[32] y está integrada por seis miembros propietarios y seis miembros suplentes de la siguiente forma:[32] [1]

Cargo Nombrado por
Presidente Organismo Ejecutivo
Primer vicepresidente Junta Monetaria del Banco de Guatemala
Segundo vicepresidente Consejo Superior de la Universidad de San Carlos de Guatemala
Vocal Colegio de Médicos y Cirujanos de Guatemala
Vocal Nombrado por los patronos
Vocal Nombrado por los Trabajadores
Secretario[1] N/A

Servicios para los afiliados[editar]

Todo aquel trabajador que pague sus cuotas al instituto es considerado «afiliado» al mismo. En 2014, el Instituto Guatemalteco de Seguridad Social contaba con aproximadamente un millón doscientos mil trabajadores afiliados, de los seis millones de ciudadanos económicamente activos en el país.[33]

  • Atención médica en las Unidades Asistenciales del IGSS, tanto en consulta externa como en hospitalización.
  • Asistencia en medicina general quirúrgica y especializada.
  • Medicina que el médico tratante del IGSS indique.
  • Laboratorio clínico, rayos X, electroencefalogramas y otros que contempla la institución en caso de que el médico tratante del IGSS lo indique.
  • Resolución de problemas en el trabajo relacionadas a la enfermedad.
  • Transporte en caso de ser necesario para ser tratado con urgencia en un Centro Asistencial del IGSS.
  • En casos de recuperación, por asuntos de distancia, el IGSS proporciona a sus afiliados hospedaje, alimentación y pasaje.
  • Se orientará y educará sobre enfermedades y accidentes a través de diferentes medios de comunicación.
  • Rehabilitación.
  • Tratamiento psicológico y social.
  • En caso de recuperación, por asuntos de distancia, el IGSS proporciona a sus afiliados hospedaje, alimentación y pasaje.
  • Atención por maternidad a la esposa o conviviente, si está inscrita en el programa.
  • Atención a hijos menores de cinco años.
  • Se proporcionará aparatos ortopédicos.
  • Suspensión de labores por problemas de salud[34]

Prestaciones para los afiliados[editar]

Las prestaciones en dinero por los cuales el IGSS se responsabiliza son:

  • Dos terceras partes del salario diario por incapacidad debido a enfermedad o a un accidente.
  • A las trabajadoras en caso de maternidad, el cien por ciento de salario durante su descanso.
  • Por incapacidad permanente por un daño físico.
  • Pensión por vejez.
  • Por fallecimiento de un trabajador y para gastos de entierro.
  • A familiares por incapacidad del afiliado.
  • En caso de desaparición física.
  • En caso de incapacidad permanente[34]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

Bibliografía[editar]

Lectura recomendada[editar]

Cómo funcionó la negociación ilícita IGSS-PISA[editar]

Estructura de corrupción en el IGSS[editar]

Notas[editar]

  1. Un Régimen Nacional, Unitario y Obligatorio, esto significa que debe cubrir todo el territorio de la República, debe ser único para evitar la duplicación de esfuerzos y de cargas tributarias; los patronos y trabajadores de acuerdo con la Ley, deben de estar inscritos como contribuyentes, no pueden evadir esta obligación, pues ello significaría incurrir en la falta de previsión social.
  2. Solano, Luis (2015). «Caso IGSS: se tocó al poder económico». Albedrío (Guatemala). Archivado desde el original el 25 de mayo de 2015. Consultado el 24 de mayo de 2015. «Dieseldorff es considerado uno de los primeros inmigrantes alemanes, si no el primero, en llegar a Guatemala y construir un enorme complejo de haciendas cafetaleras. Existe bibliografía al respecto como Almas Gemelas de Ricardo Terga Cintrón -un estudio de la inserción alemana en las verapaces y la consecuente relación entre los alemanes y los k´ekchies-, y varios de los trabajos de Regina Wagner y Matilde González en el libro Modernización capitalista, racismo y violencia (Guatemala 1750-1930) -en el que también aborda la introducción alemana y de los Dieseldorff a partir de la expoliación y dominación en sus fincas.» 
  3. Ramos, Saira (20 de mayo de 2015). «Rodríguez, el operador que negoció cortes, fiscal y contralor». Diario La Hora (Guatemala). Archivado desde el original el 20 de mayo de 2015. Consultado el 20 de mayo de 2015. «La directora del Movimiento Pro Justicia, Carmen Aída Ibarra, durante el desarrollo del trabajo de las Comisiones de Postulación de candidatos a Fiscal General del Ministerio Público (MP), magistrados para la sala de Apelaciones y Corte Suprema de Justicia (CSJ) y Contralor General, denunció que Juan de Dios Rodríguez era el principal operador del Ejecutivo. Según Ibarra, Rodríguez "diseñó, planificó y ejecutó", una estrategia para dominar los procesos de postulación con fondos del IGSS para "financiar y fraguar".» 

Enlaces externos[editar]