El camaleón (Chéjov)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Para otras definiciones véase El Camaleón

El camaleón
de Antón Chéjov Ver y modificar los datos en Wikidata
Chameleon 01 (Kardovsky).jpg
Género Cuento Ver y modificar los datos en Wikidata
Idioma Ruso Ver y modificar los datos en Wikidata
Título original Хамелеон Ver y modificar los datos en Wikidata
Publicado en Historias coloridas de A. Chekhonte y Fragmentos Ver y modificar los datos en Wikidata
País Rusia
Fecha de publicación 8 de septiembre de 1884 Ver y modificar los datos en Wikidata

El camaleón (Хамелеон en ruso) es un relato del escritor ruso Antón Chéjov escrito en 1884.

Argumento[editar]

El inspector de policía Ochumélov con su capote nuevo y un hatillo a la mano cruza una plaza de mercado. Tras el camina un municipal pelirrojo que carga con un cedazo lleno de grosellas decomisadas. De pronto, se oye el quejido de alguien y el chillido de un perro. De un almacén de leña, sale corriendo el perro, perseguido por un hombre, que lo alcanza y lo agarra por las patas traseras. No tardio en apiñarse un gentío junto al almacén.

Ochumélov se acerca al grupo. El hombre que ha atrapado al perro muestra un dedo ensangrentado. Se trata del orfebre Jriukin. En el centro del grupo, temblando en el suelo, está el perro, un blanco cachorro de galgo cuyos ojos lacrimosos muestran una expresión de pavor.

El inspector pregunta por lo ocurrido. Jriukin le contesta que el perro, sin más ni más, le había mordido el dedo, y siendo un hombre que se gana la vida con su trabajo, exige que le paguen, porque puede que esté una semana sin poder moverlo.

Ochumélov pregunta de quién es el perro. Piensa multar al dueño por dejarlo callejear. Le pide a Eldirin que levante el oportuno atestado. En cuanto al perro dice que hay que matarlo, pues podría estar rabioso. Uno de los presentes dice que es del general Zhigálov. Ante esto, Ochumélov trata de granuja a Jriukin. Acaso se ha herido con un clavo y culpa injustamente al animal. Otro de los presentes cuenta que le había acercado un cigarro al morro para reírse, y el perro, claro, le había mordido. «¡Mientes!», grita Jriukin, y reclama al juez de paz. Pero Eldirin dice entonces que no cree que el galgo sea del general, pues los de éste son de raza, mientras que el implicado parece más un chucho. Aunque añade que quizás vio días atrás en el patio del general uno como aquél. «Es del general», asegura una voz. Entonces, Ochumélov ordena al guardia que se lo lleve al dueño y culpa a Jriukin del incidente.

Prójor, el cocinero de Zhigálov, pasa por allí en ese momento. Desmiente que el perro sea del general. El inspector sentencia que es un perro vagabundo, que hay que matarlo y no se hable más. Pero entonces Prójor añade que es de Vladímir Ivánich, el hermano del general, que está de visita. A Ochumélov se le ilumina la cara con una sonrisa al escuchar el nombre de su amigo. El cocinero se lleva al perro, mientras la gente se ríe de Jriukin, que recibe la amenaza del inspector de que ya ajustarán cuentas.

Referencias[editar]

  • Narraciones, Antón P. Chéjov, Biblioteca Básica Salvat de Libros RTV, 1970, trad. José Laín Entralgo.

Enlaces externos[editar]