Pablo Presbere

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Pablo Presbere
Rey de Suinse.
Pablo Presbere.JPG
Información personal
Reinado ? - 1710
Nacimiento alrededor de 1670
Suinse, Cordillera de Talamanca
Fallecimiento 4 de julio de 1710
Cartago, Provincia de Costa Rica.
[editar datos en Wikidata ]

Pablo Presbere (¿1670?—1710) fue un rey indígena de la comunidad de Suinse, en la región que hoy se conoce con el nombre de Talamanca, al sur-este de Costa Rica. Se le recuerda porque fue el jefe indígena que lideró la insurrección aborigen de Tierra Adentro contra las autoridades españolas el 29 de setiembre de 1709, en el transcurso de la cual fueron asesinados varios frailes y soldados y la mujer de uno de éstos y se incendiaron catorce templos erigidos por los misioneros. En la rebelión lo apoyaron todos los indígenas de Costa Rica desde el Cerro Chirripó hasta la Isla Tojar, en la Bahía del Almirante, Panamá, con excepción de los viceitas, y permitió a los aborígenes recobrar el control del territorio de Talamanca, que se convirtió en zona de refugio durante la época colonial de Costa Rica.

Se le conoció como «el guerrero más temido de Talamanca».

Etimología[editar]

Algunas versiones modernas dicen que su verdadero nombre era Pabru Presberi, palabras provenientes del idioma bribri. La palabra Pa-bru significa «jefe de las lapas», esto porque la guacamaya era un ave muy importante en los funerales de los personajes importantes entre los bribri, ya que su plumaje y el consumo ritual de su carne tendría un significado mágico religioso. Presberi vendría de Pres, «lugar de aguas salobres», mientras que bere, bri o beri se refiere a los lugares por donde corren las aguas en invierno. La palabra bere o bri es un sufijo muy utilizado en el lenguaje bribri para denotar zonas escarpadas: Bribritka (la nación de los bribris), Amubre (Amubri), Kachabri, Pumbre, etc. De este modo, la palabra Presbere tendría que ver con el lugar de nacimiento o donde provenía Pablo Presbere, específicamente de una quebrada u hondonada cercana al río Tswi’tsi (Suinse), que significa «espalda de armadillo». Pabru Presberi significaría, entonces, «el jefe de las lapas que viene del lugar donde corren las aguas salobres».

Biografía[editar]

Según hipótesis del antropólogo e historiador Claudio Barrantes, Presbere fue un jefe bribri del río Coén, específicamente del lugar llamado Suinse, región vinculada más a actividades de carácter mágico que a la guerra. El temor que infundía Pablo Presbere se explicaría más por su relación con el kapá (máxima autoridad, señor), término muy formal para referirse a grandes autoridades del mundo mitológico pero con características humanas, y también es el nombre que se le da a los sumos sacerdotes. Presbere habría sido un usékar, máximo líder religioso a quien se atribuyen poderes sobrenaturales, no así un guerrero, circunstancia que lo convirtió en líder de una gran rebelión planificada que unificó a los indígenas talamanqueños, ya que cabécares, bribris y terbis por lo general mantenían diferencias entre sí. En una carta de los frailes franciscanos Pablo de Rebullida y Antonio de Zamora se consigna que, en una entrada de estos religiosos acompañados de soldados a Talamanca en el año de 1706, el cacique de Suinse había rehusado a bautizarse y había mostrado gran oposición a los misioneros, hasta que, probablemente por temor a los soldados o para ganar tiempo mientras maduraba su rebelión, había aceptado el bautismo con el nombre de Pablo, nombre escogido a partir del original de este líder: Pabru.

La Rebelión de Pablo Presbere
Álbum de Figueroa, 1890
Pablo Presbere asalta el pueblo de San Bartolomé de Urinama, donde mueren el fraile Pablo de Rebullida y dos soldados españoles.
Pablo Presbere asalta el pueblo de San Bartolomé de Urinama, donde mueren el fraile Pablo de Rebullida y dos soldados españoles.
Ejecución de Pablo Presbere en Cartago el 4 de julio de 1710.
Ejecución de Pablo Presbere en Cartago el 4 de julio de 1710.

El motivo del levantamiento indígena de 1709 fue la intercepción, por parte de Presbere, de una carta en la que se daba orden de desarraigar a los indígenas de Talamanca de sus tierras y trasladarlos, por la fuerza, a los poblados de Boruca, Chirripó y Teotique. Reunido secretamente en Suinse con el líder de los cabécares, Comesala, ambos jefes organizaron sigilosamente el acopio de lanzas fabricadas con madera endurecida al fuego y rodelas (escudos) de cuero.

El 28 de setiembre de 1709, al mando de un grupo de cabécares y teribes, y aliado al jefe cabécar Comesala, Presbere atacó el convento de Urinama, donde murieron fray Pablo de Rebullida - quien tenía 15 años de residir en Talamanca y hablaba siete idiomas indígenas - y dos soldados. Rebullida murió de una lanzada y su cadáver fue decapitado, pues entre estos indígenas apropiarse de la cabeza de un enemigo significaba apropiarse de los poderes que este tenía en vida. Luego de atacar Urinama, el ejército de Presbere se dirigió hacia Chirripó, donde fue muerto otro fraile, Antonio de Zamora, dos soldados, una mujer y su hijo, así como algunos indígenas acólitos de los frailes. Siguieron su camino hacia Cabécar, donde murieron cinco soldados españoles, mientras que los dieciocho restantes huyeron hacia Tuis, a doce leguas de Cartago, donde intentaron resistir, pero luego optaron por seguir hacia Cartago. Los indios en armas quemaron catorce iglesias fundadas por los misioneros, los conventos y casas de cabildo, y destruyeron las imágenes y objetos sagrados de los frailes, pues estos eran símbolo de la amenaza que representaban a su orden tradicional.

Las autoridades de Cartago decidieron efectuar una expedición de castigo. El gobernador y capitán general de la provincia de Costa Rica, Lorenzo Antonio de Granda y Balbín, solicitó a la Audiencia de Guatemala el envío de 75 armas de fuego, cien armas blancas, 800 libras de pólvora, 4 mil balas y 4 mil pesos. Se organizó en Cartago, en febrero de 1710, un ejército de 200 hombres que atacó Talamanca por dos flancos, utilizando el poblado de San José Cabécar como cuartel general. Presbere fue a refugiarse a la aldea de Viceita con toda su gente, y tras una dura refriega, finalmente los viceitas se vieron forzados a entregarlo. Se capturó a Presbere, a los jefes indígenas de Talamanca Siruro, Bocri, Iruscara, Bettuqui y Dapari, y a 700 indígenas, tras un mes de búsqueda por las montañas. El otro líder de la revuelta, Comesala, logró escapar.

Cabe destacar que del total de los 700 indígenas capturados, para su uso como esclavos, a su llegada a Cartago el número fue de 500, mientras que 200 murieron en el camino o escaparon. Nueve años después de su captura, el gobernador de Costa Rica informaba que de estos 500, 300 habían muerto a causa de la viruela y el sarampión.

En Cartago, Presbere y los otros líderes indígenas fueron sometidos a juicio por el gobernador Lorenzo Antonio de Granda y Balbín. En el juicio, Presbere no admitió ninguna responsabilidad en la sublevación y afirmó que se hallaba en otro pueblo cuando ocurrieron los hechos. Se negó a delatar a ninguno de sus compañeros de lucha. Por el contrario, los demás indígenas procesados con él lo señalaron como caudillo de la insurrección. Los documentos consignan su comportamiento altivo. Dio su testimonio en su lengua nativa, la bribri, pues no hablaba español. Como justificación de la rebelión, dijo que había sido informado que los frailes escribían cartas pidiendo soldados para sacar a los indígenas de sus pueblos.

El 1 de julio de 1710 Presbere fue sentenciado a morir arcabuceado, ya que Costa Rica no contaba con verdugo para aplicar la cruel muerte típica de la época colonial llamada «garrote vil», la cual consistía en que al preso se le sentaba en una silla para aplicarle un torniquete en el cuello al cual se le daba vuelta lentamente. Se le atribuyó el cargo de rebeldía al Rey.

La sentencia dice así:

"Fallo que de condenar al dicho Pablo Presbere, por lo que contra él está probado, sin embargo, de la negativa que tiene hecha en su confesión, que sea sacado del cuarto donde le tengo preso y puesto sobre una bestia de enjalma y llevado por las calles públicas de esta ciudad con voz de pregonero que diga y declare su delito, y estramuros de ella, arrimado a un palo, vendado los ojos, ad módum deli sea arcabuzceado, atento a no haber en ella verdugo que sepa dar garrote; y luego que sea muerto le sea cortada la cabeza y puesta en alto que todos la vean en el dicho palo"

La ejecución de Pablo Presbere se efectuó el 4 de julio de 1710. Tenía aproximadamente 40 años de edad.

Legado[editar]

Tras la insurrección de Pablo Presbere, los indígenas de Talamanca reforzaron su identidad y dominio en ese territorio, incrementando su función como zona de refugio para los aborígenes que lograban escapar al dominio español. En cierta forma, esto permitió la subsistencia de las tradiciones, identidad e idioma de estas culturas hasta nuestros días. La rebelión de Presbere se sigue considerando como la máxima acción de protesta del indígena talamanqueño ante el sometimiento español. Aún con la captura de los 700 indígenas, desde el punto de vista de estos la rebelión fue un éxito, ya que los españoles tuvieron que abandonar la región del Caribe sur como consecuencia de la misma, lo que permitió a Talamanca recuperar su independencia y soberanía. El nombre de Presbere quedó grabado en la memoria colectiva de los indígenas talamanqueños como símbolo de la resistencia ante los invasores foráneos.

El miércoles 19 de marzo de 1997, la Asamblea Legislativa de Costa Rica declaró a Pablo Presbere defensor de la libertad de los pueblos indígenas. Pablo Presbere fue declarado benemérito de la patria en el área de defensores de la libertad por ley 7669 del 9 de abril de 1997, publicado en el periódico oficial La Gaceta N°3 del 9 de mayo de 1997.[1]

En Costa Rica se le han dedicado varios monumentos: uno de 3.12 m de alto, hecho en cobre, que se encuentra frente a la Municipalidad de Limón, inaugurada en 1993, y otra que es un busto en bronce que se halla en el patio de la Asamblea Legislativa de Costa Rica

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  • Bozzoli, María E. El Nacimiento y la Muerte entre los Bribris. Editorial Universidad de Costa Rica. San José, 1979.
  • Comisión Nacional de Nomenclatura. Relación de Actividades. Ministerio de Cultura, Juventud y Deportes. San José, 1983.
  • Fernández G., Ricardo. Reseña Histórica de Talamanca. En: El Descubrimiento y la Conquista. Biblioteca Patria N° 1. Editorial Costa Rica. San José, 1975.
  • Solórzano Fonseca, Juan Carlos (2011). «La rebelión de los indígenas bajo Pablo Presbere (Talamanca 1709-1710)». Cuadernos de Antropología (Editorial de la Universidad de Costa Rica) (21):  pp. 30. ISSN 1409-3138.