Rosalía Lombardo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Actual estado del cuerpo de Rosalía Lombardo.

Rosalía Lombardo (13 de diciembre de 19186 de diciembre de 1920), apodada La Bella Durmiente,[1] fue una niña de origen siciliano que falleció a la edad de dos años a consecuencia de una neumonía. Se hizo famosa post mortem, cuando el químico Alfredo Salafia (1869 - 1933), a petición del padre de la niña, procedió a embalsamar el cadáver conforme a su innovadora y duradera técnica. Una vez momificado el cuerpo, este fue trasladado a la Capilla de los Niños de las Catacumbas de los Capuchinos de Palermo,[2] siendo uno de los últimos cuerpos en ser aceptados en la cripta.[3] [4]

En la actualidad, el cuerpo embalsamado ya no continúa presente en las Catacumbas de los Capuchinos.

Un reciente estudio con rayos X demostró que el cuerpo, incluidos los órganos, se encuentran en muy buen estado de conservación y con un grado de deterioro muy leve.[5]

La técnica[editar]

Recientemente un equipo de investigadores del Instituto de Momias y Hombre de Hielo de Bolzano (Italia) encabezados por el bióantropologo Dario Piombino-Mascali ha tenido acceso a las notas personales de Alfredo Salafia, e incluso han podido hablar con descendientes directos del mismo para descubrir la técnica empleada por el embalsamador, que nunca desveló en vida.[5]

La fórmula tan celosamente guardada por Salafia consistía en una mezcla de formol diluido en agua que actuaba como desinfectante y eliminaba a las bacterias, saturada en sales de zinc. También incluía alcohol, que junto el clima particularmente seco de las catacumbas podría haber secado el cuerpo de Rosalía y permitir de este modo su momificación; ácido salicílico, que evitaba la proliferación de hongos, y glicerina, que prevenía el excesivo secamiento de los tejidos corporales.[5]

Otros factores clave que intervinieron en la perfecta conservación del cuerpo de Rosalía fueron el clima particularmente seco de las catacumbas y la aplicación de parafina disuelta en éter en el rostro de la niña, lo que favorecería la perfecta conservación del mismo a lo largo del tiempo.[5]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Sentinella, David E. (2007). El enigma de las momias. Nowtilus. p. 224. ISBN 84-9763-345-8. 
  2. D. Bryant, Clifton (2003). Handbook of death & dying. Sage Publications. ISBN 0-7619-2514-7. 
  3. Quigley, Christine. (2006). Modern Mummies. Nowtilus. p. 52. ISBN 978-0-7864-2851-9. 
  4. «Rosalía Lombardo». Consultado el 16 de septiembre de 2009.
  5. a b c d Coperías, Enrique Manuel (2009). «¿Cómo se preparó la momia de Rosalía?». Muy Interesante (340). 

Enlaces externos[editar]