Divina Pastora de Cantillana

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Imagen de la Divina Pastora

La Divina Pastora de las Almas de Cantillana (Sevilla) es una talla religiosa de principios del siglo XVIII, atribuida al imaginero sevillano Francisco Ruiz Gijon. La escultura se encuentra en la Iglesia Parroquial de la localidad de Cantillana, provincia de Sevilla, España y es titular de la Pontificia, Real, Ilustre, Franciscana y Muy Antigua Hermandad del Santo Rosario de la Divina Pastora de las Almas y Redíl Eucarístico.[1]​ La advocación de la Divina Pastora de las Almas fue creada en 1703 tras una visión, por el sacerdote capuchino Fray Isidoro de Sevilla, de gran devoción hacia María.[2][3]

La imagen llegó a Cantillana en el primer cuarto del siglo XVIII y recibe culto desde entonces en la Iglesia Parroquial de esta localidad donde fue fundada y está establecida su Hermandad. Fue ubicada en varios retablos, hasta que en 1901, con el beneplácito del Arzobispo de Sevilla, Don Marcelo Spínola y Maestre, se realizó el definitivo camarín que hasta hoy la acoge, donde está acompañada por un grupo escultórico de varias ovejas representando la grey de Cristo formada por la Iglesia triunfante, la Iglesia purgante y la Iglesia militante, la imagen de San Miguel Arcángel como mayoral del Rebaño de la Divina Pastora y un Niño de Dios de muy buen talla de escuela sevillana , conocido popularmente como el "Pastorcito Divino".[4]

Iconografía de la imagen[editar]

Rostro de la Divina Pastora.

Atribuida al escultor sevillano Francisco Ruiz Gijon, es una talla de principios del siglo XVIII, de 1,07 metros de altura, ricamente estofada y policromada, que representa a la Virgen María en la Dulce Advocación de Divina Pastora de Nuestras Almas. El carácter tan infantil y aniñado, delatan a una joven de no más de 15 años. Este carácter infantil es preferido en el Barroco Sevillano, por la eterna juventud que representa. Abunda la ornamentación de rocalla en toda la imagen, tanto en el tratado del estuco como del estofado. La imagen se muestra en sus ropajes, ceñida y envuelta por un manto verde, con pellica, túnica roja, camisa salmón y camisa blanca de interior, todo esto acorde a las modas propias y a la advocación que se representa.

Fiestas y Cultos[editar]

Rosarios Públicos[editar]

Este es el culto que durante todo el siglo XVIII y hasta principios del s. XX celebró esta Corporación con más asiduidad, en principio su frecuencia era semanal y paulatinamente se fue distanciando más la celebración de este tipo de actos públicos. La forma en que estos salen a la calle es la primitiva: cruz de guía, faroles y el simpecado con la representación de la Divina Pastora. En principio y hasta mitad del siglo XX estos eran de mujeres. Actualmente se realizan cinco Rosarios Públicos a lo largo del año:

- Rosario de la Aurora: Se celebra siempre el tercer domingo de mayo, conmemorando la fiesta litúrgica de la Madre del Buen Pastor.

- Rosario de la Víspera y de la última noche de Novena: Son los Rosarios más lujosos y con más antigüedad que se celebran en la Hermandad, estos se celebran el 7 de septiembre y el último día del novenario a la Pastora. Estos Rosarios salen y entran en la iglesia parroquial, haciendo un recorrido por las calles de la Villa, toda engalanada con motivo de las fiestas mayores.

- Rosario preparatorio de la Romería: Se celebra el jueves anterior a la Romería, a este asisten hombres y mujeres portando velas.

- Rosario por la Aldea de la Divina Pastora: En la medianoche del sábado de Romería, el simpecado rojo, recorre las calles de la aldea de la Divina Pastora. Es el único Rosario que entra y sale del Santuario Pastoreño. A él asisten todos los hermanos y hermanas portando velas y vistiendo el típico traje corto andaluz y el traje de flamenca. El simpecado hace el recorrido acompañado por luces de bengalas.

El 8 de Septiembre[editar]

Divina Pastora en la Calle Martín Rey

La celebración principal de la Institución y más popular de la villa de Cantillana, se celebra entorno al día 8 de septiembre, fiesta de la Natividad de la Santísima Virgen María. En la mañana de este día tiene lugar una Solemnísima Función Principal de Instituto, convirtiéndose anualmente en el culto interno más multitudinario de Cantillana y su comarca, apareciendo el Templo Parroquial, uno de los mayores del territorio, abarrotado, literalmente, de fieles.

Este mismo día, al anochecer, sale en procesión solemne desde la Parroquia, la venerada imagen de la Divina Pastora, recorriendo entre el fervor de sus hijos las principales calles de la villa, profusamente decoradas con banderas, luces y arcos triunfales para la ocasión. El punto culminante de la procesión, tiene lugar en la popular calle de Martín Rey, donde la Virgen es descubierta de su sombrero de Pastora por un sacerdote, ante el entusiasmo enfervorizado de todo su pueblo.

En torno al día 8, se celebra desde antiguo devota y Solemne Novena en honor a la Pastora de las Almas, dando comienzo el primer sábado de septiembre para finalizar el segundo domingo. Estos cultos tienen lugar en el Altar Mayor de la Parroquia, instalándose delante de su retablo el "Risco" un altar genuino de la advocación pastoreña y que se remonta al siglo XVIII, siendo Cantillana el único lugar del mundo donde se ha mantenido desde entonces. Todo el Templo, a su vez, es exornado con ricas colgaduras de damasco y terciopelo rojo, gran número de arañas de cristal y otros enseres.

La Romería al Santuario[editar]

Romería de la Divina Pastora

Como clausura de los cultos que la Hermandad de la Divina Pastora de las Almas celebra en septiembre, el último fin de semana de este mes, tiene lugar la tradicional y típica Romería al Santuario de la Divina Pastora, Ermita propiedad de la Institución situada en la aldea de Los Pajares, del término municipal de Cantillana.

Sale desde la Parroquia una carreta de plata, portando el Simpecado de la Divina Pastora o su imagen en los años que así lo establecen las Reglas, los terminados en 0 y en 5, acompañada de miles de romeros y cientos de caballistas, ataviados con trajes típicos, que convierten a este, en la celebración más multitudinaria y afamada de la comarca.

Mayo Pastoreño[editar]

La tercera semana de mayo, conmemorando la Fiesta de la Madre del Buen Pastor, se celebra un Solemne Triduo que comienza el miércoles de esta semana y concluye el viernes de la misma. Para estos cultos la imagen de la Divina Pastora es colocada en un retablo portátil en el presbiterio del Altar Mayor. La tarde del sábado, y en el mismo Altar Mayor, se celebra la Solemne Función Religiosa. Al alba del domingo sale desde la Parroquia hasta la Ermita de la Pastora el Rosario de la Aurora. A la llegada del Rosario a la Ermita se celebra Santa Misa y a partir de las doce del mediodía la imagen de la Divina Pastora queda expuesta en devoto Besamanos en el presbiterio del Altar Mayor de la Parroquia donde además recibe la ofrenda floral de los niños y niñas de la Hermandad vestidos con ropas pastoriles.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Blog Yo soy Pastoreño http://yosoypastoreño.blogspot.com
  2. Fray Isidoro de Sevilla (2012). La Pastora Coronada (Edición y estudios con nuevos datos sobre el origen de la Divina Pastora) [1]. Sevilla: Vitela. 
  3. León Carlos Álvarez Santaló, María Jesús Buxó Rey, Salvador Rodríguez Becerra: La religiosidad popular: Hermandades, romerías y santuarios. III, Volumen 3. Anthropos Editorial, 2003
  4. La Imagen de la Divina Pastora de Cantillana (estudio histórico artístico) Rvdo. P. Álvaro Román Villalón