Anomia

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Anomia es un concepto de la tradición teórica de la Sociología que significa la ausencia de normas, la tendencia transgresora de las reglas, tanto a nivel colectivo, cuando una crisis severa de la estructura social rompe las normas existentes y unas nuevas normas aún no se consolidan, o también a nivel individual

También definida como discrepancia en el énfasis entre objetivos y medios, es prevalente en ciertas esferas sociales y genera frustración a nivel individual. Puede producirse cuando todas las personas comparten unos mismos objetivos, pero carecen de idénticas oportunidades.

El contacto existente entre la sociología y la criminología ha sido una constante a través de la historia, principalmente por la aplicación de las teorías sociológicas para explicar al crimen como fenómeno social. Uno de los ejemplos más importantes de este intercambio se encuentra en los conceptos de anomia y tensión, cuyo origen se remonta al pensamiento social de las últimas décadas del siglo XIX. A pesar de su larga historia no fue sino hasta la reformulación emprendida por Robert K. Merton en su artículo Estructura social y anomia ("Social Structure and Anomie") (Merton, 1938) cuando obtuvieron la notoriedad que los llevaría a ser algunos de los conceptos más populares en la sociología estadounidense de la década de los setenta.

la modernidad y sus transformaciones en el orden social fueron retomadas por una gran variedad de autores. Émile Durkheim desarrolla el concepto de anomia[1]​ en La división del trabajo social y El suicidio, identificando el momento en el que los vínculos sociales se debilitan y la sociedad pierde su fuerza para integrar y regular adecuadamente a los individuos, generando fenómenos sociales tales como el suicidio. El concepto tuvo un gran impacto en la teoría sociológica y fue retomado por otros teóricos que lo aplicaron para estudiar diversas problemáticas. En particular, resulta interesante la perspectiva de autores tales como Talcott Parsons, Robert Merton, Harold Garfinkel, Herbert McClosky, entre otros.

La teoría propuesta por Merton[2]​ está basada en la existencia de una estructura social que contiene la distribución de clases y de una estructura cultural que determina los fines y los medios socialmente aceptados para alcanzarlos. Sin embargo, hacia finales de la década de 1970 el éxito llegó a su fin. Los trabajos de Merton, en particular los textos de la serie Estructura social y anomia, fueron objeto de serias críticas puesto que sus principales hipótesis no habían encontrado suficiente evidencia empírica. No obstante, y a pesar de la dureza de los embates recibidos, los conceptos de anomia y tensión se mantuvieron dentro de ciertos contextos académicos y nunca fueron del todo desplazados.

Desde el punto de vista teórico, la frustración se define como la respuesta del organismo desencadenada cuando un sujeto experimenta una omisión o devaluación sorpresiva en la calidad o cantidad de un reforzador apetitivo, en presencia de señales previamente asociadas con un reforzador de mayor magnitud (Amsel, 1992).

Enlaces externos[editar]

Referencias[editar]