Retablo Paumgartner

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Albrecht Dürer 068.jpg
''La Natividad
(Tabla central del retablo)
Alberto Durero, Hacia 1502-1504
Pintura al temple sobre madera • Renacimiento
155 cm × 126 cm
Alte Pinakothek, Múnich, Flag of Germany.svg Alemania

El Retablo Paumgartner (en alemán, Paumgartner-Altar) es un tríptico del pintor alemán Alberto Durero (Albrecht Dürer). Está pintado al temple sobre madera de tilo, y pertenece al periodo 1502-1504. La tabla central mide 155 cm de alto y 126 cm de ancho, mientras que los postigos laterales miden 157 × 61 cm cada uno. Se exhibe actualmente en la Alte Pinakothek de Múnich, Alemania.

Historia[editar]

Retablo Paumgartner; San Jorge; La Natividad; San Eustaquio.
Postigo de la derecha: Lukas Paumgartner como san Eustaquio.

Este retablo fue encargo de los hermanos Stephan y Lukas Paumgartner para la iglesia de Santa Catalina en Núremberg. Por ello se cree que los santos de las alas laterales serían retratos de miembros de la familia Paumgartner. En concreto, san Jorge (ala de la izquierda) sería Stephan Paumgartner, mientras que Lukas Paumgartner prestaría su rostro a san Eustaquio, en el ala derecha. En 1614 el duque Maximiliano I, Elector de Baviera se llevó la tabla central, representando la Natividad, a su Kuntchamber de Múnich.

Análisis[editar]

Está formado por una tabla central con el tema de la Natividad o nacimiento de Jesucristo, y dos alas laterales con sendos santos. A la izquierda, San Jorge. A la derecha, san Eustaquio.

Existen notables diferencias en cuanto al tratamiento de las tres tablas, hasta el punto de parecer tres cuadros diferentes. La escala de los postigos y de la tabla central es distinta. Los santos adoptan formas estatuarias, fruto de sabios estudios de proporciones, mientras que la escena central es más bien narrativa.

En la tabla central se representa una Natividad, esto es, el nacimiento de Cristo. Está concebida según las fórmulas góticas tradicionales. El tamaño de las figuras va de acuerdo con su importancia devocional, lo que es un rasgo típico de la pintura medieval. La gran novedad es la racionalización que Durero hace de la construcción de la decoración, de las estructuras ruinosas que enmarcan la escena principal y que están ejecutadas respetando rigurosamente las leyes de la perspectiva. Ha de destacarse la gran precisión en las líneas, propio de un gran dibujante y grabador como Durero.

Referencias[editar]