Pies de gato (calzado)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Pies de gato.

Los pies de gato son las zapatillas que utilizan los escaladores, así llamadas porque son muy ligeras, flexibles y adherentes, gracias a que incorporan en la suela, bandas laterales y frontal una goma especial adherente que proporciona mayor adherencia y precisión. Es fundamental que queden bien apretados, aunque sean incómodos en un primer momento; el ajuste es importante para ganar en sensibilidad, y notar los pequeños salientes de roca.

Básicamente, se desglosan en dos tipos:

  • De horma rígida: Siendo la estructura interna rígida, facilitando el "canteo" y mitigan el dolor en fisuras y empotramientos, no es necesario que el ajuste al pie sea tan firme.
  • De horma de calcetín: Ofrece una mayor sensibilidad y mejora la escalada frontal vertical. Ha de estar muy ajustado al pie. Es necesario tener un cierto nivel de resistencia en el pie.

El ajuste al pie no significa que se tenga que escalar con dolor. Si el dolor persiste tras el apretado y no pasa tras unos minutos, puede que no sea el modelo o talla correcta. No es aconsejable usar los pies de gato si el dolor es demasiado grande.

Enlaces externos[editar]