Adela Carboné

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Adela Carboné
1910-09-08, Nuevo Mundo, Adela Carbone, Calvache.jpg
Carbone en una portada de Nuevo Mundo (1910)
Información personal
Nacimiento 1890 Ver y modificar los datos en Wikidata
Génova (Italia) Ver y modificar los datos en Wikidata
Fallecimiento 9 de agosto de 1960 Ver y modificar los datos en Wikidata
Madrid (España) Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacionalidad Española Ver y modificar los datos en Wikidata
Información profesional
Ocupación Actriz de cine y actriz de teatro Ver y modificar los datos en Wikidata

Adela Carboné (Génova, 1890-Madrid, 9 de agosto de 1960) fue una actriz italiana afincada en España.

Biografía[editar]

Se afinca en España cuando tan solo contaba diez años de edad. Dedicada al teatro desde muy joven y tras formarse con María Tubau, debutó con la obra Amor que pasa, de los hermanos Álvarez Quintero en el Teatro Principal (Barcelona).

Se integró en la compañía del Teatro de la Comedia, en el que permaneció dieciocho años. En este escenario estrenó, entre otras obras, La escuela de las princesas (1909) y La propia estimación (1915), de Jacinto Benavente, Genio y figura (1910), de Carlos Arniches, El verdugo de Sevilla (1916) y El rayo (1917),[1]​ las dos últimas de Pedro Muñoz Seca. Con posterioridad trabajó en las compañías de Irene López Heredia y María Fernanda Ladrón de Guevara.

Retratada por Kaulak (1916)
Caricaturizada por Tovar en La Novela Teatral (1918)

Intervino en obras como La noche del sábado, La venganza de don Mendo, Colombe, Leocadia o Santa Juana de Castilla.

Tras la Guerra civil española, continuó su carrera hasta su retirada de los escenarios en 1959, con títulos como Historia de una escalera (1949), de Antonio Buero Vallejo, El gran minué (1950), de Víctor Ruiz Iriarte, Celos del aire (1950), Veinte y cuarenta (1951), ambas de José López Rubio, Ruy Blas (1952), de Victor Hugo,[2]Un sombrero de paja de Italia (1952), de Eugène Labiche, Soledad (1953), de Miguel de Unamuno, La fierecilla domada (1953), de Shakespeare,[3]Las brujas de Salem (1957), de Arthur Miller, La rosa tatuada (1958), de Tennessee Williams,[4]El amor es un potro desbocado (1959), de Luis Escobar y El teatrito de don Ramón (1959), de José Martín Recuerda.[5]

En cuanto a su carrera cinematográfica participó en los rodajes de una veintena de títulos, entre los que destacan Jeromín (1953) y El ruiseñor de las cumbres (1958).

Tradujo al castellano la obra de Luigi Pirandello Carnaval de los muertos. Fue retratada por José Ramón Zaragoza, retrato expuesto en el Museo de Bellas Artes de Asturias.

Falleció a causa de una larga y penosa enfermedad.

Premios[editar]

Referencias[editar]

Notas[editar]

Enlaces externos[editar]