Avant-garde metal

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Avant-garde metal
Orígenes musicales Metal progresivo
Heavy metal
Rock experimental
Orígenes culturales Mediados de la década de 1980 en Europa central.
Popularidad Muy baja en los círculos populares, media-baja en la escena underground.
Subgéneros
Post-metal, drone metal

El avant-garde metal, metal experimental, metal vanguardista o art metal, es un subgénero del heavy metal caracterizado por el uso de elementos vanguardistas, la experimentación y el uso de sonidos, estructuras e instrumentos poco comunes.

Características[editar]

El término avant-garde metal engloba a las bandas y músicos que "incorporan innovadores elementos en el heavy metal, que rompen las convenciones, derriban muros y cruzan fronteras".[1] Este género fue también descrito como "el arte de crear profundas y extrañas atmósferas mediante la experimentación con nuevos instrumentos y sonidos, voces extrañas, estructuras no convencionales, ritmos y armonías, letras inusuales y diseños poco comunes" o, alternativamente, "interpretaciones progresivas, psicodélicas, surrealistas, fantasmagóricas, expresionistas, disonantes o extravagantes del heavy metal".[1]

Michael Haas, miembro de la banda austriaca Angizia, denota que el avant-garde es "un distanciamiento consciente de la escucha tradicional y de los hábitos de composición",[2] mientras que Svein Egil Hatlevik, de Fleurety, identifica al avant-garde metal como "una ideología estética" para "hacer música que es más que metal medio". También piensa que el heavy metal es "un campo en el que tiene sentido ser vanguardista" porque "es uno de los campos artísticos más conservadores del mundo".[3] Sin embargo, no todo el mundo está de acuerdo en emplear este término para definir un subgénero del heavy metal. Jeff Arwadi, de la banda Kekal, avisa que "cuando un subgénero se establece no hace más que crear límites, y no creo que sea sabio intentar establecer un subgénero que límite la creatividad y la expresión".[4] Chlordane de The Amenta discrepa con la tendencia de considerar avant-garde a "cualquiera que haga algo ligeramente raro", arguyendo que el término sólo debería emplearse cuando una banda está "empujando la música hacia adelante", insinuando que el mero hecho de incluir música clásica en el heavy metal no es avant-garde puesto que "ya se ha hecho", "no es nuevo" y "no ofrece nada".[5]

Diferencias con el metal progresivo[editar]

Aunque tanto el metal progresivo como el avant-garde metal están a favor de la experimentación y de las ideas peculiares, hay diferencias bastante reconocibles entre ambos géneros. La experimentación en el metal progresivo se basa mayormente en tocar ritmos y estructuras complejas con instrumentos tradicionales. Para el avant-garde metal, la experimentación se basa en el uso de instrumentos y sonidos poco comunes. El metal progresivo también pone más énfasis en la interpretación y el virtuosismo, mientras que el avant-garde metal es menos ortodoxo y tiende a cuestionar muchos de los estándares de la música. Varias bandas de avant-garde metal son minimalistas, algo que entra en contraposición con la filosofía del metal progresivo.

Referencias[editar]

  1. a b Nieder-wiesen 2007, p. 4.
  2. Jobst. «Angizia: A World Of Their Own». Avantgarde-metal.com. Consultado el 27 de marzo de 2008.
  3. Olivier, Côté. «Fleurety: Far Away From Any Messianic Complex». Avantgarde-metal.com. Consultado el 27 de marzo de 2008.
  4. Niederwieser, Chrystof. «Kekal: The Light At The End Of The Tunnel». Avantgarde-metal.com. Consultado el 27 de marzo de 2008.
  5. Jegger. «The Amenta: A Virus For Dissidents». Avantgarde-metal.com. Consultado el 27 de marzo de 2008.

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]