Tratado de Nonsuch

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

El tratado de Nonsuch, firmado en agosto de 1585 en el Palacio de Nonsuch en Surrey (Inglaterra), estableció una alianza militar por la cual Inglaterra enviaría tropas en ayuda de las Provincias Unidas de los Países Bajos en la guerra de los ochenta años que éstas mantenían contra España por su independencia. El tratado sería renovado en 1598.

Provincias Unidas Inglaterra

Contexto[editar]

Desde 1566-68 las Provincias Unidas de los Países Bajos, bajo dominio del Imperio español, mantenían contra éste una serie de enfrentamientos armados encaminados a conseguir su independencia (la llamada guerra de Flandes o guerra de los ochenta años), en respuesta a las restricciones de culto religioso y a la política fiscal opresiva que el gobierno español mantenía contra los Países Bajos.

En 1584 Felipe II de España se comprometió mediante la firma del tratado de Joinville a financiar a la Liga Católica francesa en su lucha contra el protestantismo; la perspectiva de una alianza católica entre España y Francia fue considerada por Isabel I de Inglaterra como una amenaza a los intereses ingleses.

El tratado[editar]

En agosto de 1585 la reina Isabel I de Inglaterra y los representantes de las Provincias Unidas, reunidos en el Palacio de Nonsuch de Surrey, firmarían un acuerdo mediante el cual:[1]

  • Inglaterra se comprometía a enviar 400 soldados de caballería y 4.000 de infantería (inicialmente destinados a levantar el asedio de Amberes). Esta fuerza se vería posteriormente incrementada hasta 1.000 jinetes y 5.000 infantes;
  • Inglaterra apoyaría económicamente a las Provincias Unidas con una cantidad de 600.000 florines anuales (aproximadamente la cuarta parte del coste de la guerra);
  • Los puertos holandeses de Rammekens, Brielle y Flesinga serían cedidos provisionalmente a Inglaterra como aval por su ayuda; este punto provocaría las objeciones de Zelanda, la provincia holandesa más perjudicada por el trato;
  • Inglaterra tendría derecho a designar al gobernador general de las provincias holandesas alzadas contra España; Robert Dudley sería señalado a tal efecto.

Consecuencias[editar]

Aunque anteriormente ya había tropas inglesas luchando en la guerra en el bando holandés, la alianza anglo-holandesa resultante del tratado supondría un importante apoyo militar a la lucha de las Provincias Unidas contra España en la guerra de Flandes.

La alianza entre Inglaterra y las Provincias Unidas fue considerada por Felipe II de España como un acto hostil, que conduciría al estallido de la guerra anglo-española de 1585-1604 y al intento de invasión española de Inglaterra por la Armada Invencible en 1588.

Ampliación[editar]

El acuerdo sería renovado en 1598 con la firma del tratado de Westminster .[2]

Referencias[editar]