Dánae recibiendo la lluvia de oro (Tiziano)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Dánae recibiendo la lluvia de oro»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Dánae recibiendo la lluvia de oro
(Danae riceve la pioggia d'oro)
Tizian - Danae receiving the Golden Rain - Prado.jpg
Autor Tiziano, hacia 1565
Técnica Óleo sobre lienzo
Estilo Renacimiento (Quinquecento)
Tamaño 129,8 cm × 181,2 cm[1]
Localización Museo del Prado, Madrid, Flag of Spain.svg España
[editar datos en Wikidata]

Dánae recibiendo la lluvia de oro es un cuadro pintado en el siglo XVI por Tiziano, y ahora expuesto en el Museo del Prado.

Se trata de una versión tardía, de hacia 1565, de un tema repetidamente tratado por Tiziano y su taller. Hasta fecha reciente se sobreentendía que este cuadro fue el que Felipe II encargó como pareja de otro igualmente conservado en el Prado: Venus y Adonis. Nuevas investigaciones han desvelado que esta Dánae no perteneció a Felipe II sino que fue adquirida por Velázquez en Italia hacia el año 1630. La Dánae de Felipe II es otra que salió de la colección real española al ser sustraída por José Bonaparte. Ahora se conserva en Londres (Apsley House, colección privada de los Duques de Wellington).

Tiziano es el maestro indiscutible de la escuela veneciana. En esta Dánae logra como nunca en la historia de la pintura que aire, luz y tratamiento de los colores sean imprescindibles para la expresividad del cuadro.

Con el nombre de «Poesías», denominó Tiziano a un grupo de seis cuadros, destinados a Felipe II, entonces aún príncipe, de los que los dos primeros fueron Dánae recibiendo la lluvia de oro (versión de Londres) y Venus y Adonis (versión Prado). Ambos diseños ya habían sido plasmados por Tiziano en otros cuadros, y posteriormente surgieron de su taller varias versiones más. Los otros lienzos de la serie para Felipe II fueron El rapto de Europa (Isabella Stewart Gardner Museum, Boston), Diana y Acteón y Diana y Calisto (ambos vendidos recientemente por el duque de Sutherland a la Galería Nacional de Escocia y a la National Gallery de Londres) y Andrómeda y Perseo (Colección Wallace, Londres).

Tiziano escribe al rey en 1553 a raíz del envío de la obra de Venus y Adonis en estos términos:

...y, porque en la Dánae que ya envié a Vuestra Majestad se veía la parte delantera, he querido en esta otra poesía variar y hacerla mostrar la contraria parte para que resulte la habitación en la que han de estar más graciosa a la vista".

Tiziano solía repetir los temas que más éxito tenían. Esta Dánae recibiendo la lluvia de oro es al menos la tercera versión autógrafa de un diseño que Tiziano plasmó primero en un cuadro conservado en el Museo de Capodimonte de Nápoles, y después en la versión para Felipe II ahora perteneciente a los Duques de Wellington. Existen diferencias notables entre los tres cuadros, tanto en sus figuras y elementos como en el tipo de pincelada. La versión del Prado es la más tardía, y varios documentos prueban que no pudo ser la perteneciente a Felipe II. Velázquez hubo de comprarla en Génova, durante su primer viaje a Italia (1629-31), y consta que al regresar a Madrid se la vendió a Felipe IV. Posiblemente fue el pintor sevillano quien decidió emparejar en el Alcázar de Madrid el cuadro de Venus y Adonis con la versión de Dánae que él había aportado, y la de Felipe II, peor conservada, se trasladó al Palacio del Buen Retiro. De allí hubo de sustraerla José Bonaparte.

Versión del Museo de Capodimonte, Nápoles.

El tema de la obra representa el mito de la seducción de Dánae,por parte de Zeus que se presenta en forma de lluvia de oro para llegar a la doncella encerrada en una torre por su padre, el rey de Argos, para que no se cumpliera la terrible predicción según la cual su nieto lo mataría. Inspirada en la Metamorfosis de Ovidio, Tiziano realizó esta pintura para Felipe II junto a otras que en su correspondencia calificaban de "poesías" antes que cuadros. Tiziano realiza la composición de la obra con una perfecta conjunción de sus elementos: Zeus en forma de lluvia se dirige hacia Dánae y la sirvienta se apresura a recoger las monedas, dejando claro que aquella va a aceptar la proposición. La figura central está recostada sobre la cama, con las piernas dobladas. A su derecha hay un perro pequeño, que se reputa un atributo de la cortesana. En la parte derecha hay una criada. Tanto la mirada de Dánae, como la de la vieja y la lluvia de oro convergen en el centro del cuadro, aunque la protagonista indiscutible es la joven, iluminada por una luz sobrenatural. Además, el contraste entre las dos figuras resalta la belleza, el candor y el abandono de la joven. Atendiendo a los elementos plásticos conocida la anécdota en que Miguel Ángel reprochó a Tiziano la escasa atención que dedicaba al dibujo. De hecho, este cuadro es un perfecto ejemplo de cómo los diferentes elementos se definen no por los trazos, sino por la luz y el tratamiento del color. Nadie hasta entonces había tratado la luz con tanta profundidad: es la bella y sobrenatural luz dorada procedente del cielo la que bañando el cuerpo desnudo lo convierte en protagonista absoluto del cuadro. Los efectos aplicados a la lluvia de oro intensifican la impresión de una atmósfera irreal que no es de este mundo. La sensualidad de la escena se intensifica con la aplicación de un sfumato, apreciable especialmente en los contornos de Dánae. El colorido, rico, denso y cálido, contribuye al efectismo del conjunto Estas figuras se sitúan en un espacio indefinido, ni exterior ni interior; se ven las cortinas y las nubes al fondo.

En esta obra se percibe la influencia de Giorgione en la posición del desnudo, pero la pincelada es mucho más suelta, casi impresionista, lo cual sintoniza con la evolución de Velázquez en su madurez y ayuda a explicar que eligiese el cuadro para llevárselo al rey.

En definitiva, nadie como Tiziano hasta entonces había combinado el tratamiento de la luz y el uso de colores muy intensos, apreciables por ejemplo en el rojo intenso de la colcha que destapa a Dánae. El veneciano fue además el primer pintor moderno, cuya nueva concepción del oficio, hizo nacer en torno a él, una nueva profesión: la de marchante de arte.

Referencias[editar]

  1. de Antonio, Trinidad; Riello, José (2012). Guía de visita. Museo del Prado. p. 20. ISBN 978-84-8480-137-5. 

Bibliografía[editar]

Enlaces externos[editar]