Efluente

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Imagen en falso color del Delta del Paraná, en la que se observan múltiples efluentes que se van desprendiendo de los brazos principales del río Paraná.

Un efluente o emisario, en hidrología,[1]​ corresponde a un curso de agua, también llamado distributario, que desde un lugar llamado confluencia se desprende de un lago o río como una derivación menor, ya sea natural o artificial.

Los de origen natural se encuentran en su mayoría en los deltas fluviales; aunque hay casos en que ocurre en otros tramos de los ríos, como sucede con el Casiquiare con respecto al Orinoco. Son más frecuentes los efluentes de origen artificial, es decir, de una derivación, acequia o canal que se utiliza con fines de regadío o de abastecimiento de agua en regiones relativamente alejadas del cauce del río principal. Su contraposición es el afluente. Un efluente, en el otro extremo de su curso, puede también ser un afluente de un curso mayor.

En hidrogeología también se denomina «río efluente» o «río ganador» al que recibe volumen líquido desde un acuífero. Por el contrario, un «río influente» o «río perdedor» es el río que cede agua por infiltración a las napas freáticas.

En Ecología se denomina efluente a todo elemento o sustancia sólida, líquido o gaseosa, que un establecimiento, inmueble o barco, descargue directa o indirectamente en un cuerpo receptor, incluyendo todo desecho humano, animal, vegetal, mineral o sintético gaseoso, líquido, sólido o mezcla de ellos que fluye a un cuerpo receptor. El influente ingresa y el efluente sale del proceso.

Tipos de efluentes[editar]

  • Líquidos: son fundamentalmente las aguas de abastecimiento de una población, después de haber sido impurificada por diversos usos. Desde el punto de vista de su origen, resultan de la combinación de los líquidos o desechos arrastrados por el agua, procedentes de la vivienda, instituciones y establecimientos comerciales e industriales, más las aguas subterráneas, superficiales o de precipitación que puedan agregarse. Todas estas aguas afectan de algún modo la vida de sus correspondientes cuerpos receptores. Cuando este efecto es suficiente para hacer que los mismos no sean susceptibles de una mejor utilización, se dice que están contaminados.
  • Gaseoso: los efluentes gaseosos son sustancias como gases, aerosoles, material particulado, humos negros, nieblas y olores que se vierten a la atmósfera a través de conductos o como emanaciones difusas. La contaminación atmosférica se define como la condición atmosférica en la que ciertas sustancias alcanzan concentraciones o niveles lo suficientemente elevados, sobre su nivel ambiental normal como para producir riesgos, daños o molestias a las personas, ecosistemas o bienes. En las ciudades, la contaminación se produce principalmente por actividades tales como tránsito automotor, combustión de combustibles fósiles y actividad de industrias químicas.
  • Sólido: es cualquier objeto, material, sustancia o elemento sólido resultante del consumo o uso de un bien en actividades domésticas, industriales, comerciales, institucionales, de servicios, que el generador abandona, rechaza o entrega y que es susceptible de aprovechamiento o transformación en unn nuevo bien, con valor económico o de disposición final. Los residuos sólidos se dividen en aprovechables y no aprovechables. Igualmente, se consideran como residuos sólidos aquellos provenientes del barrido de áreas públicas. Se clasifican en:
    • Domiciliarios: biodegradables son las sustancias que pueden descomponerse en un tiempo relativamente corto como por ejemplo cáscaras de frutas, verduras, residuos de comida, hierbas, hojas y raíces; vegetales, madera, papeles, cartón y telas entre otros. Los no biodegradables son aquellos materiales y elementos que, no se descomponen fácilmente y sufren ciclos de degradabilidad muy largos. Entre ellos están los plásticos, loza, vidrio, hojalata, cinc, hierro, latas, desechos de construcción. Estos a su vez podrían catalogarse en reciclables y en no reciclables.
    • No domiciliarios: residuos industriales, o de actividades que por lo general también pueden tener biodegradables o no biodegradables, pero de carácter más complejo.

En cualquier actividad industrial, puede haber efluentes o residuos, en general los dos juntos. Hoy en día, las legislaciones determinan que deben ser tratados y como deben ser tratados.

Los residuos sólidos domiciliarios deben pasar por distintas etapas las cuales se describen a continuación: generación, transferencia, procesamiento, tratamiento, disposición final. La generación es el origen la fuente por ejemplo domicilios diversos. De allí deben ser transportados a ciertos lugares. La transferencia es como se los mueve, vía acuática, vía camiones, etc. Suelen incluir algunos procesamientos como la compactación. En algunos países se hace la selección diferenciada, incluso desde el mismo origen o los domicilios. El procesamiento consiste en la selección, distinción (separa lo biodegradable de lo no biodegradable). El tratamiento se basa en hacerlos inocuos o no contaminantes (tratamientos biológicos o rellenos sanitarios). Finalmente la disposición final es donde se los coloca para finalizar el proceso.

Los residuos no domiciliarios se clasifican en:

  • Industriales: pueden ser peligrosos, tóxicos, etc. Dependerá del tipo de industria. Tienen mucho residuo de envases, de todo tipo de materiales.
  • Agroindustriales: después de las cosechas quedan los "rastrojos" (restos de tallos y hojas que quedan en el terreno tras cortar un cultivo), que pueden ser usados para sacarles energía. Los más difíciles de disponer son los envases para fertilizantes, pesticidas, biocidas. Estos últimos tienen un tratamiento especial no deben ir con la basura común.
  • Mineros: contaminación por metales pesados.
  • Hospitalarios: presentan por sobre todo residuos sólidos con diversas características: infecciosos, patológicos, tóxicos. Tienen su legislación especial para transporte, tratamiento, disposición. En general tratamientos de pirólisis: los hornos de incineración, estos hornos deben tener control de gases. Estos tratamientos tiene un gran problema: dioxinas.
  • De la construcción: básicamente inocuos pero ocupan un gran volumen. Casi todo inorgánico y pueden reutilizarse.

Los efectos son:

  • Peligrosos: es aquel residuo o desecho que por sus características corrosivas, reactivas, explosivas, tóxicas, inflamables, infecciosas o radiactivos puede causar riesgo o daño para la salud humana y el ambiente. Así mismo, se considera residuo o desecho peligroso los envases, empaques, y embalajes que hayan estado en contacto con ellos.
  • No peligrosos: son aquellos que no se encuentran catalogados como residuos peligrosos, por no presentar características de peligrosidad. Los receptores de los residuos deben verificar el tipo de carga y clasificarla o no como peligrosa para su posterior tratamiento.
  • Inflamables: característica que presenta un residuo o desecho cuando en presencia de una fuerte ignición, puede arder bajo ciertas condiciones de presión y temperatura, o presentar la siguiente propiedad: ser un sólido con capacidad bajo condiciones de temperatura de 25°C y de presión de 1 atm de producir fuego por fricción, absorción de humedad o alteraciones químicas espontáneas y quema vigorosa y persistente resultando difícil la extinción del fuego.
  • Tóxicos: se considera residuo o desecho tóxico aquel que en virtud de su capacidad para provocar efectos biológicos indeseables o adversos puede provocar daño a la salud humana o al ambiente. Para este efecto se consideran tóxicos los residuos o desechos que se clasifican de acuerdo con los criterios de toxicidad (efectos agudos, retardados o crónicos, ecotóxicos) definidos a continuación y para los cuales, según sea necesario, las autoridades competentes establecerán los límites de control correspondiente. A) Dosis letal media oral (DL50) para ratas menor o igual a 200 mg/kg de peso corporal. B) dosis letal media dérmica (DL50) para ratas menor o igual de 1000 mg/kg de peso corporal. C) Concentración letal media inhalatoria (CL50) para ratas menor o igual a 10 mg/L. D) Alto potencial de irritación ocular, respiratoria y cutánea, capacidad corrosiva sobre tejidos vivos. E) susceptibilidad de bioacumulación y biomagnificación de los seres vivos y en las cadenas tróficas. F) carcinogenicidad, mutagenicidad y teratogenicidad. G) Neurotoxicidad, inmunotoxicidad u otros efectos retardados. H) Toxicidad para organismos superiores y microorganismos terrestres y acuáticos I) Otros que las autoridades competentes definan como criterios de riesgo de toxicidad humana o para el ambiente.
  • Corrosivos: característica que hace que un residuo o desecho por acción química pueda causar daños graves a los tejidos vivos con lo que está en contacto o en caso de fuga pueda dañar gravemente a otros materiales.
  • Radiactivos: se entiende por residuos radiactivos, cualquier material que contenga compuestos, elementos o isótopos, con una actividad radiactiva por unidad de masa superior a 70 kbq/kg (70 kilobequerelios por kilogramo) o 2 nci/g (dos nanocuries por gramo), capaces de emitir, de forma directa o indirecta, radiaciones ionizantes de naturaleza corpuscular o electromagnética que en su interacción con la materia produce ionización en niveles superiores a las radiaciones naturales de fondo.

La gestión de residuos sólidos comienza con evitar generarlos, luego minimizar que consiste en reducir, reutilizar, reciclar y/o recuperar los residuos generados y posteriormente tratarlos por métodos físicos como la separación fraccionada, químicos como la calcinación y biológicos como el compostaje. Finalmente se coloca en un relleno de inertes, de seguridad o sanitario. La acción ambiental más conveniente es evitarlos y la menos conveniente liberarlos.

Los efluentes gaseosos provienen mayoritariamente de actividades industriales y de las grandes urbes (combustión de motores). Los contaminantes principales son: componentes del carbono (dióxido del carbono y monóxido del carbono); componentes del azufre (trióxido de azufre, dióxido de azufre); componentes del nitrógeno (todos los óxidos, monóxido de nitrógeno, dióxido de nitrógeno); plomo, mercurio (y otros elementos pesados) antes había plomo en las gasolinas y la contaminación era muy alta; volátiles orgánicos, de bajo peso molecular (benceno, dioxinas, amianto (hoy en día prohibido), CFC (casi eliminados hoy en día, estaba en los aerosoles y en los equipos de refrigeración); partículas sólidas de muy pequeño tamaño, o a veces formando "geles", humos, nieblas, todo lo que de alguna manera impacte no solamente en la salud humana, sino también en la visibilidad y la estética de la ciudad en cuestión.

Se clasifican en contaminantes primarios y contaminantes secundarios. Por ejemplo, los contaminantes primarios son los óxidos de nitrógeno y óxidos de azufre, y los contaminantes secundarios son los derivados de los contaminantes primarios como el ácido nítrico y el ácido sulfúrico.

El tratamiento es:

  • Incineración: proceso que produce gases, que antes de ser emitidos deben ser tratados.
  • Filtros (para las chimeneas): estructuras que están formadas por sustancias que retienen o adsorben a los contaminantes antes de ser emitidos.
  • Ciclones o precipitadores electrostáticos: el gas antes de ser emitido se hace pasar por estos, donde actúa una fuerza centrífuga. Las partículas con más pesos que el aire son retenidas.
  • Torres de absorción: se hace pasar el gas a través de estas torres, que contiene un líquido, donde los elementos quedan retenidos y absorbidos.

Los efluentes líquidos pueden ser domiciliarios o no domiciliarios. Los domiciliarios provienen de actividades domiciliarias (lavado de platos, pisos, evacuación de los baños). Presentan componentes físicos, químicos o microbiológicos. Los no domiciliarios presentan componentes diversos según rubro.

El efluente cloacal presenta gran turbiedad porque tiene muchos sólidos provenientes de los baños y cocina. Constituyen una de las causas más graves de contaminación de las aguas, por su contenido de materia orgánica, microorganismos patógenos, detergentes, etc. La evacuación de estos desagües en los cursos de agua sin tratamiento previo, puede originar graves perjuicios, en especial la descomposición de la materia orgánica por acción bacteriana con disminución del oxígeno disuelto, pudiendo llegar a su anulación.

Presenta las siguientes características:

  • Físicos: temperatura, olor (el olor a podrido es por la presencia de sulfuros), color, aspecto.
  • Químicos: inorgánicos: sulfatos, carbonatos, bicarbonatos, cloruros, nitratos, nitritos, sulfuros, fosfatos, calcio, magnesio, sodio, potasio, hierro, manganeso.
  • Orgánicos: proteínas, glúcidos, lípidos, detergentes.
  • Microbiológicos: bacterias, virus, parásitos.

Pueden ser:

  • Aguas negras: cloacales de baño y cocina, poseen compuestos orgánicos, microorganismos patógenos, detergentes, etc.
  • Aguas blancas: las que vienen de la lluvia. Los desagües pluviales no son suficientemente tenidos en cuenta al analizar las causas de contaminación de las aguas, no obstante que los mismos pueden ser peligrosos. Las aguas de lluvia arrastran los contaminantes presentes en la atmósfera y especialmente sustancias minerales y residuos de origen, animal y vegetal que hay en las azotes, calles, techos, etc.

Para medir cada uno de ellos se emplean los siguientes parámetros: Físicos: turbiedad, color (aparente o real), olor, temperatura, conductividad (para determinar que cantidad de especies inorgánicas tiene el efluente), análisis de sólidos (para analizar los distintos porcentajes de los distintos tipos de sólidos que puede contener el agua, ya sea en suspensión, coloidales, sedimentables y disueltos). Químicos: pH, alcalinidad (para determinar la presencia de OH, carbonatos y bicarbonatos), cloruros, oxígeno disuelto (determina organismos aeróbicos y anaeróbicos), DBO (para determinar el poder contaminante de los residuos), DQO (para medir la cc de materia orgánica), fósforo (desechos comunes, detergentes sintéticos), detergentes, grasas y aceites, sulfuros.

Industrias y especiales Establecimientos especiales: operaciones de fraccionamiento, manipuleo o limpieza de artículos y materiales, no producen ningún tipo de transformación en su esencia.

-Hospitales, sanatorios, clínicas, laboratorios de análisis.

-Estaciones de servicio, talleres mecánicos.

-Lavadores de autos, lavadores de ropa, tintorerías.

-Hiper y supermercados, autoservicios, rotiserías, panificadoras, fábricas de pastas.

Establecimientos industriales: manufacturación, elaboración y procesos que producen transformación en la materia prima o materiales empleados o dan origen a nuevos productos.

-Curtiembres

-Frigoríficos

-Textiles

-Papeleras

-Metalúrgicas

-Siderúrgicas

-Alimenticias (lácteos, bebidas con/sin alcohol, pescado)

-Destilerías

-Ingenios azucareros

-Química (pinturas, colorantes, fertilizantes, pesticidas, insecticidas, productos de limpieza)

Desagües industriales

Conjuntamente con los desagües cloacales, constituyen la causa predominante de contaminación de las aguas. Es muy difícil definir las características de los desagües industriales, dado que presentan la particularidad de su gran variedad en cuanto a naturaleza y cantidad de residuos producidos; verificándose notorias diferencias según los tipos de industrias, concepto que incluye a las similares, ya que depende de la modalidad del proceso fabril desarrollado:

Métodos analíticos de efluentes Una vez identificado el efluente se debe caracterizar, es decir, qué tipo de líquido es y cómo se debe tratarlo.

Un efluente se puede caracterizar según:

  • Origen: se debe determinar si el efluente proviene de una línea o varias líneas (recorridos) que luego se unen para tratar, o se tratan y posteriormente se unen. (ejemplos residuos cloacales, frigoríficos, mataderos).
  • Cantidad:(ppm) relacionado con el volumen o masa a tratar en función del tiempo (caudales). Debe conocerse si se evacúa en forma continua o no.
  • Calidad: relacionado con la composición química o física del efluente, es decir, que componentes hay y en que concentración, generalmente en ppm, y para trazas en ppb.

Muestreo[editar]

Muestreo de control: proceso que consiste en extraer una porción del efluente, considerada como "representativa" de la calidad de la descarga al momento de control, con el propósito de examinar una o más características de la misma. El muestreo tiene como objetivo:

  • Controlar la calidad del efluente (conocer su capacidad contaminante) y proponer tratamientos en caso de que el líquido sea contaminante.
  • Controlar la eficiencia del tratamiento (para un tratamiento en funcionamiento, se realiza en los distintos puntos de muestreo, evaluando su calidad).
  • Analizar los efectos sobre el medio receptor (observar si va a poder ser vertido en el medio que se desea).
  • Determinar la factibilidad de reutilización o recuperación.

Características

  • Variabilidad de calidad (muestra compensada), ya que las características físicas y químicas no son constantes.
  • Fluctuaciones de caudal.

Descripción

  • Volumen de muestra: 2 litros (ya que actualmente las técnicas analíticas requieren de poca cantidad de muestra).
  • Recipiente: frasco de vidrio o plástico, limpios, boca ancha, tapa a rosca o hermético.
  • Conservación en frío.

Aclaración: el efluente que se retire no debe estar estancado, para que la muestra sea representativa.

Preservación de las muestras Si la naturaleza del efluente es tal que pudiera descomponerse rápidamente, la muestra deberá ser mantenida a baja temperatura para inhibir la acción bacteriana y evitar en lo posible el cambio de sus características. El control de temperatura de aproximadamente 4°C retarda la acción bacteriana y suprime la volatilización de los gases disueltos, los cuales afectan los parámetros físico-químicos de las muestras.

Métodos Estándar de Análisis

Se han desarrollado métodos analíticos para obtener la información real necesaria para la resolución de los problemas. En muchos casos se propusieron diferentes métodos para las mismas determinaciones, y muchos de ellos fueron modificados de alguna manera, en consecuencia los datos obtenidos estaban en desacuerdo. En un intento de traer orden al caos, la Asociación Americana de Salud Pública creó un comité para estudiar los diferentes métodos analíticos disponibles y publicó las recomendaciones del comité como "Métodos estándar de análisis de agua" en 1905. Desde esa época, el campo que abarca los "Métodos estándar" se ha ampliado para incluir a las aguas residuales, y la American Water Works Association y la Water Environment Federation han colaborado en su preparación. Los pasos que siguen a la hora de estudiar una muestra son: elección del método, muestreo, preparación de la muestra, eliminación de interferencias, medición de parámetros, cálculos y análisis de confiabilidad.

Parámetros físicos

Primero tratamos los parámetros organolépticos que pueden sugerir el tipo de efluente que estoy tratando:

Aspecto (ligeramente turbio, turbio, límpido): el término turbio se aplica a aguas que poseen sólidos que interfieren con el paso de la luz o donde la visión de la profundidad está restringida. Puede ser causada por una gran cantidad de materiales en suspensión, de tamaño variable entre las dispersiones coloidales y las dispersiones gruesas, lo cual depende de la turbulencia. En los lagos, en condiciones de relativa lentitud, la turbiedad se debe principalmente a las dispersiones coloidales. En ríos, en condiciones de desbordamiento, la turbiedad se debe a dispersiones relativamente gruesas. Los materiales que causan turbiedad pueden ser de muchas clases. En los ríos y lagos formados por glaciares, gran parte de la turbiedad se debe a partículas coloidales de las rocas. A medida que los ríos descienden de las áreas montañosas hacia las planicies, arrastran turbiedad de la agricultura y de otras operaciones que alteran el suelo. En condiciones de desbordamiento, gran parte de la superficie superior es arrastrada por el río hacia las corrientes que están abajo. Una gran parte de estos materiales son inorgánicos: arcilla y barro pero también algo de materia orgánica. A medida que los ríos van hacia el océano pasan por áreas urbanas y suman residuos domésticos e industriales tratados o no. La materia orgánica sirve como alimento a las bacterias y el crecimiento bacteriano que resulta sirve como turbiedad adicional.

La turbiedad es una consideración esencial en los abastecimientos públicos de aguas por tres razones:

  • Estética:

Véase también[editar]

  • Emisario submarino, un conducto mediante el cual se bombea agua residual, después de un tratamiento primario, para conducirla a una cierta distancia de la costa.

Referencias[editar]

  1. Efluente. F. J. Monkhouse. Diccionario de términos geográficos. Barcelona: Oikos-Tau Editores, 1978

Enlaces externos[editar]