Piedra rúnica de Björketorp

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
 Futhark.png 
Estela rúnica
Bjorketorpsstenen helbild.jpg
ID Rundata: DR 360
País: Suecia
Región: Blekinge
Encontrada en: Björketorp
Datación: 500-700
Texto original:
Protonórdico : Haidz runo runu, falh'k hedra ginnarunaz. Argiu hermalausz, ... weladauþe, saz þat brytz. Uþarba spa.
Véase también:
Piedras rúnicas - Alfabéto rúnico

La Piedra rúnica de Björke (DR 360 U) de Blekinge, Suecia, es parte de un conjunto monumental que incluye dos menhires más en un círculo de piedras. Es una de las piedras rúnicas más altas del mundo, 4,2 metros, altura similar a los otros dos menhires que no tienen inscripción, lo que le da al conjunto un aspecto imponente.

Conjunto de menhires.

Inscripción[editar]

La inscripción rúnicas, que se encuentra en dos caras, se realizó entre los siglo VI y VII en protonórdico y tiene un mensaje similar al de la piedra rúnica de Stentoften. La traducción de la inscripción es algo controvertida.

Transliteración:

  • A: hAidz runo ronu fAlAhAk hAiderA ginArunAz ArAgeu hAerAmAlAusz utiAz welAdAude sAz þAt bArutz
  • B: uþArAbA sbA

Transcripción al protonórdico:

  • A Haidz runo runu, falh'k hedra ginnarunaz. Argiu hermalausz, ... weladauþe, saz þat brytz.
  • B Uþarba spa.

Traducción:

  • A Yo, maestro de las runas(?) oculto aquí las runas de poder. maleficio sin fin, (condeno a) una muerte insidiosa al que rompa este (monumento).
  • B profecía de destrucción/perdición.

Análisis[editar]

La mayoría de los expertos datan la inscripción alrededor del siglo VII porque está grabado con un tipo de runas que tienen una forma de transición entre los alfabetos futhark antiguo y futhark joven. Un ejemplo de esta forma transicional es la runa ác H-rune.gif, la runa que se translitera como A, que tiene la misma forma que la runa hagall, la h del futhark joven. La runa kaun que se parece a una Y es también una forma de transición entre Kaunan.gif y Long-branch Kaun.svg que son las formas características de ambos futharks. Hay muy pocas inscripciones de transición como esta, se conocen solo tres más: Las piedras rúnicas de Stentoften, Istaby y Gummarp, esta última se trasladó a Copenhague y se perdió en el incendio de Copenhague de 1728.

Las inscripciones de Stentoften, Istaby y Gummarp pueden atribuirse con el mismo clan debido a los nombres que aparecen en ellas que son nombres típicos de sus jefes. En la inscripción de Björketorp no aparecen nombres y fue erigida una decena de kilómetros más lejos de las otras, pero sin dudas está relacionada con ellas por su tipo de runas y por la similitud de su mensaje con el de la piedra de Stentoften.

Los historiadores no se ponen de acuerdo el propósito de las piedras unos sugieren que sería proteger una tumba por medio de una maldición, pero en 1914 hubo una excavación arqueológica que no encontró ninguna tumba en el círculo. Como réplica se ha aducido que las piedras pueden ser un cenotafio, un memorial lejos de la tumba real. Una segunda hipótesis es que es un altar para Odín o para la fertilidad. Una tercera opción es que las piedras marcarían la frontera ente los suiones y los daner.

Tradición[editar]

Esta piedra rúnica ha sido descrita ya desde el siglo XV. Las leyendas locales dicen que la maldicón se ha comprobado, que un hombre hace mucho tiempo quiso quitar las piedras para cultivar esa tierra. Apiló madera alrededor para hacer una gran hoguera junto a ellas para calentarlas y poder quebrarlas al enfriarlas con agua. El tiempo estaba calmado y sin viento, y en cuanto el hombre encendió una chispa se levantó una gran racha de aire que prendió el pelo del hombre. Las llamas se extendieron a su ropa y el hombre murió abrasado, y el fuego junto a las piedras se apagó de repente.

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]

Bibliografía[editar]

  • Jacobsen, Lis & Moltke, Erik: Danmarks runeindskrifter. 1941.
  • Thorngren, Karl-Gösta: Runstenar i Blekinge. Blekingeboken 1942. pp. 63-96.
  • Barddal, Jóhanna: Björketorpstenens "utiar weladaude". Sydsvenska ortnamnssällskapets årsskrift 1998. pp. 7-16.