Robo de identidad

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda


The Prisoner of Zenda (1894), donde el protagonista suplanta la identidad del rey.

El robo de identidad o usurpación de identidad es la apropiación de la identidad de una persona: hacerse pasar por esa persona, asumir su identidad ante otras personas en público o en privado, en general para acceder a ciertos recursos o la obtención de créditos y otros beneficios en nombre de esa persona.

Por otro lado, el robo de identidad también es utilizado con el fin de perjudicar a una persona, es decir, difamarlo o manchar su nombre con diversos fines que el criminal busque.

El caso más común hoy en día se da cuando un atacante, por medios informáticos o personales, obtiene su información personal y la utiliza ilegalmente.

El robo de identidad es el delito de más rápido crecimiento en el mundo. Hasta no hace mucho tiempo, cuando un ladrón robaba la billetera o porta documentos, el dinero era lo único que pretendía. Con el tiempo, los datos de los documentos de identidad como, por ejemplo, la tarjeta de crédito, la tarjeta de débito, los cheques y cualquier otro documento que contenga los datos personales se han vuelto muy importantes.

En el transcurso de cualquier día, esta información se divulga al hacer transacciones en persona, por teléfono y online para efectuar la compra de productos y servicios. Si esta información confidencial cae en manos de un delincuente, podría utilizarse para robar la identidad financiera y realizar muchas de las actividades en nombre del titular.

Nadie está a salvo de este delito ni puede tenerse la certeza de que nunca ocurrirá. Lo importante es conocer los métodos existentes para reducir las probabilidades de que ocurra y las medidas a tomar en caso de que ocurra.

Lamentablemente, la mayoría de las personas no se enteran que han sido víctimas de robo de identidad hasta que solicitan un crédito y se los niegan, quieren contratar el servicio de telefonía celular y no pueden y en la mayoría de los casos, cuando aparecen cobros sospechosos en los resúmenes de las tarjetas de crédito.

Con el desarrollo de las nuevas tecnologías, el robo de identidad se ha convertido en la modalidad delictiva que más ha crecido en los últimos años.

Métodos utilizados[editar]

Existen varios métodos para obtener datos de la información personal:

  • correos falsos: esta técnica permite pasar a un atacante por una organización, banco o empresa verdaderas para obtener información que garantice acceso a algún recurso que usted utilice en esa organización, banco o empresa.
  • personal: cualquier persona maliciosa podría obtener información que escuchó o vio de parte suya que le garantice acceso a algún recurso valioso.
  • ataque organizado: cualquier atacante podría intentar superar la seguridad de un banco, empresa o organización para obtener información personal de los clientes para luego acceder a algún recurso de esa empresa.
  • ataque a servidores de almacenamiento de información online: el atacante puede tratar de obtener datos de un servidor de almacenamiento de datos en la nube; obteniendo contraseñas, DNI, cuentas bancarias, etc.
  • LSSI: La legislación española (LSSI http://www.minetur.gob.es/telecomunicaciones/lssi/normativa/DocNormativa/Ley%2034_02consolidado_abril2012.pdf, artículo 10) obliga a cualquier autónomo que tenga una página web, o cualquier persona con página web que ponga adsense o recomendaciones de libros de Amazon, a poner su nombre y apellidos completo, su DNI y la dirección de su domicilio personal http://www.minetur.gob.es/telecomunicaciones/lssi/faqs/Paginas/Index.aspx, frente a multas que superan los 30001 euros por infracción grave. Con esos datos, es razonablemente fácil el robo de identidad http://www.identidadrobada.com/robo-del-dni/, y dar de baja la línea fija, el ADSL, o modificar aspectos del recibo de la luz o del agua al particular al que la ley le ha obligado a poner sus datos en Internet.

Enlaces externos[editar]