Spoiler (Aeronáutica)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Este Fokker 70 de KLM-Cityhopper con sus spoilers-aerofrenos combinados desplegados (son los paneles de color crema que sobresalen de la superficie de las alas) justo después de aterrizar en el Aeropuerto Internacional de Bristol, Reino Unido.

En aeronáutica, un disruptor, deflector o spoiler[1] es un dispositivo que busca reducir la fuerza de sustentación de una aeronave. Los spoilers son placas montadas en la cara superior de las alas de un avión que pueden desplegarse hacia arriba modificando el flujo laminar «echándolo a perder» (spoil; en inglés, ‘echar a perder’). Con esto, el spoiler provoca una entrada en pérdida controlada sobre la porción del ala situada tras él, reduciendo notablemente la sustentación. Los spoilers se diferencian de los frenos aéreos en que éstos últimos están diseñados para incrementar el arrastre mientras van reduciendo poco a poco la fuerza de sustentación; sin embargo los spoilers reducen considerablemente esta fuerza sólo con un aumento moderado de la fuerza de arrastre.

Spoilers activados en un Embraer 170

Los spoilers se utilizan en los planeadores en particular para controlar su tasa de descenso, lo que permite realizar un aterrizaje controlado en el punto deseado. Los spoilers son necesarios porque aunque una alta tasa de descenso puede conseguirse mediante un cabeceo pronunciado hacia abajo, esto puede resultar en un aumento significativo de la velocidad, excediendo posiblemente los límites de seguridad. De todos modos, aún inclinando el aparato hacia abajo, puede no conseguirse la tasa de descenso necesaria.

Los aviones comerciales están normalmente equipados con spoilers. Estos dispositivos se utilizan para bajar desde altitudes de crucero a altitudes menores sin que la velocidad varíe excesivamente. Sin embargo, su uso está frecuentemente limitado porque la entrada en pérdida y las turbulencias que de él se derivan provocan bastantes vibraciones y ruidos molestos para los pasajeros. En el aterrizaje, sin embargo, los spoilers se emplean a pleno rendimiento para asistir en la frenada del aparato. De todas formas, la auténtica ganancia de los spoilers está en que causan una repentina pérdida de sustentación y por lo tanto el peso del avión es transferido de las alas al tren de aterrizaje, permitiendo que las ruedas sean frenadas mecánicamente con mucha menos probabilidad de derrape. El empuje inverso se emplea a veces para ayudar a la frenada durante el aterrizaje.

En los aviones con motores alternativos refrigerados por aire, los spoilers puede ser necesarios para evitar el fallo por enfriamiento rápido de los motores. En un descenso sin spoilers, la velocidad del aire aumenta y el motor estará a baja potencia, generando menos calor de lo normal. Entonces el motor puede enfriarse demasiado rápido, atascando las válvulas, estropeando los cilindros u otros problemas. Los spoilers alivian la situación al permitir que el aparato descienda con la tasa de descenso deseada mientras los motores se mantienen en unos niveles de potencia que impidan el enfriamiento repentino. Esto es particularmente aplicable a los motores alternativos turbo y refrigerados por aire, que funcionan a mayor potencia que los demás.

En los bombarderos de la Segunda Guerra Mundial los spoilers eran una parte fundamental para el desarrollo de determinadas tácticas cuando éstas requerían descender en un picado sostenido y acusado (70º con el plano de tierra o más), maniobra que requería un diseño ex profeso; los bombarderos convencionales no solían ejecutar el bombardeo en picado porque el diseño del fuselaje era incapaz de soportar las velocidades que podía alcanzar una aeronave cargada con varias toneladas de armamento y combustible en descensos tan acusados, aunque fueran equipados con spoilers.

Los spoilers como superficies de control[editar]

Algunos aviones usan los spoilers en combinación con o en lugar de alerones para el control longitudinal de la aeronave en vuelo. Cuando la asimetría de sustentación proporcionada por los alerones no es suficiente como para producir el ángulo de viraje deseado, se deflectan los spoilers del ala que se desea que baje. De esta forma se reduce la sustentación de dicha ala y por consiguiente el alabeo es mayor.

Definición general[editar]

Los spoilers frenan y reducen la sustentación del ala. Si sólo se elevan los spoilers de una de las alas, ayudarán a controlar el viraje, haciendo que ésta ala descienda. Si los spoilers se elevan simétricamente durante el vuelo, el avión bien reduce velocidad manteniendo el nivel de vuelo, o bien desciende rápidamente sin incrementar la velocidad aerodinámica. cuando los spoilers se elevan en tierra a gran velocidad, eliminan la sustentación de las alas, lo cual dirige la mayoría del peso del avión al tren.

Los spoilers de vuelo están disponibles tanto en vuelo como en tierra. Sin embargo, los spoilers de tierra sólo pueden elevarse cuando el peso del avión descansa sobre el tren de aterrizaje. Cuando los spoilers se despliegan en tierra, la sustentación baja con lo que los frenos son más efectivos. Durante el vuelo, un sensor de tierra en el tren de aterrizaje impide que se desplieguen los spoilers.

Incidentes y accidentes[editar]

  • El despliegue anticipado de los spoilers a una altitud de 40 pies contribuyó a que se estrellase el vuelo 621 de Air Canada en Toronto el 5 de Julio de 1970.
  • Olvidar retraer los spoilers contribuyó a que el vuelo 533 de United Airlines se estrellara en el aeropuerto de Midway el 8 de diciembre de 1972.
  • Olvidar desactivar los spoilers durante un ascenso para evitar una montaña contribuyó al accidente del vuelo 965 de American Airlines el 20 de diciembre de 1995.
  • Olvidar desplegar los spoilers ayudó a que el vuelo 1420 de American Airlines se estrellara en el aeropuerto regional de Little Rock, Arkansas el 1 de junio de 1999.
  • Los pilotos del Vuelo 3054 de TAM Linhas Aéreas se eran conscientes de que tenían desactivado la reversa del motor número 2, y aparentemente no intentaron usarla para aterrizar en el Aeropuerto de Congonhas de São Paulo el 17 de julio de 2007. Los spoilers podrían haber sido el único modo de frenar el avión, que finalmente se salió de la pista atravesando una importante autopista, y se estrelló contra un almacén, provocando la muerte a todos los pasajeros y tripulación (186 personas) así como a varias personas ajenas al vuelo. Éste es el mayor accidente aéreo de Brasil.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Jorge García de la Cuesta Terminología aeronáutica

Enlaces externos[editar]