Escuela alegórico-dantesca

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

La escuela alegórico-dantesca italiana es una de las corrientes del Prerrenacimiento literario español del siglo XV.

Los autores de esta escuela suelen contraponerse a los que cultivan, también en ese siglo, la lírica cancioneril de carácter trovadoresco. La escuela alegórico-dantesca prefiere una expresión más culta y artificiosa, con frecuencia alegórica, unos argumentos menos triviales y un contenido moral más elevado. Prefieren el arte mayor, en especial el solemne verso dodecasílabo y la copla real.

Está representada por el erudito prosista Enrique de Villena, quien tradujo la Eneida de Virgilio y la Divina Comedia de Dante, y cronológicamente, por los poetas micer Francisco Imperial, autor de numerosos Decires alegóricos; Íñigo López de Mendoza, Marqués de Santillana, que intenta introducir el Petrarquismo del soneto italianizante y cultiva el poema épico culto con su Comedieta de Ponza; Diego de Burgos, secretario y criado del anterior y poeta asimismo, autor de un desolado planto a su señor y amigo; Juan de Mena, considerado por sus contemporáneos un clásico vivo y que introduce con su Laberinto de Fortuna el gran poema alegórico a la manera de Dante Alighieri y compone su Omero romançado o Sumas de la Ilíada de Homero (h. 1442 - 1444), prosificación en 36 capítulos de la Ilias -versión latina de la Ilíada-, por encargo de Juan II de Castilla.