FMA SAIA 90

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «FMA Saia 90»)
Saltar a: navegación, búsqueda
SAIA 90
53465e9171bb2580735ad889070ddc1ao.jpg
Imagen en modo ilustrativo.
Tipo Caza de superioridad aérea furtivo
Diseñado por Bandera de Argentina Fábrica Militar de Aviones
Bandera de Alemania Dornier Flugzeugwerke
Estado Cancelado
Usuario Bandera de Argentina Fuerza Aérea Argentina
N.º construidos 1
[editar datos en Wikidata]

El SAIA 90 (Sistema de Armas Integrado Argentino 1990) fue un caza de superioridad aérea diseñado y planificado por la Fábrica Militar de Aviones de Argentina, con la colaboración de Dornier Flugzeugwerke de Alemania, a mediados de la década de los 80. Fue la última etapa del Proyecto ACA (Avión Caza Argentino), iniciado durante la época del Proceso de Reorganización Nacional para desarrollar un avión de combate argentino. El Proyecto ACA consistía en un avión de entrenamiento y ataque ligero, ya construido, se trata del IA-63 Pampa, el cual está en servicio en la Fuerza Aérea Argentina; luego un avión para transporte liviano, el IA-67 Córdoba, el cual nunca se construyó; y finalmente, el SAIA 90, un caza de superioridad aérea con capacidades furtivas.[1]

Historia[editar]

A mediados de 1980, la Fábrica Militar de Aviones y Dornier Flugzeugwerke tenían una fluida relación. Producto de la combinación de desarrollo de la IA-63 Pampa, ambos contemplaron un acuerdo de cooperación en la producción de aviones, que llamaba a ambas partes a establecer una oficina en común en la ciudad de Córdoba, Argentina, en el plazo de un año,con el fin de unificar la producción, comercialización y servicios de apoyo asociados.

El desarrollo de un entrenador fue el primer paso de tres en la estrategia de la Fábrica Militar de Aviones, elaborado después del desarrollo del FMA IA-58 Pucará a mediados de los años 1960. Los pasos de esta estrategia se contemplan en: primero, un avión de entrenamiento; segundo, un avión de transporte ligero y tercero, un avión de combate.

De esta manera, el fabricante alemán dio algunos de los bocetos preliminares de diseño, que contempla aspectos genéricos para luchar contra un avión, a partir de los cuales la fuerza aérea debía adaptar a sus propias necesidades.

El estudio de los alemanes preveía algunos análisis que permitió formular los requisitos básicos a partir de los cuales se construiría, como ser: combate aéreo bajo condiciones operativas imaginarias, y características de las armas que esta aeronave pueda tener. De esta manera se podría definirse la convocatoria de un campo de lucha aérea.

Tomando como referencia el conflicto en Vietnam, los combates se llevaron a cabo en puntos de referencia inferior a 8000 metros y la mayoría de los pilotos trataron de neutralizar la amenaza de los misiles tierra-aire. Aunque en ambas partes había aviones capaces de alcanzar mach 2, los combates se desarrollaron a una velocidad de mach entre 0,5 y 0,9, superando varias veces la velocidad supersónica.

Es probable que a los regímenes que se han logrado a su vez la mejor velocidad y los pilotos seguramente se encuentran en los rangos de un alto rendimiento de su avión.

Estos parámetros fueron tomados en cuenta en el diseño del avión para lograr elevados valores de Mach, por lo que logra una curva más ampliada, pero los valores máximos se conservan, en este aspecto que también tiene en cuenta los factores de carga determinada por el piloto que puede definir el régimen de giro instantáneo.

A mediados de 1980 la Fábrica Militar de Aviones, que se enfrentaba a graves dificultades financieras (con un déficit de U$S 50 millones anuales) emprendió la búsqueda de socios para hacer frente a diversos negocios (lo que le permitió sobrevivir a un 49% de sus propiedad)

Es evidente que la fábrica no puede hacer frente al proyecto en sí mismo y ha mantenido diversos contactos, tales como Aermacchi-Aeritalia, McDonnell Douglas y Fairchild, con la intención de atraer un socio con el que compartir el proyecto.

Aunque la intención de la Fuerza Aérea Argentina fue añadir a McDonnell Douglas, quien mantenía negociaciones para una posible licencia de producción del A-4M Skyhawk II (finalmente adquirido y nombrado A-4AR Fightinghawk[2] ) y otra de asientos eyectables para el entrenador IA-63 Pampa, los estadounidenses desistieron de asumir el riesgo. Otra posibilidad fue explorada entonces con Aeritalia-Aermacchi, pero los problemas financieros que atravesó el país en el que finalmente hicieron naufragar al proyecto.

Los beneficios para Argentina en este proyecto estarían representados en la obtención de mecanismos y tecnologías como son las estructuras y materiales compuestos, entre ellas las fibras de carbono y el titanio.

Diseño[editar]

Según este análisis los márgenes de diseño del avión deberían ser sostenidos. A su vez debía alcanzar la velocidad de Mach 0,9 en 6000 m de altura, poseer gran capacidad de aceleración entre Mach 0,9 a 1,5 a 9000 m, alta desaceleración independiente de la velocidad relativa; y mínimas siluetas de radar y de IR (Stealth).

El peso calculado para la aeronave era razonablemente bajo, logrado por medio de la utilización de materiales compuestos. La experiencia de Dornier en estos materiales era amplia (Alpha Jet y Do 228). La propuesta de este avión sugería la utilización en el ala del 65% de material plástico reforzado con fibras de carbono (PRFC), el 20% de aluminio y el resto en varios materiales como el titanio, el fuselaje delantero tendría un 60% de PRFC, el central 18% y el posterior 10%, siendo completado con otros materiales empleados en el ala. El empenaje horizontal tendría el 55% de PRFC, mientras que el vertical tendría un 70%, el mismo material se utilizaría para la admisión y las toberas tren de aterrizaje. (aeroespacio 1982/83).
De esta manera el ala fue configurada con grandes ángulos de flecha, continuaciones en la unión ala-fuselaje y una doble deriva que se encuentra antes de los estabilizadores, dándole cierta semejanza al F/A-18 Hornet.

Especificaciones[editar]

Características generales

Rendimiento

Armamento

Radar aire-aire capaz de detectar objetivos de 5M2 en un rango de 90 km, dispositivos para perseguir múltiples objetivos, radar 3D aire-superficie capaz de recibir la forma de la tierra, sistema digital de control de vuelo, multifunción navegación/sistema de ataque y búsqueda de comunicaciones.

Véase también[editar]

Desarrollos relacionados

Aeronaves similares

Listas relacionadas

Referencias[editar]

  1. «PROYECTO AVIÓN DE CAZA ARGENTINO SAIA 90». 15 de marzo de 2011. Consultado el 11 de septiembre de 2016. 
  2. «Los Halcones (I): Génesis». La Gaceta Aeronáutica. Consultado el 4 de octubre de 2016.