Pedro Ramón Alcorta

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Pedro Ramón Alcorta (Santiago del Estero, Argentina, c. 1825Rosario, 1880), político argentino, gobernador de la provincia de Santiago del Estero entre 1859 y 1860.

Biografía[editar]

Su padre, Manuel Alcorta, fue gobernador de la provincia de Santiago del Estero durante la ocupación de la misma por el ejército unitario de Román Deheza, en 1830. Desde joven se dedicó al comercio y a la administración de empresas rurales. Apoyó la revolución de 1851 que llevó al gobierno a su primo Manuel Taboada y ejerció varias veces como funcionario y legislador provincial. Tras el gobierno de Juan Francisco Borges (hijo), fue electo gobernador el general Antonino Taboada, hermano del ex gobernador. Pero a don Antonino no le interesaba la vida sedentaria de la capital y se retrasó varias semanas para llegar a ella, en sus estancias y en los campamentos militares. Apenas llegado a la ciudad, presentó su renuncia.

Por influencia de los Taboada, fue electo en su lugar Pedro Ramón Alcorta, a quien se consideraba leal al clan dominante. No obstante, el nuevo gobernador sorprendió a los Taboada y pretendió gobernar sin recibir presiones de éstos. Como primer acto de independencia, se negó a nombrar su ministro de gobierno a Manuel Taboada.

Se acercó al círculo del presidente Santiago Derqui y a los «rusos» de Córdoba. En la primera elección legislativa hizo elegir candidatos que le respondían a él, en detrimento de Taboada. Esta familia se negó a aceptar esa independencia: en septiembre de 1860 estalló una sublevación en contra de Alcorta y las fuerzas leales que pudo conservar fueron derrotadas por la montonera reunida por Antonino Taboada en el combate de Maco. Alcorta intentó fortalecer su gobierno viajando a los departamentos del interior de la provincia, pero los legisladores del grupo de Taboada —y varios que habían sido electos por influencia de Alcorta, pero decidieron que su causa estaba perdida— aprovecharon la ocasión para declararlo depuesto. Alcorta debió refugiarse en Córdoba.

A pedido suyo, el presidente Derqui decretó la intervención federal, y nombró para el cargo al gobernador tucumano Salustiano Zavalía; éste viajó a Santiago del Estero a conferenciar con los Taboada y finalmente logró que éstos reconocieran al gobernador. Pero Alcorta observó que el ejército provincial quedaba enteramente en manos de sus enemigos y que incluso se reconocía la renuncia a que habían sido forzados los diputados que habían permanecido leales a él. Sin fuerza militar ni apoyo parlamentario, Alcorta rechazó la mediación y exigió el respeto a la legalidad.

En enero de 1861 la legislatura eligió gobernador a Pedro Gallo. Alcorta lo declaró ilegal y exigió una nueva intervención al presidente. Sólo varios meses después el gobierno decretó una nueva intervención federal, a cargo del ex gobernador catamarqueño, general Octaviano Navarro. Éste decidió reponer a Alcorta por la fuerza, pero lo esperó en su provincia que se le uniera Alcorta, que tardó varias semanas en ir hasta allí. Recién entonces Navarro se dedicó a reunir fuerzas —sin mostrar apuro— y finalmente, en noviembre, invadió Santiago del Estero al frente de 2.000 hombres. Contaba con el apoyo del gobierno nacional, sobre todo después de que le llegara la noticia del triunfo del ejército de Urquiza en la batalla de Pavón.

Taboada no tenía fuerzas suficientes para evitar el ataque, pero a mitad de camino le llegó la noticia de que Urquiza se había retirado después de Pavón y que la batalla se había transformado en una victoria del ejército porteño de Bartolomé Mitre. Éste estaba avanzando sobre el interior y se dirigía sobre Santa Fe. Navarro retrocedió rápidamente hacia Tucumán, donde se unió a las fuerzas de Celedonio Gutiérrez. Fueron atacados y vencidos en la batalla de Seibal por Taboada, que ocupó Tucumán y Catamarca.

En junio del año siguiente fue electo gobernador Manuel Taboada, que permitió a Alcorta regresar a la provincia, aunque éste prefirió quedarse en su estancia por muchos años, antes de volver a su casa en la capital provincial.

Apoyó la sublevación de marzo de 1875 contra Antonino Taboada y su partido. Con el apoyo de las fuerzas militares enviados por el presidente Nicolás Avellaneda, fue electo diputado nacional pocas semanas más tarde. En Buenos Aires fue un decidido partidario de Avellaneda y se unió a los partidarios de la defensa de la Iglesia católica.

Fallecimiento[editar]

Murió en Rosario, en marzo de 1880.

Bibliografía[editar]

  • Alén Lascano, Luis C., Historia de Santiago del Estero, Ed. Plus Ultra, Bs. As., 1991. ISBN 950-21-1034-X
  • Bazán, Armando R., El noroeste y la Argentina contemporánea, Ed. Plus Ultra, Bs. As., 1992. ISBN 950-21-076-5
  • Zinny, Antonio, Historia de los gobernadores de las Provincias Argentinas, Ed, Hyspamérica, 1987. ISBN 950-614-685-3
  • Newton, Jorge, Manuel Taboada, caudillo unitario. Ed. Plus Ultra, Bs. As., 1972.
  • Alén Lascano, Luis C., Los Taboada, Revista Todo es Historia, nro. 47.