Adolph Dubs

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Adolph Dubs
Información personal
Nacimiento 4 de agosto de 1920 Ver y modificar los datos en Wikidata
Chicago (Estados Unidos) Ver y modificar los datos en Wikidata
Fallecimiento 14 de febrero de 1979 Ver y modificar los datos en Wikidata (58 años)
Kabul (Afganistán) Ver y modificar los datos en Wikidata
Causa de la muerte Homicidio Ver y modificar los datos en Wikidata
Lugar de sepultura cementerio nacional de Arlington (Estados Unidos) Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacionalidad Estadounidense Ver y modificar los datos en Wikidata
Educación
Educado en
Información profesional
Ocupación Diplomático y político Ver y modificar los datos en Wikidata
Cargos ocupados
  • Embajador
  • United States Ambassador to Afghanistan (1978-1979) Ver y modificar los datos en Wikidata
Rama militar Cuerpo de Marines de los Estados Unidos Ver y modificar los datos en Wikidata
Conflictos Segunda Guerra Mundial Ver y modificar los datos en Wikidata

Adolph «Spike» Dubs (Chicago, Illinois, Estados Unidos, 4 de agosto de 1920-Kabul, Afganistán, 14 de febrero de 1979) fue el embajador de Estados Unidos en Afganistán desde el 13 de mayo de 1978 hasta su fallecimiento en 1979.[1]

Murió mientras intentaban rescatarlo de un secuestro.[1]

Secuestro y muerte[editar]

En 1978, Dubs fue designado Embajador de Estados Unidos en Afganistán tras la Revolución Saur, un golpe de Estado, el cual puso a los aliados soviéticos de la facción Khalq en el poder.[2][3]​ Conducía de su residencia a la embajada estadounidense tranquilamente antes de las 9 a.m. el 14 de febrero de 1979, el mismo día en que militantes iraníes atacaron la Embajada de Estados Unidos en Teherán, y algunos meses antes de la invasión soviética de Afganistán. Se aproximaba al centro cultural estadounidense cuando cuatro sujetos pararon su limusina Chevrolet blindada.[4][5][6]​ Algunos testimonios dicen que aquéllos vestían uniformes de la policía afgana,[4]​ mientras que otros afirman que solo uno de los cuatro sujetos tenía uniforme policial.[5]​ Uno de los sujetos hizo un gesto para que bajen la ventanilla del auto, la cual era a prueba de balas, lo cual cumplió el chófer del embajador.[4][6]​ Los sujetos apuntaron con una pistola al chófer y tomaron el vehículo, obligando al conductor a llevar a Dubs al Hotel Kabul Serena[4][6]​ en el centro de Kabul.[5]​ El secuestro ocurrió con un "un plan con la vista de, al menos, un policía afgano."[5]​ Dubs fue llevado a la habitación 117 del primer piso del hotel,[4]​ y el chófer fue enviado a la embajada para que informara del secuestro.[4]

En el hotel, los secuestradores supuestamente exigieron que la República Democrática de Afganistán liberase a "uno o más prisioneros políticos o religiosos."[5]​ "No se le hizo ningún pedido al gobierno estadounidense, ni tampoco algún pedido más detallado o concreto al gobierno afgano."[5]​ Algunos aseguran que los secuestradores exigían un trueque por Tahir Badakhshi, Badruddin Bahes (que se encontraba muerto en ese momento) y Wasef Bakhtari.[7]

Las autoridades estadounidenses habían decidido esperar para no arriesgar la vida de Dubs, pero los afganos querían negociar e iniciar planes de ataque bajo consejo de las autoridades soviéticas.[7][8][9]​ Las armas y los chalecos antibalas de los afganos fueron provistas por los soviéticos, y el lobby del hotel estaba lleno de oficiales soviéticos, incluyendo al jefe de seguridad de la KGB, el consejero soviético para la policía afgana y el segundo secretario de la Embajada de la URSS.[4][9]​ Terminnando la mañana, se escuchó un disparo.[4]​ La policía afgana realizó un asalto al cuarto 117 con armas automáticas pesadas.[4][6]​ Después de un disparo, siguió un intenso tiroteo, estimados entre 40 segundos[5]​ a un minuto,[4][9]​ Dubs fue "encontrado desplomado en una silla", asesinato por disparos en la cabeza.[4]​ Dos de los secuestradores murieron asimismo en el tiroteo.[5]​ Una autopsia mostró que había sido disparado en la cabeza a una distancia de seis pulgadas.[6]​ Los otros dos captores fueron capturados vivos pero fueron inexplicablemente asesinados; los cuerpos fueron exhibidos a las autoridades estadounidenses antes de la noche.[5]

Las identidades verdaderas y los objetivos de los secuestradores se mantuvieron inciertas,[10]​ y el crimen "nunca ha sido satisfactoriamente explicado" a pesar de que autoridades estadounidenses, afganas y soviéticas "eran todo excepto testigos presenciales" del hecho.[5]​ Las circunstancias han sido descritas como "misteriosas"[5][11]​ and "still clouded."[12]​ Múltiples factores oscurecieron el suceso: "la ejecución de los captores vivos, prevención de análisis forense en la escena del crimen, el bloqueo a los investigadores estadounidenses y la evidencia plantada. No fue posible establecer si fue una conspiración o de haberla sido, si fue rusa o afgana."[9]

Algunos atribuyen la responsabilidad del secuestro y del asesinato al grupo izquierdista anti pashtún Settam-e-Melli,[13][14]​ pero otros afirman que ello es "dudoso," señalando un oficial de policía de Kabul que al menos uno de los secuestradores pertenecía a la facción Parcham de la República Popular Democrática de Afganistán.[15]​ La desinformación difundida por la prensa soviética y afgana culpó del suceso a la o CIA, a Hafizullah Amin, o a ambos.[5][6]​ Anthony Arnold sugirió que "el único beneficiado sería la Unión Soviética," ya que el asesinato del embajador "envenenó irremediablemente" las relaciones afgano-estadounidenses, "dejando a la Unión Soviética con el monopolio del poder influyente" durante el gobierno de Nur Muhammad Taraki .[5]​ El consejero de Seguridad Nacional de Carter, Zbigniew Brzezinski, afirmó que la muerte de Dubs fue "un evento trágico en la que estuvo presente la ineptitud y la colusión soviética",[6]​ con el manejo "inepto." del incidente por los afganos[16]​ El gobierno de Taraki rechazó los pedidos del gobierno de EEUU para realizar investigaciones.[8]

La administración del presidente Carter se declaró "indignada" por el asesinato del embajador y por la conducta del gobierno afgano, iniciándose turbulentas relaciones con el país y las simpatías con los opositores del régimen afgano.[8]​ El incidente causó un declive en las relaciones entre ambos países, causando que Estados Unidos realice una "reevaluación fundamental" de sus políticas.[8]​ Como respuesta al asesinato de Dubs, Estados Unidos suspendió un plan de ayuda humanitaria de $15 millones, en parte, y de manera total un programa de ayuda militar por $250,000,[7]​ y Estados Unidos suspendió, finalmente, toda ayuda económica en 1979, cuando la ocupación soviética del país fue completa.[8]​ El gobierno afgano promovió la disminución de la presencia estadounidense en Afganistán y restringió en número de voluntarios de los Peace Corps y de los programas culturales.[8]​ El 23 de julio, el Departamento de Estado anunció la retirada del personal no esencial de la embajada en Kabul y de la mayoría de los diplomáticos dado la baja seguridad, a diciembre solo habían 20 miembros trabajando en Kabul.[8][17]​ No se designó un nuevo embajador en reemplazo de Dubs, y un encargado de negocios dirigió lo que quedó de la embajada.[18]

La muerte de Dubs fue incluida como "Significativo Accidente Terrorista" por el Departamento de Estado.[19]​ Documentos desclasificados de la antigua KGB soviética por Vasily Mitrokhin en la década de 1990 mostraron que el gobierno afgano autorizó claramente el asalto a pesar de los pedidos para negociaciones pacíficas por los estadounidenses, y el consejero de la KGB Sergei Batrukhin habría recomendado el asalto, como la ejecución de los secuestradores antes que las autoridades estadounidenses pudieran interrogarlas.[20]​ Los archivos Mitrokhin también indican que los cuatro secuestradores escaparon y los cuerpos de prisioneros recientemente asesinados sirvieron como sustitutos para la inspección de los estadounidenses.[21]​ Otros aspectos sobre el incidente no han sido develados.[22]

Dubs fue enterrado en el Cementerio Nacional de Arlington.[23]

Referencias[editar]

  1. a b «Adolph Dubs (1920–1979)» (en inglés). Departamento de Estado de los Estados Unidos. Consultado el 14 de febrero de 2019. 
  2. «The Saur Revolution: Prelude to the Soviet Invasion of Afghanistan - Association for Diplomatic Studies and Training». Association for Diplomatic Studies and Training (en inglés estadounidense). 22 de abril de 2016. Consultado el 15 de febrero de 2017. 
  3. «BBC News | Analysis | Afghanistan: 20 years of bloodshed». news.bbc.co.uk. Consultado el 15 de febrero de 2017. 
  4. a b c d e f g h i j k J. Robert Moskin, American Statecraft: The Story of the U.S. Foreign Service (Thomas Dunne Books, 2013), p. 594.
  5. a b c d e f g h i j k l m Anthony Arnold, Afghanistan, the Soviet Invasion in Perspective (Hoover Press, 1985), p. 79.
  6. a b c d e f g Dick Camp, Boots on the Ground: The Fight to Liberate Afghanistan from Al-Qaeda and the Taliban (Zenith, 2012), pp. 8–9.
  7. a b c Dorronsoro, Gilles (2005). Revolution Unending: Afghanistan, 1979 to the Present. Columbia University Press. p. 87. 
  8. a b c d e f g Jagmohan Meher, America's Afghanistan War: The Success that Failed (Kalpaz Publications, 2004), p. 64.
  9. a b c d John Prados, Safe for Democracy: The Secret Wars of the CIA (Rowman & Littlefield, 2006), p. 468.
  10. Mohammad Khalid Ma'aroof, Afghanistan in World Politics: A Study of Afghan-U.S. Relations (Gian Publishing House, 1987), p. 117.
  11. Shawn Dorman, Inside a U.S. Embassy: How the Foreign Service Works for America (American Foreign Service Association, 2003), p. 104.
  12. Robert C. Gray & Stanley J. Michalak, American Foreign Policy Since Détente (Harper & Row, 1984), p. 99.
  13. Diego Cordovez & Selig S. Harrison, Out of Afghanistan: The Inside Story of the Soviet Withdrawal (Oxford University Press, 1995), pp. 34–35.
  14. Jagmohan Meher, America's Afghanistan War: The Success that Failed (Gyan Books, 2004), p. 64.
  15. Anthony Arnold, Afghanistan, the Soviet Invasion in Perspective (Hoover Press, 1985), p. 154.
  16. J. Bruce Amstutz, Afghanistan: The First Five Years of Soviet Occupation (Diane Publishing, 1994), p. 44.
  17. Samuel M. Katz, Relentless Pursuit: The DSS and the Manhunt for the Al-Qaeda Terrorists (Macmillan, 2002), p. 288.
  18. U.S. Foreign Police and the Third World: Agenda 1968–86 (John W. Sewell, Richard E. Feinburg, & Valeriana Kallab, eds., Overseas Development Council, 1985), pp. 125–26.
  19. «Significant Terrorist Incidents, 1961–2003: A Brief Chronology». U.S. Department of State Archive 2001–2009. Consultado el 8 de mayo de 2015. 
  20. PDF
  21. Christopher Andrews and Vasili Mitrokhin, The World Was Going Our Way: The KGB and the Battle for the Third World (New York: Basic Books, 2005), 391.
  22. FINEMAN, MARK (28 de marzo de 1992). «Mystery of Envoy's Slaying in Kabul May Yield Secrets : Afghanistan: President offers an open inquiry into 1979 kidnap-murder of U.S. Ambassador Adolph Dubs.». Los Angeles Times (en inglés estadounidense). ISSN 0458-3035. Consultado el 15 de febrero de 2017. 
  23. «The Assassination of Ambassador Spike Dubs - Kabul, 1979 - Association for Diplomatic Studies and Training». Association for Diplomatic Studies and Training (en inglés estadounidense). 28 de enero de 2013. Consultado el 15 de febrero de 2017.