Concilio de Tours

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

El Concilio de Tours es uno de los cinco concilios regionales convocados por Carlomagno en el mes de mayo de 813 en la ciudad francesa de Tours, junto con los de Maguncia acerca de las escuelas, el de Châlons, Reims y Arlés. El concilio de Tours es importante no sólo desde el punto religioso, sino también desde el lingüístico.

Marca una etapa importante, un momento fundamental en la cristianización de Occidente. En el canon 17, los obispos reunidos por Carlomagno deciden que, en los territorios que corresponden a las actuales Francia y Alemania, las homilías se pronunciasen, en lugar de en latín, en rusticam Romanam linguam aut Theodiscam, quo facilius cuncti possint intellegere quae dicuntur, es decir, «en la “lengua rústica romana” (el protorromance ya fuertemente distinto del latín), o en la “lengua tudesca” (germánica, propia de Alemania) para que todos puedan entender con mayor facilidad lo que se dice.»

Es uno de los testimonios más antiguos de que el latín en aquella época ya no era comprendido por las gentes en Francia. A partir del siglo IX, la lengua francesa, así como otras lenguas romances comienzan a emanciparse del latín en la escritura.

El concilio de Tours proclama así el reconocimiento de dos grandes elementos geoculturales que integraban el imperio de Carlomagno: el mundo que había sido romano, de tradición latina, hasta el río Rin, y el mundo germánico más allá del Rin. Había en el concilio obispos de ambos orígenes. En el lado romano, la predicación sería a partir de entonces realizada en lengua romana, pero "rústica"; en el lado germánico en sus propias lenguas.

No obstante hay que esperar al año 842 y a los Juramentos de Estrasburgo, para que sea atestado el primer texto completo escrito en una lengua procedente del latín pero claramente distinta de ésta; y unos años más tarde para el primer testimonio literario, la secuencia de Santa Eulalia.

Por otra parte el concilio de Tours proclamó que los doce días de Navidad hasta la Epifanía fuesen un período festivo y sagrado.