Apoyo social

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

El apoyo social es una serie de recursos psicológicos (proveniente de otras personas) que son significativas para un individuo y que lo hacen sentirse estimado y valorado.[1]​ Están compuestas por transacciones interpersonales que implican la expresión de afectos positivos y la provisión de ayuda o asistencia a una o más personas. Esto permite que las necesidades sociales básicas de un individuo sean satisfechas por medio de la interacción con otros.[1]

Existe cierta evidencia acerca del apoyo social como uno de los principales determinantes del bienestar subjetivo, ya que el individuo se siente más querido, más satisfecho consigo mismo y con mayor tolerancia al estrés, recursos que son vitales para elegir estrategias de afrontamiento adecuadas según la situación.[2]

Dimensiones del apoyo social[editar]

El apoyo social es visto por algunos autores como un concepto multidimensional. Esto lo define como la totalidad de recursos provistos por otras personas y que se pueden distinguir las siguientes dimensiones:[3]

  • Dirección recibida o provista
  • Disposición disponible o ejecutada
  • Contenido emocional, instrumental, informativo y/o evaluativo
  • Red social donde se encuentra (familia, amigos, vecinos, compañeros y/o comunidad)

Por otra parte, se sugiere que se contemple de manera tridimensional:[4]

  • Grado de integración social: análisis de redes sociales que constituyen al individuo en relación con los otros.
  • Apoyo social percibido: Confianza de los individuos hacia la disponibilidad del apoyo social.
  • Apoyo social provisto: las acciones que otros individuos realizan para proveer asistencia a un otro.

Finalmente, otros señalan que el apoyo social como tal no es medible, sino que hay conceptos relacionados a ello que sí se pueden medir:[5]

  • Recursos de la red social de apoyo (conjunto de personas que rutinariamente asisten a un individuo en caso de necesidad).
  • Conductas de apoyo (actos específicos de apoyo).
  • Valoración del apoyo (evaluación subjetiva respecto a la cantidad y contenido de los recursos de apoyo disponibles).
  • Orientación del apoyo (percepción sobre la utilidad y los riesgos de buscar y encontrar ayuda en una red social).

Por el momento no hay una definición única y sólida; además de que es tratado como un fenómeno complejo y compuesto por varias dimensiones, que se asocia con la salud de los individuos. Sin embargo, y a pesar de la controversia generada, la mayoría de las investigaciones coinciden en que el apoyo social juega un papel crucial en los niveles de salud y bienestar del individuo, en forma directa o indirecta, y sobre todo en el desarrollo de conductas adaptativas ante situaciones de estrés.[6]

Beneficios en la salud[editar]

Se sostiene que el apoyo social produce ciertos efectos positivos en la salud, principalmente en el estrés, donde es capaz de proteger a un individuo de los factores patógenos que pueden producir los eventos estresantes.[7][8]​ Se postula que el apoyo social puede incrementar el bienestar emocional y físico, o al menos disminuir los efectos negativos y al mismo tiempo favorecer el cambio en las conductas de un individuo, independientemente o no del estrés que posea.[6]​ Otras investigaciones sugieren directamente que, una vez alcanzado cierto umbral en el apoyo social, no resulta en un mayor aumento comparable de bienestar físico y/o mental.[9]

Sin embargo, existe otro modelo de apoyo social que lo contempla como una variable mediadora entre el estrés y la enfermedad.[10][11]​ Esto es, cumplir una función amortiguadora en el individuo que le permite redefinir la situación estresante, afrontarlas mediante estrategias no estresantes e inhibir los procesos psicopatológicos que podrían desencadenarse si hubiera ausencia de apoyo social.[6][12]​ Cuando el individuo tiene la certeza de que dispone de los recursos suficientes, tanto materiales como emocionales, puede evitar definir una situación exigente como estresante y por ende no repercutir negativamente en su salud.[6]

Relación con otras variables[editar]

Referencias[editar]

  1. a b Perez Bilbao, Jesús (1999). «El apoyo social». Ministerio de trabajo y asuntos sociales. 
  2. Carballeira Abella, Mónica; Marrero Quevedo, Rosario J. (2010-2). «El papel del optimismo y del apoyo social en el bienestar subjetivo». Salud mental 33 (1): 39-46. ISSN 0185-3325. Consultado el 2019-04-26. 
  3. Tardy, Charles (1 de abril de 1985). «Social support measurement.». American Journal of Community Psychology. 
  4. Barrera, Manuel (Enero de 1986). «Distinctions Between Social Support Concepts, Measures, and Models». American Journal of Community Psychology. 
  5. «PsycNET». psycnet.apa.org (en inglés). Consultado el 2019-04-26. 
  6. a b c d Hernández, Bernardo; Campero, Lourdes; Castro, Roberto (1997-08). «La investigación sobre apoyo social en salud: situación actual y nuevos desafíos». Revista de Saúde Pública 31: 425-435. ISSN 0034-8910. doi:10.1590/S0034-89101997000400012. Consultado el 2019-04-26. 
  7. Cohen & Syme (1985). «Issues in the study and application of social support». Social support and health. 
  8. Gore (1985). «Social support and styles of coping with stress». Social support and health. 
  9. House (1981). «Work stress and social support». Massachusetts, Addison-Wesley. 
  10. Cohen & McKay (1984). «Social support, stress and the buffering hypothesis: a theoretical analysis». Handbook of psychology and health. 
  11. Gore. «Stress-buffering functions of social support: an appraisal and clarification of research models». Stressful life events and their contexts. 
  12. Wheaton. «Models for the stress-buffering functions of coping resources». J. Health Soc. Behav.