Saneamiento ecológico

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

El saneamiento ecológico, también conocido como ecosan o eco-san, es un proceso de saneamiento de aguas negras.

Los sistemas ecosan permiten la recuperación de nutrientes de los residuos orgánicos originados de las heces y la orina humana, para ser utilizados en beneficio de la agricultura; contribuyendo así a conservar la fertilidad del suelo, asegurar la seguridad alimentaria para las generaciones futuras, reducir al mínimo la contaminación del agua y recuperar la bioenergía. Aseguran que el agua se utiliza económicamente y se recicla de manera segura en la mayor medida de lo posible para fines tales como el riego o la recarga de acuíferos.[1]

Según Esrey et al. (2003)[2] saneamiento ecológico puede definirse como un sistema que:

  • Previene enfermedades y promueve la salud
  • Protege el medio ambiente y conserva el agua
  • Recupera y recicla los nutrientes y materia orgánica

John Jeavons sostiene que "la orina y las heces de cada persona contienen los nutrientes aproximadamente necesarios para producir alimentos suficientes para alimentar a esa persona".[3]

Historia de los enfoques de saneamiento orientados a la reutilización[editar]

En la Edad Media, el uso de excretas y aguas grises era la norma. Ciudades europeas sufrían una rápida urbanización y el saneamiento se estaba convirtiendo en un problema cada vez más grave, mientras que al mismo tiempo, las ciudades se estaban convirtiendo en una fuente cada vez más importante de nutrientes agrícolas. La práctica de utilizar los nutrientes de las excretas y aguas residuales para la agricultura por lo tanto, continuó en Europa hasta mediados del siglo XIX. Los agricultores, reconociendo el valor de las excretas, estaban ansiosos por obtener estos fertilizantes para aumentar la producción y la limpieza urbana se beneficiaba con ello.[4]

Objetivos[editar]

Los principales objetivos de saneamiento ecológico son:[5]

  • Reducir los riesgos para la salud relacionados las aguas contaminadas y los residuos
  • Evitar la contaminación de las aguas superficiales y subterráneas
  • Evitar la degradación de la fertilidad del suelo
  • Para optimizar la gestión de los nutrientes y recursos hídricos.

Ventajas[editar]

Las ventajas más importantes de los sistemas de saneamiento ecológico son:

  • Mejora de la salud, reduciendo al mínimo la introducción de patógenos de la excreta humana en el ciclo del agua
  • Preservación de la fertilidad del suelo
  • Contribución a la conservación de los recursos a través de menor consumo de agua, la sustitución de fertilizantes minerales y la minimización de la contaminación del agua
  • Mejora de la productividad agrícola y la seguridad alimentaria
  • La preferencia por los sistemas modulares, descentralización parcial del flujo de soluciones más adecuadas rentables adaptados a la situación local
  • Promoción de un enfoque holístico e interdisciplinario
  • Material ciclo de flujo en lugar de eliminación de valiosos recursos

Tecnologías de los sistemas de ecosan[editar]

Un edificio del KfW Bankengruppe en Fráncfort del Meno, Alemania, utiliza inodoros de vacío y tratamiento de aguas grises. El concepto está basado en una colección de excretas y aguas grises separadas. Si bien la orina y las heces se recogen a través de inodoros de vacío y una red de alcantarillado al vacío utilizando mucho menos agua para el lavado, las aguas grises de lavado de manos y la cocina es recogida y tratada por separado en un reactor de lodos activados compacto combinado con filtración de membrana. Las aguas grises tratadas posteriormente se reutilizan para el aseo. La cantidad de aguas grises se puede reducir en un 76 % con este sistema de bajo costo que podría ser una de las opciones para los sistemas de saneamiento de los edificios de oficinas al ser construidos.[6]

El proyecto "Green Goals Urine" promovido por la Candidatura de Benelux para la Copa Mundial de Fútbol 2018-2022, busca aprovechar la orina que los aficionados dejarían en los estadios.[7]

También en Alemania se desarrolla un centro de investigaciones para reciclar fosfatos que produciría 29.000 toneladas de fertilizante al año. El grueso de sus insumos provendría de la mayor mina de fosfato de Alemania: las alcantarillas de Berlín.[8]

Referencias[editar]

  1. Deutsche Gesellschaft für Technische Zusammenarbeit (GTZ). «Greeting and opening session; Ecosan – a realistic tool to achieve the Millennium Development Goals». International Ecosan Symposium. Lübeck, Germany: International Water Association (IWA). 
  2. [Esrey, Steven A., Andersson, Ingvar et al. (2003): ”Closing the Loop – Ecological sanitation for food security”]
  3. John Jeavons - Cultivating Our Garden
  4. [Bracken et al. (2006): “The Road Not Taken: How traditional excreta and greywater management may point the way to a sustainable future”]
  5. International Water Association (2003). «10 Recommendations for Action». International Ecosan Symposium. Lübeck, Germany: Deutsche Gesellschaft für Technische Zusammenarbeit (GTZ). 
  6. [GTZ. (2005). Vacuum sewerage and greywater recycling, office building "Ostarkade" of the KfW Bankengruppe Frankfurt am Main, Germany. Ecosan project data sheet #001. Disponible en: http://www.gtz.de/en/themen/umwelt-infrastruktur/wasser/9399.htm]
  7. http://www.thebid.org/siete-grandes-objetivos/gran-meta-3/?lang=es
  8. http://www.lanacion.cl/los-expertos-advierten-sobre-una-inminente-crisis-de-fosforo/noticias/2010-04-23/191508.html

Enlaces externos[editar]

Véase también[editar]