Pozo (minería)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Castillete del pozo "Angel" en Tarnowskie Góry.
Jaula de tres pisos. En primer término se observan las abrazaderas.

En minería, los pozos se utilizan como labores de acceso desde la superficie en las minas subterráneas situadas por debajo del nivel del fondo del valle.

Los pozos pueden ser verticales o inclinados. En este último caso se conocen también como pozos planos, planos inclinados, o simplemente, planos.

Por metonimia se denominan pozos a las minas subterráneas cuyo acceso se realiza mediante los mismos

Funciones[editar]

El pozo minero puede tener diferentes funciones, no excluyentes entre sí:

De todas ellas la más importante es la extracción, siendo el motivo principal de su diseño y construcción. No obstante, lo habitual es que el pozo cumpla con varias de ellas, sobre todo la ventilación. En el caso de minas con más de un pozo es costumbre que uno de ello se dedique en exclusiva a la extracción y los demás al resto de funciones. Por tal razón aquel se denomina principal, maestro, o de extracción y el resto, auxiliares.

Pozos verticales[editar]

Los pozos verticales (o simplemente pozos) son los más empleados. Suelen ser de sección circular, que es la más indicada para resistir el empuje de los terrenos. Sus paredes se recubren de hormigón, para su sostenimiento.

La boca del pozo se denonima brocal, su pared es la caña y el fondo del pozo recibe el nombre de caldera.

Por el interior del pozo circulan dos elementos de transporte, accionados a través de una cable por la máquina de extracción, situada en el exterior de la mina. Los cables van desde la máquina de extracción hasta la vertical del pozo. Allí pasan por unas poleas sujetadas por un castillete y descienden por el interior del pozo. El movimiento es alternativo, de manera que cuando uno sube el otro baja y viceversa. Los elementos usados son la jaula o el skip.

La jaula es un cajón, con forma de prisma rectangular recto, abierto por las dos caras laterales más pequeñas (opuestas), con uno o varios pisos, y vías en cada piso. Se utiliza para el transporte de personal, de materiales y del mineral. Sobre las vías se colocan los vagones de mina, que, normalmente, suben llenos y bajan vacíos. La jaula está dotada de cierres en los laterales abiertos y elementos para retener los vagones cuando está en movimiento.

Por el contrario, el skip es un cajón abierto por arriba, con una compuerta en su parte inferior, que solo se puede utilizar para el transporte de mineral.

El movimiento de las jaulas por el pozo está dirigido por las guiaderas, railes dispuestos a lo largo de todo el pozo que impiden el movimiento lateral de la jaula. Las jaulas disponen de unas abrazaderas, en forma de U, que envuelven la guiadera para impedir que se separe de la misma.

El pozo se comunica con el resto de la mina a través de los embarques (o enganches). Estos son espacios amplios, hormigonados, situados junto al pozo, del que parten las galerías generales de la mina. En estas zonas se realizan las llamadas maniobras de embarque. En el caso de usar jaula, los vagones llenos se introducen en la jaula, que a su vez sacan los vagones vacíos de su inteior. En el exterior la maniobra es a la inversa. Se introducen los vacíos que empujan fuera a los llenos. En el caso del skip, en el embarque interior se llena por su parte superior y en el exterior se vacía por la compuerta.

La sección del pozo se divide en varios compartimentos. La principal se utiliza para el paso de las jaulas (o skips). En algunos casos existen escalas para su uso como salida de emergencia. Además existe un espacio para cables de energía eléctrica y tuberías.

En España, es costumbre dar a los pozos un nombre. Se suele usar el nombre de la población donde se encuentra, o el nombre de un santo. En minas con varios pozos también es usual numerarlos.

Pozo inclinado de la mina Empire (California).

Pozos inclinados[editar]

Los pozos inclinados cumplen las mismas funciones que un pozo vertical. El transporte del mineral hacia el exterior se suele realizar mediante cinta transportadora. Esto límita la pendiente del pozo al ángulo máximo para que no deslice el material sobre la banda de la cinta transportadora.

Suelen disponer de vías, para el transporte con vagones, movidos por un cabrestante.

Tienen un uso muy extendido en el interior, como labor de profundización del yacimiento.

Minería por pozos de perforación[editar]

Minería, obtención selectiva de minerales y otros materiales (salvo materiales orgánicos de formación reciente) a partir de la corteza terrestre. La minería es una de las actividades más antiguas de la humanidad. Casi desde el principio de la edad de piedra, hace 2,5 millones de años o más, ha venido siendo la principal fuente de materiales para la fabricación de herramientas. En minería, los pozos se utilizan como labores de acceso desde la superficie en las minas subterráneas situadas por debajo del nivel del fondo del valle. Los pozos pueden ser verticales o inclinados. En este último caso se conocen también como pozos planos, planos inclinados, o simplemente, planos. Por metonimia se denominan pozos a las minas subterráneas cuyo acceso se realiza mediante los mismos. Numerosos materiales pueden extraerse del subsuelo a través de un pozo de perforación sin necesidad de excavar galerías y túneles. Así ocurre con los materiales líquidos como el petróleo y el agua. También se pueden recuperar materiales solubles en agua haciendo pasar agua por ellos a través del pozo de perforación y extrayendo la disolución. Este sistema se denomina extracción por disolución. También se puede emplear un disolvente que no sea agua para disolver algún mineral determinado; en ese caso suele hablarse de lixiviación in situ. El azufre es un caso especial: como funde a una temperatura bastante baja (108 ºC) es posible licuarlo calentándolo por encima de dicha temperatura y bombear a la superficie el azufre fundido. En la actualidad también existen métodos para recuperar materiales insolubles a través de pozos de perforación. Algunos sólidos, como el carbón, son lo suficientemente blandos o están lo suficientemente fracturados para poder ser cortados por un chorro de agua a presión. Si se rompen en trozos pequeños, éstos pueden bombearse a la superficie en forma de lodo a través de un pozo de perforación. Naturalmente, este método también permite recuperar sólidos que ya de por sí se encuentran en forma de partículas finas poco compactas. En Hungría se están realizando experimentos serios para extraer carbón y bauxita mediante este método.

Bibliografía[editar]

  • De la Cuadra Irizar, Luis (1974). Curso de Laboreo de Minas. Madrid: Universidad Politécnica de Madrid. ISBN 84-600-6254-6.