Efecto IKEA

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

El efecto IKEA es un sesgo cognitivo que ocurre cuando los consumidores dan un valor desproporcionadamente alto a productos que ellos han contribuido a crear o fabricar.[1]​ El nombre deriva del fabricante y vendedor de mobiliario sueco IKEA, ya que gran parte de sus productos requieren ser montados por el comprador.

Referencias[editar]

  1. Norton, Michael I.; Mochon, Daniel; Ariely, Dan [1], "Journal of Consumer Psychology", July 2012