Francisco Escobar del Rey

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Francisco Escobar del Rey (Villaviciosa de Córdoba, 1923-Madrid, 16 de diciembre de 2015) fue un médico y cirujano español, precursor de la endocrinología moderna en España junto con la química Gabriella Morreale de Castro, con quien estuvo casado.[1]​ Entre sus logros destacan la investigación del bocio endémico, promover el consumo de sal yodada, el estudio del hipotiroidismo congénito y lograron de la sanidad pública la prueba tiroidea para los recién nacidos.[2]

Trayectoria[editar]

Escobar del Rey nació en Villaviciosa de Córdoba, población de la que era hijo predilecto. En los años 50 se graduó en la Facultad de Medicina de la Universidad de Granada y presentó su tesis doctoral sobre la administración de sal yodada en la región de las Alpujarras, dirigida por el profesor Ortiz de Landazuri. Desde entonces, su carrera científica no puede desligarse de la de su mujer, la profesora Gabriela Morreale. Ambos trabajaron durante años en la Universidad de Leiden junto al profesor Andreas Querido.

En 1958, regresaron a España y fundaron la Unidad de Estudio de Tiroides en el Consejo Superior de Investigaciones Científicas. En 1974, entraron a formar parte de la Universidad Autónoma de Madrid y fueron cofundadores del Instituto de Investigaciones Biomédicas.

Participó en numerosos estudios sobre fisiología de la glándula tiroides y sobre el metabolismo de la hormona del tiroides. Tanto él como Morreale realizaron importantes contribuciones en este ámbito, incluyendo la conversión de tejidos periféricos T4 a T3. Asimismo, destacaron por su trabajo con las hormonas maternas en el desarrollo del feto. Además, dirigieron estudios sobre yodo en zonas españolas donde se carecía de sal y dieron a conocer la sal yodada. También desarrollaron el programa de screening sobre hipotiroidismo congénito en recién nacidos.

Sus investigaciones relacionaron el déficit de yodo en mujeres embarazadas con importantes trastornos neuronales en niños, tales como el cretinismo, y en relación directa con el fracaso escolar, cocientes mentales inferiores a la media o la hiperactividad.[3]

Referencias[editar]

  1. «Los científicos del yodo». ELMUNDO. Consultado el 8 de diciembre de 2017. 
  2. «ELMUNDO.ES | SUPLEMENTOS | MAGAZINE 203 | “Lo que cansa no es la investigación, sino el papeleo y la frustración”». www.elmundo.es. Consultado el 8 de diciembre de 2017. 
  3. European Thyroid Association. «Obituary: Prof. Francisco Escobar del Rey». Consultado el 8 de diciembre de 2017. 

 Enlaces externos[editar]