Cogitationes poenam nemo patitur

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

La expresión latina cogitationis poenam nemo patitur se usa en el ámbito del Derecho penal para expresar que solamente una conducta, y no un simple pensamiento, puede ser constitutiva de delito.

Su traducción sería «nadie puede ser penado por sus pensamientos». Según esto, pensar en robar algo no es castigable, mientras que la comisión de un robo sí lo es. Este principio del derecho romano asume que ningún pensamiento o deseo de un ser humano puede delinquir, sino hasta que esta manifestación de pensamiento o deseo se exterioriza provocando, esta una conducta injusta que causa un daño a un bien jurídico tutelado.

Véase también[editar]