Cayo Valerio Levino

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Cayo Valerio Levino (en latín, Gaius Valerius Laevinus) fue un político y militar de la República Romana que ocupó el consulado en el año 176 a. C. en reemplazo del cónsul Cneo Cornelio Escipión Hispalo.

Era hijo del consular Marco Valerio Levino y por parte de madre era hermanastro de Marco Fulvio Nobilior, el cónsul del año 189 a. C.

Acompañó a Nobilior al asedio de Ambracia en ese año, y los etolios, que habían tenido lazos de amistad con su padre, lo eligieron como su patrón ante el cónsul y Nobilior permitió su mediación. Debido a esto, concedió a los ambraciotas y a la Liga Etolia términos inusualmente favorables, y lo envió con los delegados a Roma para que el Senado y el pueblo romano ratificara la paz.

En 179 a. C. Levino fue uno de los cuatro pretores nombrados según la ley Bebia[1]​ y obtuvo como provincia la isla de Sardinia.

En 176 a. C. el cónsul Cneo Cornelio Escipión Hispalo murió repentinamente durante el ejercicio de su cargo y Levino fue nombrado cónsul en su lugar. Ansioso por una distinción militar, sólo tres días después abandonó Roma para tomar el mando de la legión de Liguria y derrotó a los lígures en el año 175 a. C.

En 174 a. C. fue enviado con otros comisionados a Delfos para aclarar algunos problemas internos entre los etolios. En el año 173 a. C. el Senado lo envió a la corte macedonia, para observar los movimientos del rey Perseo, y después a Alejandría para renovar la alianza con Ptolomeo VI Filometor. En 172 a. C. volvió a Roma procedente de Grecia.

Optó a la censura en el año 169 a. C. pero no fue elegido.[2]


Referencias[editar]

  1. Liv. xl. 44; Fest. s. v. Rogat., Comp. Meyer. Or. Rom. Fragm. p. 62
  2. Polyb. xxii. 12. § 10, 14. § 2; Liv. xxxviii. 9, 10, xl. 44. xli. 25, xlii. 6, 17, xliii. 14
Precedido por:
Cneo Cornelio Escipión Hispalo y Quinto Petilio Espurino
Cónsul (sufecto) de la República Romana junto con Quinto Petilio Espurino
176 a. C.
Sucedido por:
Publio Mucio Escévola y Marco Emilio Lépido