Fukuryu

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Dibujo de un Fukuryu

Fukuryu (伏龍 Dragón agarradizo) eran unos buceadores suicidas de la Marina Imperial Japonesa que participaron en las postrimerías de la Guerra del Pacífico. Estas ¨minas humanas¨ fueron diseñadas para la defensa de las islas japonesas.

El procedimiento era el siguiente: el soldado estaba caminando bajo el agua al acecho de un buque enemigo y una vez encontrando, colocaba la mina en el casco y la hacía explotar, muriendo el soldado y causando estragos en la nave. Para llevar a cabo su cometido, el buceador llevaba aire comprimido y 9 kilos de plomo para poder caminar bajo el agua durante 6 horas con una mina a cuestas.

Esta táctica nunca se empleó en combate, pues la guerra progresaba con rapidez hacia su fin y por ello, nunca hubo tiempo de ponerla en práctica pero de haberse puesto en práctica, esta solución habría sido poco efectiva pues dado que el buceador no podía diferenciar un barco enemigo de uno amigo existía una gran posibilidad de que explotara la mina en un barco japonés y en caso de que si le diera a un buque enemigo,era muy poca la probabilidad de hundirlo pues para entonces los Aliados ya tenían muy perfeccionadas las tácticas de detección enemiga.

En japonés se utiliza el término Shinpū tokubetsu kōgeki tai (神 风 特别 攻 撃 队 "Unidad Especial de Ataque Shinpū"?)o su abreviatura tokkōtai (特 攻 队?)y no se utiliza la palabra kamikaze . El uso de esta palabra, pero, se ha extendido fuera de Japón y es aplicado actualmente en diversos tipos de ataques suicidas sin importar el método empleado (uso de explosivo s, coche bomba , etc.)[1]​ o la nacionalidad del atacante. [2]

Esta unidad especial fue disuelta con la rendición incondicional de Japón a finales de la Segunda Guerra Mundial. Hoy en día hay numerosos registros y testimonios sobre este tema.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. como en el caso del libro "Recopilando Reflexiones ¿Hacia Dónde Vamos?" de Rudy Spillman, donde en su página 60 menciona a " kamikazes " o "hombres bomba", sin hacer ningún tipo de distinción.
  2. Un ejemplo claro es el libro "Usos y Abusos de la Religión", ISBN 84-7491-834-0; donde en su página 141 utilizan el término kamikaze para referirse a uno de los pilotos, Mohamed Atta, entre muchos otros.