Terrario

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Un terrario o terrariums (en latín) es un recipiente en el que se reproducen fielmente las condiciones ambientales necesarias para distintos seres de vida total o parcialmente terrestre.[1] Los terrarios no tienen un tamaño determinado y pueden estar hechos de muy diversos materiales, no sólo cristal: son comunes los terrarios de madera, los de malla (flexariums), plexiglas, pvc, etc. El único requisito para que un terrario sea considerado como tal es que al menos una de sus caras sea transparente para facilitar la visión del interior.

En ámbito botánico la palabra terrario suele referirse a pequeños invernaderos con los que se recrean las condiciones de un ambiente tropical, es decir humedad alta, temperatura alta y constante. Esto posibilita que se puedan cultivar plantas tropicales y subtropicales.

Hábitats básicos[editar]

Desértico o Árido[editar]

Terrario árido

El más indicado para principiantes. Por varias razones; primero por que la mayoría de especies desérticas son más resistentes y soportan mejor eventuales "fallos" que podamos tener con el control de la temperatura, además de ser un hábitat que no requiere de un estricto control de la humedad (normalmente la misma humedad ambiente es más que suficiente). Así mismo, en ambientes secos difícilmente tendremos problemas por ácaros u hongos, que no se desevuelven bien en ambientes áridos y secos. Y los excrementos y restos de comida se secan y contraen rápidamente, al contrario de lo que ocurre en hábitats tropicales que rápidamente se pudren y convierten en un criadero de bacterias, mohos y otros indeseables y potenciales focos de infecciones. Lo mismo ocurre con heridas, arañazos o abrasiones que hipotéticamente pudiera sufrir el animal; cicatrizará y curará mucho más rápido en este ambiente, así como disminuirán las posibilidades de que la infección se le extienda.

Sin embargo, algo que hay que tener siempre muy presente es el gradiente de temperatura. Muchos de los herpetos desérticos no soportarán altas temperaturas en exceso; muchas especies nocturnas y crepusculares sobreviven al intenso calor en madrigueras o bajo piedras hasta que amaina según avanza el día. Así mismo los refugios húmedos (un recipiente de plástico con un agujero practicado en la tapa y relleno en su interior de turba o musgo que se mantiene siempre humedecido) favorecen el comportamiento natural de estas especies y siempre son una ayuda en épocas de reproducción y durante la muda (ecdisis). Que la palabra desierto aluda a la imagen mental del sofocante calor y las interminables dunas de arena no significa que tengamos que achicharrar a nuestros herpetos en el terrario, así mismo también incluimos aquí animales de zonas áridas y pedregosas con franjas de temperatura no tan extremas (ej.Eublepharis macularius). De hecho hay que saber que muchos de estos animales cuentan entre su amplio repertorio de supervivencia con la brumación y/o la estivación si el clima se vuelve demasiado extremo para ellos. Y muchas especies no se reproducirán bien y es posible incluso que vivan menos años si no pasan de forma natural por estos procesos que les dan un descanso temporal. Entre los herpetos que podríamos mencionar en esta "categoría", tenemos muchas especies de geckos, como los famosos Eublepharis macularius, agámidos como los Pogonas, Uromastyx y agamas de varias especies, iguanidos cómo los del género Crotaphytus, muchos monitores o varánidos, varias especies también de tortugas de tierra, algunos colúbridos e incluso algunos anfibios como ciertos sapos.

Bosque[editar]

El hábitat de bosque incluye muchos biotopos típicos similares a nuestros bosques mediterráneos, algunos ciértamente más cálidos y otros más fríos, pero con la característica común de un invierno fresco en el que muchos de los herpetos hacen un descanso invernal durante al menos los días más fríos y veranos que casi nunca llegan a extremos del calor desértico. De nuevo, tampoco tenemos valores de humedad excesivamente elevada como pudiéramos encontrar en un hábitat tropical, si bien hay que hacer una distinción pues aquí encontramos herpetos que viven cerca de lagunas y cursos de agua, para los cuales habrá que preparar un recipiente según las necesidades del animal para que eventualmente se ponga a remojo tal y como haría en la naturaleza. Aquí incluimos muchas especies de ranas arborícolas, sapos, salamandras, culebras de hierba como las del género opheodrys y muchos otros saurios y tortugas que no obstante preferirán un ambiente más seco, sin llegar al hábitat desértico.

Tropical[editar]

Dendrobates tinctorius en un terrario

Es un hábitat problemático de recrear y mantener para el principiante: muchos más problemas de bacterias, lentitud y mayor probabilidad de infección en la cura de heridas y la necesidad de mantener una temperatura cálida y una humedad más o menos constante durante todo el año. Los herpetos tropicales no sufren nunca grandes variaciones ni de una ni de otra; muy pocos por no decir ninguno están capacitadas para pasar épocas en exceso calurosas, de baja humedad y mucho menos de frío, a no ser que sean especies realmente más cercanas a un hábitat selvático-templado o de bosque, que tropical en el sentido estricto.

En este hábitat se incluyen también los vivarios que prescinden por entero de animales, auténticas ventanas de belleza a la naturaleza, los que son dedicados a ranas flecha (dendrobates, phyllobates y similares) o a geckonidos como los del género Phelsuma. A medio camino están las especies que necesitan por igual una parte terrestre y una acuática (esto, por coherencia, ya nos indica la necesidad de un terrario bien espacioso), tales como la mayoría de tortugas de agua, los dragones acuáticos (Physignathus) y muchas especies de iguánidos, entre ellas los basiliscos y las enormes iguanas verdes tan habituales cuando aún no son tan grandes en las tiendas de mascotas. Se pueden incluir en este apartado los hábitats tropicales acuáticos con especies que apenas o nunca salen del agua, aun siendo probablemente más cercanos a la rama de la acuariofilia; aquí incluimos los crocodilineos, las tortugas de caparazón blando y varias especies de ranitas de uñas (Hymenochirus).

Mantenimiento de animales en el terrario[editar]

Higrómetro

Los animales de terrario pueden manifestar un alto nivel de estrés, afectando así a su comportamiento, alimentación, tiempo de vida, etc. Si la alimentación es la correcta y los parámetros (iluminación, humedad, calefacción, etc.) del terrario los adecuados, el estrés puede deberse a que pasamos por alto algunas cuestiones. Por ejemplo, algunos, con tal de que su animal se luzca lo más posible y esté a la vista, no colocan en el interior del terrario un refugio. Todo animal necesita tener un lugar donde sentirse seguro y relajado. Se han desarrollado unos elementos-refugio, donde no perderemos de vista a nuestro animal aun cuando esté dentro y sin molestarlo. Los reptiles son así mismo, muy territoriales (sobre todo y de forma general, los machos) siendo que muchos de ellos están mejor solos que en parejas, y mantener dos reptiles en parejas a menudo es una fuente de estrés para el más débil de los animales que se ve sometido continuamente por el más fuerte.

El aburrimiento de nuestros animales también influye negativamente en su salud. Con detalles como alimentarlos a través de un dispensador de grillos, no sólo evitamos que los grillos campen a sus anchas por el terrario, molesten a nuestra mascota e intenten escapar del terrario, sino que también le damos al animal la oportunidad de buscar su comida como lo haría en libertad.

Es curioso ver al animalito buscando el alimento, esperarando paciente a que un grillo salga del dispensador y ver cómo desarrolla su instinto al capturarlo. Si cada vez que nuestro animal tenga que comer, le colocamos la piedra-dispensador en un lugar diferente del terrario, haremos que esté activo mucho más tiempo y evitaremos así su aburrimiento.

El ejercicio físico es importantísimo en estos animales que tienen que moverse por un lugar tan limitado. Seguro que en muchas ocasiones hemos visto mascotas que están en un estado de sedentarismo que no es lo común en su especie estando en libertad.

Elementos de superficie[editar]

Los elementos de superficie juegan un papel muy importante en este sentido. Por ejemplo, unos fondos de terrario, especialmente diseñados para diferentes especies y su forma de actuar en su entorno natural harán que nuestro animal se mueva y escale. No necesita el mismo fondo de terrario, una tarántula, que no es conveniente que trepe a mucha altura por lo peligroso de las caídas, que el fondo de un geco, que se pasa gran cantidad de tiempo encaramado a paredes y rocas.

En definitiva, el concepto de enriquecimiento ambiental también se aplica en un terrario, y no debe alejarse mucho del que es necesario para grandes especies, con la ventaja de los costes, que son muchísimo más bajos que a la hora de habilitar un espacio para grandes mamíferos.

Con un poco de preocupación y teniendo en cuenta algunos detalles como los citados, podemos hacer que la mascota se sienta como en casa.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Dauner, EnriqueF.. El Terrario Fácil. De Vecchi.