Zona nerítica

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
1. Región nerítica: cercana a la costa, hasta el límite de la plataforma continental.

La zona nerítica es la zona marítima cercana a la costa, pero que no tiene contacto directo con el litoral, abarcando desde los 10 metros de profundidad hasta los 200 metros bajo nivel del mar. Corresponde a la plataforma continental.

Es una zona considerada de buena fotosíntesis, pues recibe abundante luz solar, de baja presión atmosférica y de temperatura estable.

Es la zona más abundante de animales, y con menos del 10% de la superficie oceánica total tiene una producción pesquera que es casi la mitad de la total generada por el océano. Por extensión, se denominan «organismos neríticos» a aquellos organismos vivos, animales o vegetales, que viven en aquel hábitat. Se llama zona litoral a la que se ve afectada por la oscilación de las mareas.

Zona nerítica o litoral[editar]

Comprende toda el agua que está sobre la plataforma continental y se subdivide en:

  • Supralitoral: está situada por encima de las altas mareas; no es bañada por el agua de mar.
  • Sublitoral o infralitoral: está más allá del límite de la marea más baja y continúa hasta el término de la plataforma continental.

En esta parte de la costa encontramos fauna del fondo del mar, o bentos, y organismos acuáticos que nadan libremente, o necton, y en la superficie el plancton, que sustenta en gran medida el ecosistema marino.

Entre las especies bentónicas están las esponjas, corales, vermes o gusanos marinos (planarias, nemertinos, nematodos y poliquetos), algunos moluscos como el loco, equinodermos como el erizo rojo y también holoturias o pepinos de mar.

Entre los vertebrados de esta zona encontramos peces, que en el litoral chileno superan las mil especies, como los congrios dorado, colorado y negro, distintas especies de merluzas, jurel, sardina, anchoveta, sierra, cojinovas del norte, sur y moteada, corvina, albacora y tollo; aves marinas que suelen seguir a los barcos pesqueros, como los petreles, albatros, golondrinas de mar y fardelas; reptiles, cinco especies de tortugas de mar que suelen llegar de vez en cuando a nuestro litoral, y la curiosa y muy venenosa víbora de mar de origen tropical, que en Chile solo se encuentra en las costas de la Isla de Pascua; y mamíferos, como nutrias, lobos de mar, focas, cetáceos con dientes u odontocetos (delfines, toninas, calderones y cachalotes) y con barbas o misticetos (ballenas y rorcuales).