Cerebro triúnico

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Complejo reptiliano»)
Saltar a: navegación, búsqueda

El “cerebro triúnico” o "cerebro triuno" es un modelo para el cerebro y comportamiento de los vertebrados, propuesto por Paul MacLean en la década de los 60s para explicar la función de los rastros de evolución existentes en especialmente la estructura del cerebro humano. En este modelo, el cerebro se divide en tres cerebros separados que tienen su propia inteligencia especial, subjetividad, sentido de tiempo y espacio, y memoria.[1]​ El cerebro triúnico consiste en el complejo reptiliano, el sistema límbico, y el neocórtex. Sin embargo, esta hipótesis ha dejado de ser abogada por la mayoría de los investigadores en neuroanatomía evolutiva comparativa de la era post-2000.[2][3]

El complejo-R[editar]

El complejo-R, también conocido como el "cerebro reptiliano", incluye el tronco del encéfalo y el cerebelo. La frase "cerebro reptiliano" deriva del hecho que el cerebro de un reptil es dominado por el tronco encefálico y el cerebelo, que controla el comportamiento y el pensamiento instintivos para sobrevivir. Este cerebro controla los músculos, equilibrio y las funciones autonómicas (p. ej., respiración y latido del corazón).[1]​ Por consiguiente, es principalmente reactivo a estímulos directos. MacLean ilustra esta función, al sugerir que organiza los procesos involucrados en el regreso de las tortugas marinas al mismo terreno de crianza de años atrás.[cita requerida]

El sistema límbico[editar]

MacLean por primera vez introdujo el término "sistema límbico" en un estudio en 1952. Esta porción del cerebro deriva del "cerebro viejo del mamífero".[1]​ El sistema límbico es el origen de las emociones. Cuando esta parte del cerebro es estimulada, tal como por corriente eléctrica ligera, las emociones son producidas.

MacLean observa que todo en el sistema límbico es "agradable o desagradable". La supervivencia está basada en una forma evasiva de dolor (desagradable) y una forma recurrente de placer (agradable).[1]

El sistema límbico incluye la amígdala, el hipotálamo, y el hipocampo. El sistema límbico tiene que interactuar con el neocórtex porque no puede funcionar completamente solo. Necesita interaccionar con el neocórtex para procesar las emociones.[cita requerida]

El neocórtex[editar]

El neocórtex, también conocido como «corteza cerebral», se encuentra únicamente en el cerebro de mamíferos, incluyendo los seres humanos. El neocórtex es responsable de la ejecución de las funciones del cerebro de carácter superior, que abarcan la cognición, la percepción sensorial y el sofisticado control motriz.[4]​ La evolución del neocórtex en mamíferos se considera un avance clave que permitió las funciones cognitivas más elevadas,[5]​ es decir, el lenguaje, el pensamiento avanzado, el razonamiento, y la sapiencia. Paul MacLean consideraba su aparición como el paso más reciente en la evolución del cerebro de los mamíferos, lo que les confería la habilidad para el lenguaje, la abstracción, la planificación y la percepción.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. a b c d Kazlev, et al., M. Alan (19 de octubre de 2003). «The Triune Brain.». KHEPER. Consultado el 25 de mayo de 2007. 
  2. Patton, Paul (December, 2008). «One World, Many Minds: Intelligence in the Animal Kingdom». Scientific American. Consultado el 29 de diciembre de 2008. «The traditional ideas about sequential brain evolution appeared, for example, in the late neuroscientist and psychiatrist Paul D. MacLean’s triune brain model, formulated in the 1960s. MacLean’s model promoted the belief that the human brain contains a “reptilian complex” inherited from reptilian ancestors. Beginning in the 1980s, the field of comparative neuroanatomy experienced a renaissance. In the intervening decades evolutionary biologists had learned a great deal about vertebrate evolutionary history, and they developed new and effective methods of applying Darwin’s concept of the tree of life to analyze and interpret their findings. It is now apparent that a simple linear hierarchy cannot adequately account for the evolution of brains or of intelligence.» 
  3. Kiverstein, J., & Miller, M. (2015). The embodied brain: towards a radical embodied cognitive neuroscience. Frontiers in Human Neuroscience, 9, 237. http://doi.org/10.3389/fnhum.2015.00237
  4. Lodato, Simona; Arlotta, Paola (13 de noviembre de 2015). «Generating Neuronal Diversity in the Mammalian Cerebral Cortex». Annual Review of Cell and Developmental Biology (en inglés) 31 (1): 699-720. PMC 4778709. PMID 26359774. doi:10.1146/annurev-cellbio-100814-125353. «The neocortex is the part of the brain responsible for execution of higher-order brain functions, including cognition, sensory perception, and sophisticated motor control». 
  5. Lui, Jan H.; Hansen, David V.; Kriegstein, Arnold R. (2011). «Development and Evolution of the Human Neocortex». Cell 146 (1): 18-36. PMC 3610574. PMID 21729779. doi:10.1016/j.cell.2011.06.030. «Evolution of the neocortex in mammals is considered to be a key advance that enabled higher cognitive function.» 

Bibliografía[editar]

  • Gardner, Russell; Cory, Gerald A. (2002). The evolutionary neuroethology of Paul MacLean: convergences and frontiers. Nueva York: Praeger. ISBN 0-275-97219-4. OCLC 49649452. 
  • Kral, V. A.; MacLean, Paul D. (1973). A Triune concept of the brain and behaviour, by Paul D. MacLean. Including Psychology of memory, and Sleep and dreaming; papers presented at Queen's University, Kingston, Ontario, February 1969, by V. A. Kral [et al. Toronto]: Published for the Ontario Mental Health Foundation by Univ. of Toronto Press. ISBN 0-8020-3299-0. OCLC 704665. 
  • MacLean, Paul D. "Brain Evolution Relating to Family, Play, and the Separation Call". Arch. Gen. Psychiatry 42: 405-417, 1985.
  • MacLean, Paul D. (1990). The triune brain in evolution: role in paleocerebral functions. Nueva York: Plenum Press. ISBN 0-306-43168-8. OCLC 20295730.