Guerra no convencional

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Guerra No Convencional. Injerencia en un país con intencionalidad política de dominación sin usar la tecnología bélica (armas, tanques, drones y bombardeos). Una penetración física política, económica, cultural de un país poderoso en otro en desigual condiciones con la finalidad de someterlo y expropiarlo de bienes hídricos, minerales y / o energéticos. Erigida no solo como forma principal de agresión, sino como herramienta estratégica de la política exterior norteamericana.

Estados Unidos despliega todo su poderío más allá de sus fronteras, con una estrategia que no es nueva, pero que tiene como novedad el nivel de prioridad que le están asignando. Socavar y degradar la moral, la fuerza política, psicológica, militar y económica, así como provocar eventos catalizadores que creen condiciones para una intervención extranjera, son actos de la Guerra No Convencional[1].

[1] Antecedentes[editar]

Durante toda la historia de la humanidad han existido guerras. La guerra es quizás las más viejas de las relaciones internacionales y es básicamente el enfrentamiento organizado de grupos armados con el propósito de controlar los recursos, ya sean económicos o humanos, que el enemigo posee.

La guerra puede clasificarse en dos grupos: la guerra convencional (GC) y la guerra no convencional (GNC).

En la GC existe un enfrentamiento armado físico entre los beligerantes, y sus objetivos principales son la destrucción del ejército enemigo y de su infraestructura, o en su defecto el debilitamiento[2].

En la guerra no convencional usualmente no existe un enfrentamiento físico entre las fuerzas militares de las naciones en conflicto, este tipo de guerra se basa en la idea de que es posible desestabilizar al enemigo a través del miedo hasta el punto de lograr que haga grandes concesiones para obtener la paz, sin importar si este aun es capaz de continuar la guerra. Las fuerzas u objetivos son secretos, o no están bien definidos; las tácticas y las armas intensifican el entorno de subversión, miedo y generalmente, lo que se trata de obtener es la coerción o la subversión de un cuerpo político.

El país que aplica una GNC no aplica la fuerza desmedida de un arma convencional, si no que a través de medios creativos, innovadores, tecnológicos y tácticas sigilosas, logra llevar cabo los propósitos que se plantean. En la GNC los objetivos de guerra son usualmente psicológicos y coactivos, y los elementos de las fuerzas armadas usualmente trabajan independientemente y es común que se encuentre infiltrados.

Estudios sobre la evolución de las guerras aseguran que el empleo de métodos de Guerra no Convencional data de la antigüedad.

Durante el período de la Guerra Fría, el mando militar de Estados Unidos desarrolló campañas de GNC para tratar de lograr sus objetivos sin arriesgarse a una contienda generalizada con la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS).

Tras el fiasco estadounidense en Vietnam, y para enfrentar el auge de los movimientos de liberación nacional en diferentes partes del mundo desarrolló la doctrina de los “conflictos de baja intensidad”, referente doctrinal cercano a la GNC[3].

[2] Concepto[editar]

Como concepto, ha formado parte del cuerpo doctrinal de las FF.AA. estadounidenses desde la II Guerra Mundial, pero es a partir de la década de los 50 del siglo pasado que se conoce con la denominación actual.

La incapacidad demostrada por las Fuerzas Armadas de Estados Unidos para tener éxito en escenarios de guerra irregular, junto a otros factores derivados de esas propias guerras tanto en lo político, moral y psicológico, como en los aspectos técnico- militares, y de la endeble situación económica por la que atraviesa el imperio, ha obligado al mando político-militar estadounidense a retomar enfoques que, aunque igualmente agresivos, tienden a hacer prevalecer la guerra “a distancia”, con poca o ninguna presencia directa de sus fuerzas terrestres en el terreno[4].

Ello se imbrica convenientemente con las estrategias de la Administración Obama que abogan por “liderar desde atrás”, comprometer el mínimo de fuerzas y apoyarse, hasta donde sea posible, en elementos locales y de países aliados, a la vez explotar las vulnerabilidades del adversario, para desgastarlo paulatinamente y provocar su colapso. Eso a lo que hoy llaman indistintamente “poder suave, poder inteligente, o huella ligera” y otras numerosas denominaciones que confluyen en su objetivo: derrocar gobiernos que no se someten a los designios del imperialismo mundial.

Según la Circular de Entrenamiento 18-01 (TC- 1801), uno de los principales documentos doctrinales norteamericanos sobre la Guerra no Convencional de las Fuerzas de Operaciones Especiales del Ejército de Estados Unidos, fechada en el año 2010, se trata de aprovechar las posibles vulnerabilidades del Gobierno a derrocar; distanciarlo de la población; desplazar a la porción de la ciudadanía que actúa de manera neutral hacia posiciones en su contra; explotar estos elementos a través de la subversión, y cuando esta no conduzca a los resultados estratégicos deseados, recurrir al conflicto armado a través del fomento de la insurgencia, que actúe de manera irregular y conduzca a la inestabilidad incontrolable e impida gobernar. En tal sentido deben jugar un papel protagónico, según el propio documento, los medios de comunicación masiva y las modernas tecnologías de la informática y las comunicaciones, en función de las acciones subversivas[5].

Según la TC-1801, la Guerra No Convencional es:

"el conjunto de actividades dirigidas a posibilitar el desarrollo de un movimiento de resistencia o insurgente; para coaccionar, alterar o derrocar a un gobierno; o tomar el poder mediante el empleo de una fuerza de guerrilla auxiliar y clandestina”, aprovechando, promoviendo y contribuyendo casi siempre de modo directo aunque encubierto a alentar las vulnerabilidades económicas, políticas y militares del adversario seleccionado"

La GNC conjuga una red de tanques pensantes (think tanks), fundaciones, fondos, y demás organizaciones que están detrás de la desestabilización abierta de naciones soberanas. Sus narrativas en las políticas públicas o para el consumo público son engañosas y persuasivas. Su función es cooptar a los pensadores progresistas, medios de comunicación y activistas.

Fundaciones, financiamientos, equipamientos, adiestramientos, mercenarios, manipulación; y mucha persuasión a través de los medios de comunicación, son algunas de las técnicas utilizadas por el Departamento de Estado, para socavar las bases de los gobiernos legítimos del mundo que no se rinden ante los designios del imperio.

[3] Características de la GNC[editar]

Rebaja los estándares de la vida civil a través de prácticas inhumanas (escasez de productos de consumo diario y tecnológico). Resulta más económica para el agresor por cuanto no tiene gastos extremos que ocasionan los combates, invasiones y enfrentamiento entre ejércitos[8].

  • Guerra mediática para desprestigiar y justificar las acciones injerencistas: Campaña internacional y nacional sobre la inseguridad.
  • Utilización de un gran aparato financiero exógeno que subvenciona los actos callejeros, de terrorismo urbano o contra bienes de las naciones (empresas hidroeléctricas entre otras) y las empresas de información.
  • Cuenta con apoyo secreto de grupos militares y civiles opositores a quienes se les dota e instruye en .cursos para la elaboración de bombas, uso de armamentos ,ataques urbanos
  • Provoca el miedo en la población civil a través de las campañas mediáticas
  • Significativa participación civil tanto como agresora para crear el conflicto como víctima del mismo.
  • Crea a través de los medios escritos y televisivos un clima d e desconfianza y ,desesperanza sobre las actuaciones del gobierno en la población del país objeto de la guerra no convencional.
  • Crea un estado de conflictividad civil para el quiebre moral de los partidarios del modelo de Estado.
  • Viola los derechos humanos de la población.
  • Ejercicio de campaña subliminal promocionando la intervención del gobierno de EEUU.
  • Violenta los derechos y acuerdos internacionales.
  • Utiliza la técnica del rumor en calles, colas, metro, salas de espera de clínicas, hospitales, abastos.
  • Uso de las redes sociales con fines desestabilizadores.
  • Disturbios callejeros.
  • Guerra económica.
  • Una vez que los enfrentamientos civiles se complican viene la intervención de las negociaciones de paz mientras tanto intensifican la participación en la violencia con presencia de sicarios y perros de la guerra y luego el golpe de gracia des la invasión y la guerra convencional hasta destruir los pueblos, la población civil, su historia, su cultura, sus monumentos, su arquitectura-

[4] Objetivos de la GNC[editar]

  • Reducir, disminuir o minimizar al enemigo elegido hasta vencerlo.
  • Dominar otras naciones.
  • Expoliar de las riquezas naturales a otros pueblos.
  • Apoderarse de sus condiciones geopolíticas estratégicas para no sólo su expansión territorial sino para imponer su modelo imperialista y subyugar a los pueblos mientras se apropia de sus riquezas naturales.
  • Como objetivo final crear un mundo unipolar, crear un nuevo orden mundial en el cual las grandes potencias sean quienes rijan la economía y la conducción social y política del planeta.
  • Destruir el país con armas de todo tipo, para luego comenzar el negocio de la reconstrucción.