Castillo de Gauzón

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
El Peñón de Raíces, donde se asentaba el castillo de Gauzón

El castillo de Gauzón está situado en el concejo de Castrillón (Asturias).

Hoy en día el castillo está prácticamente desaparecido, en parte debido a que gran parte de las piedras que lo conformaban fueron sacadas por los habitantes de la zona para construir casas, etc[cita requerida]. El castillo tiene para la historia de Asturias una singular importancia debido a que en él se recubrió de piedras preciosas la Cruz de la Victoria.


El casillo de Gauzón, la fortaleza más emblemática de los reyes de Asturias, se localiza en el Peñón de Raíces (Castrillón). Desde su emplazamiento dominaba la ría de Avilés y la línea de costa. En tiempos pasados el mar llegaba a los pies del promontorio. Cuando la marea descendía, quedaba a la vista una amplia superficie de dunas y marismas. En 1972-77, Vicente José González García dirigió las primeras excavaciones. Desde el año 2007 se está llevando a cabo un Proyecto de Excavaciones Arqueológicas.

El asentamiento tardoantiguo (siglos VI/VII-VIII d. C.): los orígenes del reino de Asturias[editar]

Las excavaciones arqueológicas han permitido recuperar construcciones de un asentamiento con fechas más antiguas de los siglos VI-VII d. C. Corresponden a muros de piedra y mortero de cal y a diversos indicios de ocupación. Estas evidencias suponen la prueba de un enclave ligado a una clase social poderosa que habría de jugar un protagonismo esencial en la formación del reino de Asturias.

El castillo de Gauzón: una fortaleza de los reyes de Asturias (siglos VIII-X)[editar]

A partir de los siglos VIII-IX, los reyes de Asturias transforman el asentamiento, empleando los diseños arquitetros de anchura, con un sistema de cimentaciones muy complejo en el que se emplearon vigas de madera. Una de ellas ha podido datarse en el siglo VII d. C. Los reyes de Asturias construyeron en los siglos VIII-IX una puerta monumental cuya planta tiene forma de U,con dos muros o brazos salientes que flanquean y protegen la entrada.

El espacio palatino: las habitaciones de los reyes y la iglesia de San Salvador[editar]

En pleno corazón de la fortaleza, los monarcas edificaron arquitecturas que reproducían la organización de sus palacios en las sedes regias. Estas obras pueden asociarse al reinado de Alfonso III y Jimena (866-910). Por una parte, un espacio privado dotado de una sala central con un hogar o chimenea en el ángulo y comunicado con éste, una dependencia que puede interpretarse como baño, con canales de desagüe, entalles donde se alojarían recipientes de madera y un estanque con bordes de ladrillo. Ambos espacios contaban con pavimentos de hormigón (”opus signinum”) y paredes pintadas y constituyen un testimonio único en la arquitectura prerrománica. Este pequeño palacio se complementa con una iglesia dedicada a San Salvador y consagrada por tres obispos a finales del siglo IX. Del espacio religioso se están recuperando diversos muros,además de restos de la necrópolis asociada

La torre real[editar]

Junto a la puerta de entrada y superponiéndose a una de las construcciones de los siglos VI-VII d. C., los monarcas asturianos edificaron una torre de planta rectagunlar (8.7 x 4.5 m) que emplea piedra trabajada en su muro sur. Este verdadero emblema de la autoridad real disponía en su interior de paredes pintadas con un color anaranjado.

La Cruz de la Victoria y el espacio metalúrgico[editar]

Un amplio callejón con suelos de arcilla permitía llegar desde la puerta hasta la zona privada del rey. En ese callejón trabajaron durante los siglos VIII-IX artesanos que fabricaban armas, herramientas y posiblemente joyas, disponiendo de una pequeña fragua y de otras infraestructuras. En el año 908 los reyes Alfonso III y Jimena ordenaron confeccionar en el castillo la Cruz de la Victoria, actual símbolo del Principado de Asturias.

La plataforma inferior: siervos, artesanos, caballos[editar]

A los pies del espacio real, en una plataforma de mayor tamaño, los indicios arqueológicos se relacionan con un asentamiento más modesto, dotado de suelos de arcilla y construcciones con postes de madera. Es probable que funcionara como alojamiento de siervos al servicio de los reyes o artesanos destinados a las obras del castillo. Los restos de herraduras y clavos de herraje indican que también seguardaban caballos.

La época condal: siglos X-XII[editar]

A partir del siglo X, el castillo se convierte en residencia del representante real o conde y gobierna el alfoz de Gozón. En 1132, uno de estos condes, Gonzalo Peláez, se rebela contra el rey Alfonso VII y la fortaleza sufre un asedio. En esta época, las obras atestiguadas obedecen a una reorganización de la puerta de entrada,que se ensancha, y a varias compartimentaciones en el interior.

La orden de Santiago y la decadencia (siglos XIII-XV)[editar]

En el año 1222, el rey Alfonso IX dona el castillo a la orden de Santiago. El castillo penetra en un período de ocaso, perdiendo su poder político. Se producen derrumbes de muros y entre el siglo XIV y el XV, en un período de conflictos militares, parte de la puerta y de la muralla son desmanteladas. En el siglo XV la fortaleza se encuentra abandonada y se transforma en encerradero de ganado.

La vida cotidiana[editar]

Los miles de objetos encontrados durante las excavaciones permiten conocer el día a día de la fortaleza. En la alimentación de los soldados despunta la importancia del marisco (ostras, berberechos) y hay también indicios de que practicaron la caza. Por otra parte, junto al instrumental bélico de la guarnición (puntas de flecha, cuadrillos de ballesta, dardos y restos de espadas) y otros utensilios (cuchillitos, afiladores...), resultan muy evocadores algunos hallazgos vinculados a los momentos de ocio (dados de hueso, tablero de alquerque, origen de nuestro tres en raya). Finalmente, cabe destacar la presencia de objetos de lujo propios del modo de vida aristocrático (alfileres y pendientes de bronce,acicates,cuentas de pasta vítrea,cerámicas francesas..).

La fortaleza es objeto de trabajos de recuperación arqueológica, que han dado sorprendentes datos relativos a la fecha de construcción del castillo. Los historiadores fechaban la construcción durante el siglo IX basándose en crónicas, pero las últimas pruebas con carbono 14 datan la construcción a mediados del siglo VII.[1]

Referencias[editar]

  1. González, José L. (1 de febrero de 2008). «La datación de los restos encontrados en El Peñón de Raíces obliga a revisar la creación del reino de Asturias». La Voz de Avilés. Consultado el 1 de noviembre de 2011. 

[1]

  1. Iván Muñiz López y Alejandro García Álvarez http://www.ayto-castrillon.es/pub/documentos/documentos_diptico_gauzon_629e4709.pdf