Un rey en La Habana

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Un rey en La Habana
Título Un rey en La Habana
Ficha técnica
Dirección
Guion Alexis Valdés
Protagonistas Antonio Dechent, Manuel de Blas, Manuel Manquiña, Alexis Valdés, José Téllez, Yoima Valdés, Alicia Bustamante, Carmen Machi
Ver todos los créditos (IMDb)
Datos y cifras
País(es) España
Cuba
Año 2005
Género Comedia Romántica
Compañías
Presupuesto 2.044.259 €
Recaudación 1.577.355,83 €
Ficha en IMDb

Un rey en La Habana es una película de España dirigida por Alexis Valdés del 2005, y protagonizada por Antonio Dechent, Manuel de Blas, Manuel Manquiña, Alexis Valdés, José Téllez, Yoima Valdés, Alicia Bustamante, Carmen Machi

Sinopsis[editar]

Conocido en España por su trabajo como humorista, el cubano Alexis Valdés escribe, dirige y protagoniza esta comedia desenfranada. Yoima Valdés es la protagonista femenina, Yoli, que hace perder la cabeza a Papito, y Alicia Bustamante es la perversa Caimana. Manuel de Blas, Anthony Blake o Manuel Manquiña son algunos de los conocidos secundarios de la cinta.

[editar]

Papito es un joven actor criado en "El Mamey", en un barrio marginal de La Habana.

La pasión de su vida es Yoli una mulata espectacular con la que sale desde que eran niños. Sin embargo, a la primera oportunidad "La Caimana", madre de Yoli y toda una institución de la mafia en la zona, le tiende una trampa a Papito con una exuberante vecina. Así consigue que Yoli, aún a su pesar, se decante por Don Arturo, un adinerado español que quiere casarse con ella, y traerla a España.

Don Arturo llega a Cuba cargado de promesas y souvenirs. Pero el millonario no dura más de 24 horas. En su primer "polvo" con Yoli sufre un infarto por sobredosis de un estimulante sexual. En la familia cunde el pánico: Han perdido la gran oportunidad que los iba a sacar de la miseria.

Cuando Papito piensa que nada podía ir peor, recibe un "encargo" de "La Caimana". Tiene que hacerse pasar por el muerto, viajar con Yuri (hermano de Yoli) a España y traerse todo el dinero que pueda. A pesar del peligro y las amenazas, Papito cree que es una oportunidad para recuperar a su amor y acepta el trato.

Para salir de este embrollo, Papito tendrá que agudizar su ingenio y servirse de su doble personalidad.