Eduardo Naranjo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Eduardo Naranjo
Información personal
Nombre completo Eduardo Naranjo Martínez
Nacimiento 25 de agosto, 1944
Monesterio, Badajoz
Nacionalidad Española Ver y modificar los datos en Wikidata
Educación
Educado en

Escuela de Artes Aplicadas y Oficios Artísticos (Sevilla) Escuela Superior de Santa Isabel de Hungría (Sevilla)

Escuela de Bellas Artes de San Fernando (Madrid)
Información profesional
Ocupación Pintor y grabador
Años activo 1957 - actualidad
Movimientos Surrealismo, Realismo mágico-onírico, Hiperrealismo
Artistas relacionados Grupo Realistas de Madrid
Distinciones

Premio Internacional Luis de Morales (1974) Medalla de Extremadura (1991)

Medalla de Honor de la Asociación Nacional de Pintores y Escultores (2015)
Web
Sitio web

Eduardo Naranjo (Monesterio, Badajoz, 25 de agosto de 1944) es un pintor español.

De muy temprana vocación, magníficamente dotado para el arte, imaginativo, Eduardo Naranjo merece considerarse uno de los máximos representantes del realismo mágico-onírico actual, jamás exento de enorme verismo, belleza y poesía. No en vano, en 1979 y tras su sonada exposición en Biosca, los relacionados con el universo de nuestra cultura le eligieron "Mejor Artista Plástico del Año" en la revista Blanco y Negro, y su retrospectiva de 1993 en el Centro Cultural de la Villa de Madrid fue visitada por casi doscientas cincuenta mil personas de diversas nacionalidades.

En 1981, con su participación en el libro Constitución Española, 1978, reanuda su labor de grabador que, desde entonces, alterna con la de la pintura. Entre los numerosos grabados por él después realizados, caben destacar los siete de El Génesis (1983-85), los trece sobre el libro Poeta en Nueva York de Federico García Lorca (1987-91) y su Tauromaquia (2008), universalmente conocidos.

Siempre polifacético, colaboró asimismo en el teatro: en 1984, como autor de la escenografía, vestuario y ambientación de la La casa de Bernarda Alba de García Lorca, dirigida por José Carlos Plaza, en el Teatro Español, y en 1990, en Hazme de la Noche un Cuento, del extremeño Jorge Márquez, bajo la sabia dirección de Manuel Collado, en el Teatro Bellas Artes de Madrid.

Artista al margen de las modas y de escasísimas muestras personales -sí presente, en cambio, en innumerables colectivas junto a los otros destacados maestros contemporáneos-, es, aun así, de los más prestigiosos y cotizados, pues sentó cátedra en cada una de éstas suyas celebradas hasta hoy. Desde las primeras realistas en Loring (Madrid, 1972 y 1973); la mencionada en Biosca (1979); aquella antológica de 1981 en la Galería Punto (Valencia) y después en Cáceres y Badajoz; la del Centro Cultural de La Villa de Madrid en 1993 (también llevada a Badajoz y Cáceres); en Leandro Navarro (Madrid, 1999), y las que recorrieron las distintas ciudades de Galicia en el 2000, y en 2002, Córdoba (Salas de Caja Sur), Sevilla (Iglesia de San Hermenegildo) y Badajoz (Museo de Bellas Artes). Más recientes, la que estuvo en los principales museos de China en 2016, y la última, en el Palacio de Gaviria de la capital española (2018).

Es mucho lo escrito sobre Naranjo y su obra, en prosa y en verso. Existe ya en torno a ella una amplísima bibliografía y gama de conferencias pronunciadas; en ambos casos, no en pocos idiomas. Incluso, como curiosidad, decir que en años atrás se publicaron libros dedicados al autor en China y Taiwan, lo cual no es de extrañar, sino sintomático de la emotividad que se desprende de cuanto brota de su alma y de sus manos: su mejor valida[1]​.

Sus comienzos (1957-1965)[editar]

Archivo:Eduardo Naranjo. Vista desde el puente, Monesterio.jpg
Vista de Monesterio desde el puente, 1961.

De la mano de su paisano Eduardo Acosta, su inicial maestro y guía, en 1957 ingresa en las Escuelas de Artes Aplicadas y Oficios de Sevilla, donde el primer año conseguiría aprobar los cuatro cursos con una media de sobresaliente y el primer premio del centro. Ello, caso singular, le vale para que el Ayuntamiento de Monesterio le conceda una subvención de 5.000 pesetas de entonces a fin de poder continuar sus estudios. Será en 1960 y tras obtener ya innumerables premios y reconocimientos en certámenes distintos, y la prestigiosa beca "Bartolomé Esteban Murillo" de la Diputación Provincial de Sevilla, cuando la de Badajoz le concede la beca para estudios de Bellas Artes. Meses más tarde ingresa en la Escuela de Bellas Artes de Santa Isabel de Hungría, de la capital hispalense, donde realiza el curso de "Preparatorio".

A partir de 1961, Naranjo completa sus estudios en la Escuela Superior de Bellas Artes de San Fernando de Madrid, ciudad que ha de ser desde entonces su lugar habitual de residencia. En ese primer curso de 1961-62, consigue el "Premio de Estado" en la asignatura de "Retrato", y de "Dibujo" en la exposición que anualmente celebraba la institución. Año este último, de 1962, en el que se celebra en las salas del Ateneo sevillano su primera exposición personal, con los paisajes realizados como beneficiario de la beca "Bartolomé Esteban Murillo".

Primera etapa (1965-1970)[editar]

Hacia 1965, a punto de terminar sus estudios, que prolonga también con los de pintura mural (al fresco), con Manuel López-Villaseñor, y de grabado calcográfico, con Luis Alegre y Álvaro Paricio, inicia su etapa neofigurativa o expresionista. Figura con algunas de estas obras, de gran formato, en la Exposición Nacional de Bellas Artes de Madrid de 1967 y 1968. Tiene lugar también en 1968 la segunda exposición suya (la primera de obras más creativas e informales), en las salas del Club Pueblo de la capital. En 1969 marcha a París, becado por Castellblanch. Este período parisino significaría para el autor un punto de inflexión y reflexión sobre su propia pintura.

Etapa realista (1970-actualidad)[editar]

Es a su regreso de la capital francesa, y después de cultivar otras formas expresionistas e incluso abstractas, cuando decide emprender su ya larga etapa realista. Pero realismo el suyo, primordialmente, que a través de los años irá evolucionando hacia lo onírico o fantástico, signos estos que confieren a sus obras un sello aún más personal.

En 1972 se celebra en la Galería Loring de Madrid su primera exposición realista. Prologa el catálogo el conocido crítico Ramón Faraldo. Y en 1973, la segunda, en la misma galería. Esta vez con el bello prólogo su catálogo del insigne poeta José Hierro. Ambas muestras tienen tanto éxito que el autor decide, por fin, liberarse de otros quehaceres y dedicarse sólo y de lleno a la pintura.

Dadas las características de sus obras, de gran empeño, no se han prodigado mucho las exposiciones personales de Eduardo Naranjo. Y así, hasta 1979 no tendrá lugar la tercera realista suya, en la también desaparecida Galería Biosca. Exposición, esta, memorable, por la que fue elegido "Mejor Artista Plástico del Año" por unas doscientas personas del mundo de la cultura, para la revista Blanco y Negro de ABC. Naranjo comienza a ser mediáticamente muy conocido. Ya antes, en 1978, NODO le había dedicado el reportaje "Eduardo Naranjo en su estudio", realizado por Adriano del Valle. Y ahora, dirigido por Amando de Ossorio, el titulado "Exposición de Eduardo Naranjo". Las entrevistas se suceden en Televisión Española (en su programa Tribuna de la Cultura, dirigido y presentado por Eduardo Marco; De Cerca, con Jesús Hermida; Café de redacción, realizado por Luis-Tomás Melgar; 300 millones, y otros tantos).

En 1980 la Galería Heller de Madrid lleva sus obras a la Feria de Arte de Basilea (Suiza), cuya muestra, magníficamente acogida, aún es muy recordada. Entre otros, Joaquín Castro Beraza se hace eco de ella en su amplio artículo ilustrado "Descubrirse ante Naranjo", en la revista Blanco y Negro. Gran trascendencia tuvo la exposición "Retrospectiva", que en 1993 (habían pasado desde las anteriores, pues, muchos años) se celebró en el Centro Cultural de la Villa de Madrid, que también se llevaría a Badajoz y Cáceres. Constaba la muestra de unas trescientas obras (pinturas mayormente, dibujos y grabados); entre ellas, su famoso Retrato de la Emperatriz Farah Diba, realizado en 1978 por encargo de la Embajada de Irán. En el transcurso de esta, Camilo José Cela presenta, en dicho centro madrileño, el segundo libro sobre sus obras.

En 1999, la Galería Leandro Navarro de Madrid acoge su exposición "La flor y el paisaje", cuyo catálogo con prólogo de Antonio Gala. Correos y La Casa de la Moneda editan ocho sellos sobre los cuadros que conformaron esta muestra.

Otras exposiciones retrospectivas suyas se celebrarían ya a comienzos de nuestro siglo: la patrocinada por Caixanova, en el 2000, que recorrería las distintas ciudades de Galicia, y la que, financiada por Caja Sur, se celebraría en Córdoba, Sevilla y Badajoz. De destacar la magnífica exposición que, en 2016, tiene lugar en el Museo Nacional de Pekín, que, a lo largo del año siguiente, visitaría los de otras grandes ciudades del país asiático. Su más reciente exposición personal, la que en 2018 se ofreció en el Palacio de Gaviria de Madrid.

Sí, en cambio, muchas obras de Naranjo en cuantiosas exposiciones colectivas, ciertas de ellas de gran importancia, como la que, con el nombre de "Realismos: Arte Contemporáneo Español", organizada por el prestigioso diario Asahi Shimbun, tuvo lugar en 1991-92 en las Salas-Museo Takashimaya de Tokio, Osaka, Kioto y Yokohama (Japón), o la de "La apariencia de lo real: Cincuenta años de Arte Realista en España (1960-2010)", en el Museo Carmen Thyssen de Málaga. Así como la que durante varios años y con el título "Realidades de la Realidad" pudo verse en distintos puntos de España.

Figuran obras de Eduardo Naranjo en innumerables colecciones privadas (la importante Colección Masaveu llegó a reunir más de una veintena). Y en no pocos museos: el Museo de Arte Contemporáneo de Nagasaki (Japón), The Modern Graphic Art Museum de El Cairo (Egipto) o la Colección Rockefeller de Nueva York (EEUU). En España, sus pinturas y grabados se hacen presentes en el Museo Artium de Vitoria, en el de Bellas Artes de Gijón, en el MUBA de Badajoz... Y cómo no, las que donó para goce de todos al Museo Nacional Reina Sofía, hoy cedidas provisionalmente al MEIAC, también de la ciudad extremeña, en el que además hay otras obras suyas, mayormente gráficas y algunos de los dibujos de su Poeta en Nueva York. Cabe aquí también mencionar su retrato de Antonio Hernández Gil, en la Galería de presidentes del Congreso de los Diputados, el de Álvaro Rodríguez Bereijo en el Tribunal Constitucional y el de Juan Ignacio Barrero en el Senado.

Premios y reconocimientos[editar]

Galería de obras[editar]

Enlaces externos[editar]


  1. «pintor eduardo naranjo». eduardonaranjo.es. Consultado el 29 de octubre de 2018.