Rea Silvia

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Rea Silvia, también conocida como Ilia, fue la mítica madre de los gemelos Rómulo y Remo, que fundaron la ciudad de Roma. Su historia se relata en el Ab Urbe condita libri del historiador Tito Livio.

La Leyenda[editar]

Torso de Silvia, Museo Arqueológico de Cartagena.

Según la leyenda, Silvia era hija de Numitor, rey de Alba Longa, y descendía de Eneas. El hermano de Numitor, Amulio, ascendió al trono y asesinó al hijo de Numitor. Amulio obligó a Silvia a convertirse en una Virgen Vestal, una sacerdotisa consagrada a la diosa Vesta. Las vestales debían guardar un periodo de celibato de treinta años por lo que Silvia no podría tener herederos.

Sin embargo, el dios Marte secuestró a Silvia[1] y la violó en un bosque. De esta violación nacieron los gemelos Rómulo y Remo. Cuando Amulio se enteró de esto, ordenó que a Rea Silvia se la enterrara viva y que se matara a los gemelos. El bondadoso siervo al que se le había ordenado la tarea dejó a los gemelos en el Tíber, pero no los asesinó. El dios del río encontró a los gemelos y los dejó al cuidado de una loba, Luperca,[2] que había perdido a sus propios cachorros, para que los amamantara. El dios Tíber rescató a Rea Silvia y se casó con ella. Cuando los gemelos fueron a Alba Longa, derrocaron a su tío abuelo Amulio y restablecieron en el trono de Alba Longa a Numitor.

Rubens - Mars et Rhea Silvia.jpg

Tito Livio presenta en su libro Ab Urbe Condita Libri una versión más racional de la historia. En el Ab Urbe se relata que el río creció cuando los soldados recibieron órdenes de asesinar a los gemelos y que los militares pensaron que el fango derivado de la crecida sería suficiente para ahogar a los gemelos. Livio también arroja dudas sobre la famosa leyenda de que fueron amamantados por una loba. Además, según Livio, la mujer del pastor Fáustulo, Aca Larentia, que cuidó a los gemelos, era una famosa prostituta. La correlación entre estos dos hechos es que en latín la palabra lupa significa tanto "loba" como "prostituta", por lo que no es disparatado pensar que la lupa a la que se refieren los escritos antiguos fuera en realidad Aca Larentia.

Según Livio, la explicación realista de este mito es fundamental para la historia de Roma. Los artistas recurren en numeras ocasiones a la leyenda de la violación de Silvia por Marte: Los Latinistas, Invención de Rea Silvia...

En una versión presentada por Ovidio,[3] es el Río Anio el que tuvo piedad de Silvia y le ofreció el reinado de sus tierras.

Etimología[editar]

El nombre de Rea Silvia sugiere que podía tratarse de una deidad menor o una semidiosa de los bosques. Silva significa "bosque" o "selva" y Rea puede estar relacionado con "res" y "regnum"; también puede estar relacionada con la palabra griega rheô, que significa "flujo" y que se asociaría por tanto al espíritu del Tíber. Carsten Niebuhr asocia el nombre de Rea Silvia con el nombre genérico de Rea (culpable) y Silva (selva), lo que significaría "mujer culpable de la selva", es decir, mujer que ha sido violada.

Enlaces externos[editar]

Referencias[editar]

  1. El secuestro y violación de Marte a Rea Silvia se convirtió en una de las escenas más características de los hogares romanos en los que las matronas romanas contrataban a los mejores artistas posibles para que decoraran sus casas con esta magnífica representación.
  2. Esta Loba se convirtió en el característico símbolo de Roma.
  3. Ovidio: Amores, libro III, elegía IV: 'El Río Profundo'.