Heinrich von Eckardt

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Heinrich von Eckardt
Información personal
Nacimiento 20 de julio de 1861 Ver y modificar los datos en Wikidata
Riga, Letonia Ver y modificar los datos en Wikidata
Fallecimiento 3 de marzo de 1944 Ver y modificar los datos en Wikidata (82 años)
Jena, Alemania Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacionalidad Alemana Ver y modificar los datos en Wikidata
Información profesional
Ocupación Diplomático Ver y modificar los datos en Wikidata
Cargos ocupados
[editar datos en Wikidata]

Heinrich von Eckardt fue embajador del Imperio Alemán en México, oficina asumida alrededor de 1915 donde pasó la mayor parte de su tiempo como embajador durante la Primera Guerra Mundial. Después de la salida del presidente Victoriano Huerta (que apoyaba más la tesis alemana) en 1914, su sucesor Venustiano Carranza tenía una posición perceptiblemente negativa para con Alemania; von Eckardt creyó que tanto Carranza como los órganos gubernamentales eran " prototipos de la vulgaridad y depravación". Su actitud hacia el presidente seguía siendo amarga a pesar de las tentativas de Carranza por suprimir las publicaciones anti-Alemanas, que él describió como " mediocridad pujante".

Von Eckardt es conocido por ser a quien iba dirigido el telegrama de Zimmermann, un telegrama enviado por el Ministro de Asuntos Exteriores alemán Arthur Zimmermann el 16 de enero de 1917. El mensaje primero fue enviado al embajador alemán de los Estados Unidos, Juan von Bernstorff, para evitar que sea interceptado. Él lo retransmitió a von Eckardt el 19 de enero. Sin embargo, pese a eso, el telegrama fue interceptado por el Reino Unido al ser trasmitido por von Bernstorff a von Eckardt y descifrado por Room 40. En el telegrama, Zimmermann daba instrucciones a von Eckardt para acercarse al presidente Venustiano Carranza, primero con el fin de formar una alianza con Alemania, y segundo; en caso de romperse las relaciones de Alemania con Estados Unidos, atacar los E.E.U.U. con ellos y ayudar a persuadir a Japón en la ayuda de dicho ataque. El telegrama fue dejado vago y dijeron a von Eckardt de resolver los detalles él mismo al presentarlo a Carranza. También le pidieron llamar a Carranza a poner atención en la batalla del Atlántico y la posibilidad de que pudiera fomentar tentativas de obligar al Reino Unido a la paz.

A pesar del descubrimiento del telegrama por los Estados Unidos y la Gran Bretaña, Eckardt entró en contacto con el Secretario de Relaciones Exteriores Càndido Aguilar, dàndole la propuesta un mes después de que el mensaje fuera enviado. Aguilar era comprensivo, pero ambos él y Carranza rechazaron finalmente a Alemania, principalmente debido al lanzamiento prematuro. México temió influencia americana, sin embargo y von Eckardt pudo de algùn modo sacudir a Carranza, que pidió a los periódicos favorables a los Aliados invertir su postura. Estos informes germanocéntricos inicialmente lleveron a Eckardt a creer que el Armisticio era un mito de la propaganda. La confusión adicional dio lugar a que un periódico de Guadalajara traslapara el sentimiento proalemán con instrucciones de Eckardt para informes Carrancistas cuando el anticlericalismo de Carranza hizo que el diario atacara a la Iglesia Católica, llevando al boicot por parte de la Iglesia y tentativas fracasadas de Eckardt de engatusarlos fuera de él. Von Eckardt fue previamente el embajador alemán para el reino de Montenegro durante las guerras de los Balcanes. Él estaba presente el 27 de abril de 1913 en que Austria exigió al rey Nicolás que Montenegro regresara la región de Shkodër a Albania.

Referencias[editar]