Anquíale

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

En la mitología griega, Anquíale (en griego antiguo Αγχιαλη Ankhialê), era un diosa rústica que personifica el calor del fuego, hija del dios titán Jápeto. Era esposa de Hecátero, que personificaba el baile hekateris, y madre de los metalúrgicos Dáctilos (Heracles "pulgar", Peoneo "índice", Epimedes "corazón", Yasión "anular" e Idas "meñique", aunque hay diversas tradiciones sobre sus nombres). Estos dioses rústicos vivían en las laderas del monte Ida (ya sea en Creta o en Frigia) y, en conjunto, representaban el poder de los dedos y las manos para crear y utilizar el fuego. Además, fue madre de las Hecatérides[cita requerida], las ninfas de los danzas rústicas, las cuales se desposaron con sus hermanos dando origen a una serie de divinidades campesinas tenidas como los Coribantes, Oréades y Sátiros.

Esteban de Bizancio cita a Atenodoro de Tarso:

Anquíale, hija de Jápeto, fundó Anquíale (una ciudad cerca de Tarso): su hijo fue Cidno, quien dio su nombre al río de Tarso: el hijo de Cidno fue Partenio, por quien la ciudad fue llamada Partenia: más tarde el nombre se cambió a Tarso.

Esta puede ser la misma Anquíale que aparece en las Argonáuticas:

Y cerca apilaron un altar de pequeñas piedras, y coronaron sus frentes con hojas de roble y procedieron al sacrificio, invocando a la Madre Díndima, la Más Venerable, Moradora de Frigia, y junto a ella a Ticias y Cileno, los únicos que se llaman guías del destino y procuradores de la Madre Idea (de los Dáctilos Ideos de Creta), a quien una vez la ninfa Anquíale, mientras sujetaba con ambas manos la tierra de Axos, descubrió en la cueva de Dicte.[1]

Referencias[editar]