El que apuesta al dólar pierde

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

«El que apuesta al dólar pierde» es una frase dicha por el exministro de Economía argentino, Lorenzo Sigaut, en 1981; poco antes de una gran devaluación.[1]​ Se volvió una de las frases más icónicas de la Historia argentina y que inclusive harían famoso a Sigaut.[1][2]

El origen de este frase, se remonta a los últimos años de la dictadura argentina autodenominada Proceso de Reorganización Nacional.[3]​En 1981, el ministro de Economía que ocupaba el cargo, José Alfredo Martínez de Hoz, se retira y deja su puesto a Sigaut. Los economistas Gerchunoff y Llach definen la etapa de Sigaut al frente del ministerio de Economía como parte de «las políticas de los años de agonía del Proceso, todas ellas signadas por las urgencias externas y obstaculizadas por una inflación alta y variable».[4]​ Al asumir Sigaut, la economía argentina, había alcanzado una inflación del 131% anual, y mostraba graves desequilibrios: crecimiento geométrico de la deuda externa, desaparición de sectores enteros de la industria, aumento de la desocupación y caída del salario real, en ambos casos sin antecedentes, fuga de capitales, etc.[4]

Sigaut, un economista proveniente del sector industrial argentino (era economista de la empresa FIAT), asumió con la intención de poner fin a la subvaluación del dólar que caracterizó la etapa de Martínez de Hoz. En ese sentido, al momento de asumir su cargo, Sigaut pronunció una frase que, obviamente tenía como objetivo desalentar maniobras especulativas, pero que pasó a la historia argentina como ejemplo de la poco confiabilidad de las declaraciones de los gobernantes: «El que apuesta al dólar, pierde».[5]​ Pocos días después, dispuso una revaluación del dólar en un 30%, la primera de una serie de devaluaciones que tomó durante su función.[5]

Sigaut dejó sin efecto la cuestionada «tablita», que había impuesto Martínez de Hoz en 1979, y desdobló el mercado cambiario, mediante la creación de un «dólar financiero» libre y un «dólar comercial» regulado, con diferentes valores.[6]

Fue también Sigaut quien comenzó el proceso de estatización de la deuda externa; durante su gestión la misma se incrementó un 31% y se inició la mayor recesión de la economía argentina desde la crisis de 1930, cayendo el PBI en ese año y el siguiente un 9%.[4]

Referencias[editar]

  1. a b artículo en el sitio web Todo Argentina (Buenos Aires).
  2. "El que apuesta al dólar, pierde": siempre la historia demostró lo contrario Consultado el 22 de abril de 2017
  3. GERCHUNOFF, Pablo; LLACH, Juan (1998). El ciclo de la ilusión y el desencanto: un siglo de políticas económicas argentinas. Buenos Aires: Ariel, pags. 373-379. ISBN 950-9122-57-2. 
  4. a b c GERCHUNOFF, Pablo; LLACH, Lucas (1998). El ciclo de la ilusión y el desencanto: un siglo de políticas económicas argentinas. Buenos Aires: Ariel, pags. 373-379. ISBN 950-9122-57-2. 
  5. a b El que apuesta al dólar pierde y otras frases poco felices Consultado el 22 de abril de 2017
  6. Lorenzo Sigaut: "el que apuesta por el dólar, pierde" Consultado el 22 de abril de 2017