Gabriela Andersen-Schiess

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Gabriela Andersen-Scheiss
Información personal
Nacimiento 20 de mayo de 1945 Ver y modificar los datos en Wikidata (72 años)
Zúrich, Suiza Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacionalidad Estadounidense y suiza Ver y modificar los datos en Wikidata
Información profesional
Ocupación Maratonista y fondista Ver y modificar los datos en Wikidata
[editar datos en Wikidata]

Gabriela Andersen-Schiess (Zürich, 20 de marzo de 1945) es una antigua corredora de media y larga distancia suiza.

En 1963 se mudó a Sun Valley, Idaho, para ejercer como profesora de esquí y se casó con un estadounidense, recibiendo la doble nacionalidad.[1] En 1972 gana el campeonato suizo de 3000 metros. En 1973 queda subcampeona de 1500 y de 3000 metros así como de campo a través. El mismo año Andersen-Schiess registra la mejor marca suiza en la maratón de Bräunlingen, por entonces una displicina para mujeres jóvenes. En 1977 und 1978 consigue mejorar en Seattle su mejor tiempo en maratón.

Tras un periodo de pausa comienza de nuevo a correr maratones. En 1983 gana la Maratón Two Cities (MinneapolisSaint Paul) y el 4 de diciembre la Maratón Internacional de California (Sacramento), donde registra la mejor marca suiza con 2:33:25 horas. Ese mismo año registra también con 33:29 minutos la mejor marca suiza en 10 km y en 1984 mejora el mejor registro suizo en media maratón con 1:15:29 horas.

En los Juegos Olímpicos de 1984, celebrados en Los Ángeles, durante la maratón femenina, la cual ganó la estadounidense Joan Benoit; Gabrielle, completamente deshidratada y desorientada a causa del esfuerzo en ese día tan caluroso, y tras haber desaprovechado el último puesto de avituallamiento,[1] comienza a sufrir un fuerte calambre en la pierna izquierda y a tambalearse, a falta de recorrer 500 metros en el coliseum Los Angeles Memorial Coliseum para finalizar la maratón. Mientras que la ganadora Joan Benoit requirió un minuto y medio, Gabriela precisó casi 7 minutos en recorrerlos, rechazando mientras tanto cualquier asistencia médica, antes de caer inconsciente en los brazos de los médicos en la línea de meta. En la consiguiente asistencia médica se le midieron 41,2 grados de temperatura corporal. Más tarde hubo discusiones sobre si los jueces deportivos y médicos deberían haber sacado a Gabriela de la carrera.[2] Sin embargo se recuperó relativamente y concedió entrevistas doce horas después.

Después de la carrera le dijo a los periodistas que quería terminar la carrera, ya que podría ser su única oportunidad olímpica debido a sus treinta y nueve años. Llegó en el puesto 37 entre 44 corredoras, pero fue más aplaudida que la medallista de oro Joan Benoit.

El hecho es considerado hoy en día uno de los mayores ejemplos de perseverancia, triunfo y espíritu olímpico.

Referencias[editar]

  1. a b Peter Röthlisberger (9 de agosto de 2004). «41,2 grados. Kinder des Olymp». Die Weltwoch (en alemán). 
  2. Maratón: Ganas de sufrir (en alemán), Der Spiegel 22 de octubre de 1984, página 232.

Enlaces externos[editar]