El diablo y Dios

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

El diablo y el buen Dios (Le diable et le Bon Dieu) es una obra escrita por el filósofo y escritor francés Jean-Paul Sartre en 1951, estrenada el 7 de Junio del mismo año en el Théâtre Antoine en París. Ambientado en la Alemania de la reforma protestante, la obra es su más ambicioso intento de ilustrar el conflicto entre fines y medios, así como la relación entre la moralidad y la revolución.

Sinopsis[editar]

Goetz, en una vaga referencia a Götz von Berlichingen, es un noble general, que siempre trata de hacer el mal para desafiar a Dios. Un sacerdote, de nombre Heinrich, intenta convercerlo de que es mejor hacer el bien que cometer el mal. Pero, la tesis de Goetz, en su forma radical, consiste en que, por el contrario, es imposible hacer el bien. Cada vez que se intenta hacer algo bueno acontece lo contrario, el mal no buscado. Para probar su tesis hace una apuesta, decide hacer el bien y ser agradable a Dios. Regala sus tierras a sus súbditos, y construye un nuevo estado llamado "La Ciudad del Sol", en el que se ve a sí mismo como un mesías. Sin embargo, aquel nuevo estado fracasa. Sus campesinos son golpeados porque no quieren participar en el levantamiento contra los otros señores y la rebelión amenaza con fracasar, ya que Goetz les prohibió todo acto de violencia. Después de una aplastante derrota para los insurgentes con 25.000 muertos, se da cuenta de las consecuencias de su negativa a llevar a las tropas y de que al querer ayudar a los campesinos ha sido responsable de todas aquellas muertes. Cuando quiere proteger a sus súbditos todo el pueblo le da la espalda y dejan de creer en él. Se retira a vivir como un ermitaño con Hilda y de este modo espera cumplir con la apuesta: poder hacer el bien. Y nuevamente fracasa en su intento. Finalmente, Goetz gana su apuesta: es imposible hacer el bien. El resultado final es: El hombre no puede renunciar a lo que es. Si se es un monstruo hay que aceptarlo y sólo queda ser cabalmente lo que ya se es. El pueblo acude a Goetz para que reasuma el liderazgo que le ofrecen los rebeldes y se dedica a ser la persona malvada que fue desde el principio: un general duro que no duda en matar a quien se le pone por delante.

La idea central de esta obra de Sartre se resume en que la vida propia consiste en vivir auténticamente. Pero, la consecuencia es dramática: para ser auténtico es indiferente si esa vida es buena o mala. Tan auténtica es la vida de un psicópata asesino como la vida de un santo. La condición se cumple si ambas son vividas desde lo que se es y no contra las propias inclinaciones.

Personajes[editar]

Goetz - General

Heinrich – Cura de Worms

Nasty – Revolucionario de Worms

Tetzel - Monje que vende indulgencias

Karl - Criado de Goetz

Catalina - Amante de Goetz

Hilda - Amiga de Catalina y posterior amante de Goetz

Banquero

arzobispo

Frases Célebres[editar]

"Cuando los ricos se declaran la guerra, son los pobres los que mueren"

"Sólo hay Dios. El hombre es una ilusión óptica"

"La tierra es apariencia, no hay más que el cielo y el infierno. La muerte es un engañabobos para las familias; para el difunto, todo continúa".

"Dios ha muerto". (Cuyo significado guarda cierta relación con la frase homónima de Nietzsche).

Estreno[editar]

Referencias[editar]