Raúl Sendic

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Raúl Sendic Antonaccio
Nombre Raúl Sendic Antonaccio
Nacimiento 16 de marzo de 1925
Flag of Uruguay.svg Uruguay, Flores
Fallecimiento 28 de abril de 1989, 64 años
Flag of France.svg Francia, París
Nacionalidad uruguayo
Ocupación procurador, político
Hijos Raúl Fernando, Ramiro, Jorge Raúl, Alberto y Carolina
Padres Amalia Antonaccio y Victoriano Sendic

Raúl Sendic Antonaccio (Chamangá, Flores, Uruguay, 16 de marzo de 1925 - París, 28 de abril de 1989) fue un procurador en abogacía, revolucionario, guerrillero y político uruguayo.

Biografía[editar]

Raul Sendic Antonaccio, conocido como "el bebe" nació en el paraje rural de Chamangá, en el sureste del departamento de Flores, y era el quinto hijo del matrimonio conformado por Victoriano Sendic y Amalia Antonaccio. Cursó la educación primaria en la escuela agraria del lugar, y la secundaria en la capital departamental, Trinidad. Al terminar la secundaria en 1943, se traslada a Montevideo, donde se inscribiría en la Facultad de Derecho de la Universidad de la República y comienza a trabajar en un estudio jurídico. No alcanzaría a recibirse de abogado –completó 5 años y medio de los 6 que insumía la carrera– aunque sí obtuvo el título de procurador.

En 1958 representó a Uruguay en el Congreso de la Internacional Socialista y permaneció en Cuba tras la revolución. Al igual que otros camaradas socialistas, sintió la influencia del teórico Vivian Trías.[1]

Ya como procurador se trasladó a la ciudad de Paysandú, desde donde se vinculó como defensor legal de los trabajadores de la industria azucarera del norte del Uruguay, que en aquellos momentos vivían en condiciones de explotación extrema y virtual marginación social.

De su experiencia rural y de la Revolución Cubana, Sendic adoptó una concepción foquista y guevarista de la revolución, que fue rechazada por los Tupamaros. Según el ahora ex tupamaro Kimal Amir, Sendic compartía una concepción marxista de la lucha de clases, «aunque se declaraba independiente de la Unión Soviética y de Cuba».[2] De todos modos, según el camarada tupamaro Jorge Zabalza, Sendic «tenía una clara visión libertaria de la autogestión, que le debía a su cercanía a Proudhon».[3]

Formación del MLN-T[editar]

Militante del Partido Socialista, en 1962 organiza, junto a otros militantes de la izquierda uruguaya, la guerrilla denominada Movimiento de Liberación Nacional - Tupamaros. Desde ese momento, tras una orden de captura por parte del Poder Judicial, pasa a vivir en la clandestinidad, situación que se mantendría hasta su captura definitiva, en 1972. A pesar de esto, su nombre comienza a cobrar relevancia en la escena pública, convirtiéndose poco menos que en una leyenda viviente, ya que por momentos, hasta la propia prensa no tenía una foto suya confiable para ser publicada.

Desde 1963, cuando los trabajadores de la industria azucarera de Artigas (los "cañeros") realizaron varias marchas a pie desde su lugar de origen hasta la capital, Montevideo, estos tomaron como consigna la frase "Por la tierra y con Sendic".

En agosto de 1970 es detenido y encarcelado en el Penal de Punta Carretas y casi un año después, en septiembre de 1971, protagoniza, junto a 110 de sus compañeros e incluso algunos presos comunes, de una fuga masiva que marca su reintegro a una actividad clandestina.

En agosto de 1972 es herido en el rostro, tras una balacera con miembros de la Marina en una casa del centro de Montevideo y, finalmente, capturado. Aquí se originó la versión de la famosa frase con la que recibió a sus captores: "Soy el Rufo y no me entrego", se dice que contestó, según el comunicado 467 de las Fuerzas Conjuntas, en la madrugada del viernes 1 de septiembre. Algunas versiones posteriores señalan que Sendic no pronunció jamás tal frase, sobre todo, porque el nombre de guerra que este usaba no era Rufo sino Bebe, con el que incluso era conocido familiarmente.

Rehén de la dictadura[editar]

Disputado como trofeo de guerra por sus captores, Sendic fue finalmente objeto del mismo trato que los otros dirigentes de su organización que los militares consiguieron capturar, y fue reducido a la condición de rehén, con expresas órdenes de eliminarlo si los Tupamaros realizaban cualquier clase de acción política o militar. Su reclusión duraría 12 años, en los que recibió el mismo trato que estaba reservado a los demás cautivos de su condición, es decir, una reclusión infrahumana en incomunicación casi total, como luego comprobarían organismos como la Cruz Roja Internacional.

Aun así, pudo hacer llegar al exterior (escritos en hojillas de fumar disimuladas entre la ropa que sus familiares se llevaban en las visitas) algunos documentos políticos que consiguió redactar a escondidas de sus captores, en donde ya se anunciaban los rumbos posteriores que habría de tomar el MLN-T desde 1985: un plan político a desarrollar dentro de ámbitos legales, con acento en problemas económicos y sociales.

Es liberado junto a sus compañeros tras el indulto de marzo de 1985 y continúa con su actividad política, de acuerdo a los parámetros señalados. El camino del MLN-T hacia la legalidad y el anuncio de la suspensión de la lucha armada fueron los ejes de la táctica de Sendic durante los años siguientes. A pesar de los recelos de la derecha e incluso de alguna parte de la izquierda, los Tupamaros consiguieron integrarse al Frente Amplio, para convertirse años más tarde en la fuerza política más votada de la izquierda.

Raúl Sendic murió el 28 de abril de 1989 en París, adonde había acudido para atenderse de la enfermedad de Charcot-Marie-Tooth (parecida a una esclerosis lateral amiotrófica).

Palabras de Raúl Sendic[editar]

No estábamos solos, sino que un gran sector popular nos dio aliento en aquella década del 60 tan convulsionada... La iniciativa nuestra de dar un paso adelante en las luchas sociales fue después de tipo militar, desde el momento en que los militares atacaron las manifestaciones populares con gran saldo de muertos y después invadieron todas las instituciones (...) Seguimos (1988) sin embargo, con nuestra propuesta política adelante, sabiendo que no somos dueños de la verdad. No nos consideramos vanguardia de nada, sino uno de los elementos que contribuirán a llevar adelante la lucha del pueblo uruguayo. (hablando de la guerrilla) tenemos que contemplar la mentalidad de un pueblo (...) que conserva una serie de tradiciones pacíficas y que nosotros tratamos de contemplar en nuestra etapa anterior, cuando hacíamos aquella famosa guerrilla de guante blanco, buscando la menor violencia posible.

Barreiro, Jorge. "Mantener la antorcha encendida" (entrevista a Raúl Sendic), Cuadernos de Marcha, Montevideo, año III, número 29, marzo de 1988.

Descendencia[editar]

Raúl Sendic tuvo cinco hijos: Raúl Fernando, Ramiro, Jorge Raúl, Alberto y Carolina.[4]

Referencias[editar]

  1. Alain Labrousse (2009), Les Tupamaros. Des armes aux urnes, Paris, éd. du Rocher, pág. 88-91
  2. Entrevista de Alain Labrousse con Kimal Amir, in Alain Labrousse (2009), op.cit., pág. 104-105
  3. Clara Aldrighi (2001), La izquierda armada. Ideología, ética e identidad en el MLN-Tupamaros, Montevideo, Trilce, pág. 186, citada por Alain Labrousse (2009), op. cit., pág. 87
  4. «Guerrillas en Uruguay. Tupamaros. Biografia de Raul Sendic». Archivado desde el original el 2008-03-28.

Enlaces externos[editar]