Sālamba sarvāṅgāsana

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Sarva-anga-āsana

Existen numerosas posturas de hatha yoga. No todas tienen la misma importancia. Las posturas meditativas sentadas y las inversas (cabeza abajo) son con mucho las más conocidas y eficientes. Los practicantes del hatha yoga recomiendan que si una persona no tiene tiempo para dedicarle, es mejor concentrarse todos los días en el mismo āsana.

La vela[editar]

Según los que enseñan yoga, la postura llamada “la vela” recoge el 80% de los beneficios de las otras.

Su nombre sánscrito es sarvāngāsana: ‘la postura de todos los miembros’ (sarva: todo, anga: ‘miembro’, āsana: ‘postura’).

Principales posturas inversas: Sarvangasana, Sirshasana, Kapalasana.

Cómo practicarla[editar]

Se trata de una pose vertical, con la cabeza y los codos en el suelo, las manos tomando la espalda a la altura de los riñones y las piernas rectas. Para practicarla, se puede utilizar un tapete flexible pero no demasiado blando.

  • se parte de una posición acostada sobre la espalda con los brazos extendidos a lo largo del cuerpo y con las palmas hacia abajo
  • de manera suave se flexionan las piernas hasta acercar las rodillas lo más cercano al pecho.
  • apoyado con los brazos y con las palmas hacia abajo, se levanta también la cadera hasta lograr una posición en la que el cuerpo está apoyado solamente en la cabeza, el cuello, los brazos y hombros.
  • de esta posición se llevan las manos hacia la espalda sin despegar los codos del piso.
  • en este momento son los codos, los hombros, el cuello y cabeza las únicas partes del cuerpo que tienen contacto con el piso, teniendo flexionado el cuello de tal manera que la barbilla esta tocando el pecho.
  • a partir de esta posición se empiezan a extender las piernas hasta tenerlas totalmente estiradas hacia arriba. en este momento se tendrá una postura parecida al primer dibujo de la gráfica.
  • aunque parezca sencillo se requiere de una gran tensión muscular y fortaleza hacer el cuerpo asuma una posición totalmente vertical, de manera que siguiendo la disciplina yoga, para llegar a esta última posición vertical se debe de ejercitar mucho el ejercicio pero sin forzar nunca nuestras capacidades. y avanzar tan lentamente como nuestra capacidad lo permita hasta dominar la posición.


Según los practicantes de la meditación sentada (en posición de loto u otra), la concentración mejora si antes se practica la Vela.

También el consumo de de maca peruana, de ginseng rojo o de zumo de noni (tres potentes panaceas vegetales), aumentarán la fuerza del sarva-anga-āsana, conocida por los antiguos como el rey de los āsanas.

Tiempo recomendado de práctica[editar]

Es conveniente practicar esta postura de manera progresiva, aumentando la duración cinco minutos cada día. Al terminar, inclinar las piernas hasta el suelo y acostarse en el piso en decúbito dorsal (acostado sobre la espalda). Esperar dos minutos en esta posición con el fin de equilibrar de nuevo la masa sanguínea. A veces se experimenta un hormigueo en los pies, debido al retorno de la circulación normal. Los sadhus (ascetas) que acuden al kumbha mela —reunión de yoguis, en Prayag (India)— pueden mantener esta misma posición durante tres horas o más.

Algunos individuos familiarizados con el sarvāngāsana y en buenas condiciones de salud, la pueden practicar de una sola vez sin problemas durante una hora o una hora y media.

Contraindicaciones[editar]

Las contraindicaciones son: personas con la columna vertebral deformada, con hipertensión severa, con envenenamiento de la sangre y con el estómago lleno. Tampoco deben practicarlo las mujeres que estén menstruando.

Efectos[editar]

Según sus promotores, practicar al menos media hora cada madrugada produce:

  • una buena circulación de la sangre y la linfa
  • mejor oxigenación de todo el cuerpo
  • mejor digestión y tránsito intestinal
  • un equilibrio hormonal óptimo (debido al ejercicio de la glándula tiroides
  • mejor coordinación del sistema nervioso
  • más flexibilidad vertebral
  • mejor memoria y creatividad (debido al aumento de la circulación en el cerebro)
  • una sensación de alegría
  • longevidad

Algunas personas que sufren de várices, asma o problemas dentales dicen haber encontrado en esta postura alguna mejoría.

Por la mañana, la Vela aumenta la voluntad (śakti, o energía) y por la tarde calma los nervios.

Véase también[editar]