Orestes Omar Corbatta

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Oreste Omar Corbatta
Nombre Oreste Omar Corbatta Fernández
Apodo El loco, El Garrincha Argentino, El dueño de la Raya, Jugador de dibujos animados
Nacimiento 11 de marzo de 1936
Daireaux, Argentina
Fallecimiento 6 de diciembre de 1991
La Plata, Buenos Aires, Argentina
Nacionalidad argentino
Posición Delantero (Wing derecho)
Estatura 1.65 metros
Goles totales 104[1]
Año del debut 1955
Club del debut Racing Club
Año del retiro 1974
Club del retiro Tiro Federal de Río Negro

Oreste Omar Corbatta Fernández, (Daireaux, Provincia de Buenos Aires, 1936 -† Avellaneda, Provincia de Buenos Aires, 1991) fue un futbolista argentino, apodado "cusa" El loco, El Garrincha argentino, El dueño de la raya o Jugador de dibujos animados. Es considerado por muchos cronistas, como el mejor puntero derecho del fútbol argentino de todos los tiempos, por arriba de Peucelle, Boye, Houseman y Bernao.

A lo largo de su vida, Corbatta consiguió importantes logros deportivos tanto con la selección argentina como con algunos de los clubes en los que jugó. Con la selección consiguió las Copas América de 1957 y 1959, por entonces llamada Campeonato Sudamericano de Naciones. Sus logros más importantes a nivel de clubes los consiguió jugando para Racing Club y Boca Juniors, donde conquistó dos títulos en cada uno.

Sus apodos[editar]

  • "Cusa": Así fue llamado desde pequeño por su familia y los que lo conocían.
  • El loco: por sus jugadas de alto contenido estético e inusitadas, tanto que maravillaban al público. Era tan imprevisible y ocurrente como sólo puede serlo un loco.
  • El dueño de la raya de cal o simplemente El dueño de la raya, porque era común decir que cuando tomaba la pelota en ese sector era imposible quitársela.
  • Jugador de dibujos animados: Un periodista chileno lo llamó así por su manera de jugar.
  • El Garrincha argentino: por su comparación con el ex jugador brasileño.
  • Alerquín: así lo definió Juan José Pizzuti.[2]

Primeros años[editar]

Nacido en Daireaux, su familia emigró a La Plata, donde jugó en las divisiones inferiores de Estudiantes de La Plata. Pasó después a Racing Club de Avellaneda.

Corbatta era de una familia pobre de origen rural y tenía ocho hermanos. Su padre murió cuando era pequeño y al tiempo su madre, Doña Isabel, se muda a La Plata con sus hijos. Era analfabeto, hecho que lo avergonzaba y entristecía. Se sentía mal cuando sus compañeros comentaban noticias de diarios y revistas en las conversaciones. Cuando llegaba un periodista siempre tomaba un diario y fingía leer. Nunca le gustó hablar demasiado. "Ayer quise ir a comer a la Costanera. Llegué y me fui porque toda la gente me miraba", contó una vez.

Características futbolísticas[editar]

Según los cronistas de la época no tocaba la pelota, la acariciaba. Creaba jugadas insólitas, se decía que era el dueño de la raya de cal, ya que cuando el agarraba la pelota en ese sector era “casi imposible” pararlo o robarle el balón. Le gustaba arrancar de atrás, tener la pelota, para no aburrirse. Se pegaba el balón a los pies. Tenía un estilo único muy difícil de igualar. Una gambeta exquisita, engaño para complicar a los rivales, inteligencia para resolver jugadas en un instante, un remate no potente pero de puntería exacta, una habilidad inigualable, casi una efectividad del 100 por ciento en la ejecución de penales o penaltis y la picardía con la que llevo a cabo innumerables anécdotas como arma fundamental.

Carrera futbolística[editar]

A los 14 años de edad, Corbatta jugaba en las inferiores de Estudiantes de la Plata, pero quedó libre por un esguince de tobillo y en 1953 llega a Juverlandia de Chascomús para jugar la liga platense.

Títulos de Club[editar]

Temporada Club Título
1958 Bandera de Argentina Racing Club Primera División Argentina
1961 Bandera de Argentina Racing Club Primera División Argentina
1964 Bandera de Argentina Boca Juniors Primera División Argentina
1965 Bandera de Argentina Boca Juniors Primera División Argentina

En Racing[editar]

Un racinguista que se dedicaba a buscar jugadores lo vio jugar y en 1955 lo llevó a Racing (Juverlandia lo vendió por 14.000 pesos). En “La Academia” debutó el Sábado 30 de abril de 1955 contra Gimnasia y Esgrima La Plata, de visitante. Racing formó con: Domínguez; Dellacha y García Pérez; Jiménez, Cap y Sivo; Corbata, Barrera, Humberto Maschio, Rodríguez y Cigna. “El lobo” ganó 1-0 con gol de Pentrelli. Corbatta hizo su primer gol ante Ferro en Mayo de ese año. En este equipo jugó en 195 ocasiones de 1955 a 1962 y marcó 79 goles. Salió campeón en 1958, marcando 10 goles. La base del equipo campeón fue Negri; Anido (desplazo a Dellacha) y Murúa; De Vicente, Cap y Gianella; Corbatta, Juan Jose Pizzuti, Manfredini, Sosa y Raul Belén. Y en 1961, cuando Racing formaba con: Negri; Anido y Mesías; Blanco Peano y Federico Sacchi; Corbatta, Pizzuti, Mansilla, Sosa y Belén.

Este fue el equipo que le valió su lugar en la selección y fue protagonista de la mejor parte de su carrera futbolística.

En Boca[editar]

En 1963, pasó al Boca Juniors, que lo compró por 12 millones de pesos, con los cuales Racing amplió su estadio en Avellaneda y construyó un complejo deportivo.

En Boca jugó en 18 ocasiones y marcó 7 goles de 1963 a 1965. Su debut en la cancha de Atlanta fue muy auspicioso, pero no brilló por su estado físico y por sus excesos de alcohol.

En este equipo se recuerda un partido ante Vélez el 19 de mayo de 1963, en el que marco los únicos 3 goles del partido en el estadio de Boca. Además, le marcó un gol a Independiente de tiro libre el 14 de julio de 1963 en condición de local.

Su primera formación con Boca fue: Roma; Dos Santos y Heredia; Simeone, Rattín y Orlando; Corbatta, Menéndez, Del Vecchio, Sanfilippo y Lallana.

Ganó los títulos de 1964 y 1965, además formo parte del plantel que perdió la final de la Copa Libertadores de 1963 contra Santos.

En Independiente Medellín[editar]

En Independiente Medellín jugó de 1965 a 1969. No se tiene un registro de los goles, pero se sabe que en las filas de Independiente Medellín, el destino quiso que se enfrentara a Racing en la Copa Libertadores de 1967, en un partido donde Cejas le atajó un penal.

También muchos hinchas del “Equipo Rojo” recuerdan una goleada 8-3 a Deportes Tolima el 25 de mayo de 1969 en el que Corbatta hizo 5 goles, en la cancha del Tolima y en la que atajaba Silvio Quinteiro para el local.

Fue subcampeón en 1966, bajo la conducción de Pacho Hormazábal.

Los fieles del Independiente Medellín lo recuerdan con mucho afecto.

Pero en esas tierras sufrió el abandono de su mujer, la pérdida de casi todo su dinero y creció su adicción por el alcohol.

De vuelta en Argentina[editar]

Al regresar a la Argentina decidió jugar en equipos de menor categoría de los que antes había jugado.

Lo hizo en San Telmo, en 1970, en equipos de La Liga provincial de Río Negro en 1971, en Italia Unidos de General Roca en 1972 y de 1973 a 1974 en Tiro Federal de Río Negro.

En San Telmo[editar]

En este equipo jugó una temporada marcando 10 goles , a 2 del goleador máximo Carlos A. Pandolfi. Debutó frente a All Boys en el año 1970 a los 32 años de edad marcando un gol de penal, en un partido que terminó 2-2. Su último partido en San Telmo, fue ante Ferro Carril Oeste en el Viejo Gasómetro de San Lorenzo de Almagro, que terminó 2-0 a favor de Ferro,[3] por el Campeonato Argentino de la "B" Metropolitana el 6 de diciembre de 1970.

Clubes[editar]

En la Selección Nacional[editar]

El inolvidable equipo de los Carasucias.

En la Selección jugó de 1956 a 1962, marcando 18 goles en sus 43 presentaciones.

Temporada Club Título
1957 Bandera de Argentina Argentina Campeonato Sudamericano 1957
1959 Bandera de Argentina Argentina Campeonato Sudamericano 1959 (Argentina)

Ganó la Copa América de 1957 de Lima, por entonces llamada Campeonato Sudamericano de Naciones, en un equipo denominado “Los Carasucias”, en una delantera compuesta por: Oreste Corbatta, Humberto Maschio. Antonio Angelillo, Enrique Sívori y Osvaldo Cruz, al ganarle por 3-0 a Brasil. También ganó la de 1959 disputada en Argentina , una suerte de revancha por el fracaso del Mundial 1958 .

Corbatta en el Mundial 1958[editar]

Corbatta fue uno de los pocos que se salvaron de las críticas después del Mundial de 1958, debido a que hizo 3 goles en 3 partidos en esta competencia.El primero lo hizo a los 2 minutos de juego, en la derrota contra Alemania Federal por 1-3.Otro lo hizo en la histórica goleada de Checoslovaquia por 6-1(único gol argentino) y en la única victoria albiceleste, contra Irlanda del Norte por 3-1.

Mundial Sede Resultado Partidos Goles
Copa Mundial de Fútbol de 1958 Flag of Sweden.svg Suecia Primera Fase 3 3

Corbatta y los penales[editar]

Corbatta era un especialista en penales, tanto que por esos tiempos cuando jugaba en Racing los hinchas de “La Academia” cuando convalidaban un penal gritaban Gol. Dicen que la pelota en sus penales entraba para un lado y el arquero siempre iba para el otro.

“En los penales, los mataba a todos. Me paraba cerca de la pelota para que el arquero no pudiera reaccionar y la tiraba suave a la punta…Y pongale la firma que iba a cobrar. De 68 me sacaron solo 4.


"Nunca me ponía de frente a la pelota, siempre de costado. Le pegaba con la cara interna del pie derecho y en el medio, con un golpe seco. Además, agachaba la cabeza para que el arquero no adivinara dónde iba a tirar y en cambio yo veía todo lo que él hacía. En cuanto se movía era hombre muerto...",

Declaró Corbatta una vez a la revista El Gráfico, para explicar el éxito de sus penaltis.

Sus goles[editar]

Corbatta marcó 122 goles, 79 en primera (72 en Racing y 7 en Boca) y 18 en la Selección. No se lleva un registro de su actuación en el ascenso y en el Independiente Medellín. El mejor gol de su carrera lo anotó el 20 de octubre del 57, en la cancha de Boca, jugando con la selección frente a Chile, por las eliminatorias al Mundial de Suecia. Primero gambeteó a dos rivales, enfrentó al arquero, lo burló, se detuvo, amagó, hizo pasar de largo a otro defensor y volvió a frenar. El público suspiraba. Amagó nuevamente y, al final, colocó el balón junto a un palo, tras dejar sentados a otros dos chilenos. Un golazo increíble. Tanto que la revista estadounidense Life, por entonces tal vez la más prestigiosa del mundo, publicó en su portada por primera y única vez una secuencia de fútbol con la foto de Corbatta.

Su muerte[editar]

Vivió unos años en la ciudad de Benito Juárez, provincia de Buenos Aires. donde habitó en una precaria casa mientras jugaba en el club Villa Lumiere y ocasionalmente en el Club Atlético Juarense. Éste último le brindaba comida en uno de sus bufetes. En su decadencia, alcoholizado y sin hogar (pese a que se casó cuatro veces), Corbatta vivió sus últimos años en un camerino del estadio de Racing, donde trabajaba en las divisones inferiores. Murió en la miseria más atroz el 6 de diciembre de 1991, a los 55 años, se fue el que muchos consideraron el más grande puntero derecho. La Nación de Buenos Aires tituló "Murió Corbatta, arquitecto de un fútbol que emocionó", el periodista Jorge Llistosella escribió sobre Corbatta: “no habrá ninguno igual”, mientras Página 12 dijo "La muerte se pasó de la raya".

Un par de años después de su muerte, las autoridades de Racing hicieron un pedido oficial ante las autoridades de la Municipalidad de Avellaneda para que se cambiara el nombre de la calle Cuyo, lindante a la cancha y sobre la cual se encuentra la pensión de Racing por el de Oreste Omar Corbatta, el pedido fue aceptado y hoy en día los hinchas de La academia lo recuerdan siempre cuando van al Estadio Juan Domingo Perón.

En el 2006, 15to aniversario de su muerte, se inauguró en el Salón de la Fama una estatua de bronce de Daniel Zimermann.

Otros datos[editar]

  • Solamente dos veces Corbatta hizo goles y la Selección perdió, las dos en en el Mundial 1958, contra Checoslovaquia y Alemania Federal.
  • La Argentina ganó 26 de los 43 partidos que disputó Corbatta, empató 8 y perdió 9.
  • Jugó 8 partidos de la Copa Libertadores y convirtió un gol.
  • Uruguay fue la Selección que más veces enfrentó:10.
  • Sus 18 goles en la Selección se reparten de esta manera: 4 a Paraguay, 3 a Chile y a Ecuador, 2 a Bolivia y 1 a Uruguay, Colombia, Alemania Federal, Checoslovaquia, Irlanda del Norte y Perú
  • Los 43 partidos que disputó como internacional los hizo con la camiseta de Racing, la segunda mejor marca en esta institución después de los 44 de José Salomón.
  • Debutó en la Selección en febrero de 1956, en México D.F , ante Perú por el Panamericano (0-0).
  • Su primer gol en la Selección lo marcó contra Uruguay de penal en un amistoso en la cancha de Boca (2-2).
  • De los 9 penales que pateó en el seleccionado albiceleste sólo fallo uno el 20 de octubre de 1957 ante Chile, el mismo día de su mejor gol.
  • Hizo goles en 15 de sus 43 partidos.
  • Posee, compartido con Américo Rubén Gallego el récord de presencias consecutivas en la Selección, 27 (1957-59).
  • Con sus 18 goles, está en el 13er lugar de goleadores de la Selección Argentina con Domingo Tarasconi.[4]
  • Estuvo a punto de ser el primer argentino en jugar dos Mundiales consecutivos para el Seleccionado, se despidió como local en el último amistoso previo al Mundial de Chile en 1962.

Anécdotas[editar]

Algunas de las razones por la cual lo llamaban Loco era por sus andanzas y por su forma de ser. Aquí se citan algunas anécdotas al respecto, algunas de ellas ya citadas en el atículo.

  • A Corbatta solían llamarlo “Orestes Omar” pero en su partida de nacimiento decía: “Oreste Osmar”.
  • En el que decían que iba a ser debut, un amistoso con Quilmes, llenó la cancha por todo lo que se decía de él. Y ese día no jugó.
  • El 26 de octubre de 1958 Racing visitaba a Estudiantes mientras en el Vaticano elegían al sucesor del Papa Pío XII, que había fallecido el 8 de ese mes. Durante el segundo tiempo, el público empezó a gritar: “La hinchada se estremece, Corbatta Pío XIII”.
  • Era el cumpleaños de Márquez Sosa y Corbatta le dijo “Te voy a dejar dos goles de regalo”. Y parece que hacía lo que quería porque con un par de desbordes por derecha le hizo hacer dos goles a Sosa. Genio y amigo.
  • En un clásico contra Independiente, Alcides Silveira lo estaba persiguiendo por todos lados a Corbatta y no lo dejaba tocar la pelota. Por eso, el Loco se escondía detrás de los policías que estaban al borde de la cancha.
  • Cuenta la leyenda que en un partido en Avellaneda contra Rosario Centra fue tal el baile que le dio Corbatta al marcador, que éste cuanto término el partido lo fue a buscar muy nervioso y le dijo “Vos allá en Rosario no salís vivo”.
  • Era analfabeto, pero muy difícil era que alguien lo encontrara sin un periódico bajo el brazo. Quizás en su fuero interno pretendía tener por lo menos una "cultura de periódico".
  • A nadie respetaba más que a Pedro Dellacha, su capitán en Racing y en la Selección, quien le enseñó a firmar garabateando su apellido.
  • Silvio Quintero debutó el día en que el Tolima recibió la peor goleada como local de toda su historia. Corbatta, jugando entonces para el Medellín, le hizo cinco de los ocho goles que le metieron al Tolima, por tres del local.
  • Federico Vairo, notable zaguero de River Plate, cuenta de él:

"En una ocasión, ni bien empezó el partido se me había parado al lado mío y se me quedó ahí, lo que ya me ponía nervioso. De pronto me miró y me dijo ¿Cómo anda tu madre?... ¿y de la vida de tu hermana qué es? A lo que le respondí ¡Callate y jugá!... Cuando termine el partido "nos vemos afuera" si tenés algo que decirme... Con eso se calló la boca y me dejó de embromar.


Tras finalizar el encuentro, mientras nos estábamos duchando golpearon la puerta del vestuario. ¡Era él que me venía a buscar! Salí con toda precaución... y vi que quería charlar conmigo en serio, venía a invitarme al vestuario para tomar algo porque cuando intentó hacerlo inicialmente en el campo me había enojado”.
  • Pese a su fama, era incapaz de hablar con una mujer. Por eso, sus compañeros le presentaron a una amiga de todos. "Una chica que hacía la calle", se decía entonces. Corbatta se enamoró de ella. Y fue su mujer durante largo tiempo. Con esa rubia se casó en 1959. Se fue a vivir a Banfield y tuvo una hija. Pero un día regresó de una gira y no encontró nada. Su casa había quedado vacía, sin las arañas, sin los muebles, sin las canillas.

Corbatta tuvo tres casamientos más y tres hijos (Cristina, Omar Oreste y Liliana).

"Con la primera me fue muy mal; con la segunda me fue mal; con la tercera mal y con la cuarta, mal. Las cuatro me sonaron, pero las quiero lo mismo".

  • Eran famosas sus farras, que lo hacían llegar borracho a los partidos.
  • Cuando llegó de Chascomús (Juverlandia lo vendió en 14.000 pesos) era un chico que casi no hablaba, generoso y peleador. Que, cuando lo fueron a buscar, se escapó por los fondos y se lo tuvieron que llevar a la fuerza. Y como nunca le pagaron los 2 mil pesos que les correspondían, ya en Boca, en un amistoso en Chascomús, se fue a la bicicletería del presidente de Juverlandia y empezó a romper todo. "Paré cuando sumé los 2 mil pesos que me debían", explicó.
  • Cuando llegó a Racing no llevaba maleta; sólo lo que tenía puesto. Y desde entonces comenzaron a llamarlo el Loco.
  • Su otro hogar era el hospital Fiorito, donde de vez en cuando terminaba internado. Y desde la cama 129 miró la consagración de Racing en Belo Horizonte, por la Supercopa 88. "Me hubiese gustado estar con los pibes. Perdí lo último que quería hacer".
  • Varios hinchas de Boca e Independiente eran socios de Racing sólo para verlo a Corbatta.
  • En 1956, en un partido amistoso entre Argentina y Uruguay, en Montevideo, comenzó a hacer malabares y se daba tremendo banquete con el duro Pepe Sasía, al que paseaba como a un bebé. Otro uruguayo, para bajarle el atrevimiento, le propinó un patadón y lo dejó retorciéndose en el gramado. Entonces, con la apariencia de darle consuelo, se acercó Sasía y le pegó un puñetazo en la boca. Desde aquel día, a la sonrisa de Corbatta le quedaron faltando dos dientes.
  • En una gira previa al Mundial de Suecia, un fotógrafo lo retrató durmiendo sobre un banco del vestuario siete minutos antes de salir a enfrentar a Checoslovaquia.
  • Siempre recordaba Tita Mattiussi aquella vez que una de sus mujeres lo invitó a una fiesta. Racing jugaba al otro día contra Independiente. El Loco se escapó de la concentración saltando un portón. A las seis de la mañana, Tita le abrió la puerta y le hizo dar tres baños de agua fría. En el vestuario, le dijo a Belén: "No me pases la pelota que no la veo". Estaba mareado, apenas se podía sostener en pie. "Me desperté, jugué como una bestia e hice dos goles", contó después el Loco.
  • En una gira de Boca por Europa, le encargaron a Carmelo Simeone que lo marcara de cerca. El Cholo decía que a su lado, Corbatta no tomaba. Hasta que un día se llevó la sorpresa: abajo de la cama había una pila de botellas de cerveza todas vacías.
  • De los cuatro millones que había ganado en Racing, sólo le quedaba una casa en Florida. Y del pase a Boca, que se había hecho en 1963 en 12 millones, no guardaba ni una moneda. Se refugiaba en algún bar cercano al Hospital Fiorito. Y dormía en un cuartito debajo de una tribuna, sobre dos cajones viejos. "Vino mi hermana a buscarme, pero no quiero ir a La Plata. A la noche me llevo una revista, miro las fotos, me distraigo un rato y me quedo dormido. Me la gasté toda. Di mucho sin mirar a quién", contaba.
  • Mientras Racing le pagó un sueldo equivalente a la cuota de 100 socios y un hotelito en Capital, cerca del Obelisco, siguió adelante. Fue durante 1983. Poco tiempo antes había presentado un cuadro de cirrosis avanzada. Era el principio del fin. "Borracho como una cuba, murió en la ruina total", cuenta Negri. Los hinchas le demostraron su amor. Él se reía, pedía plata para ir a tomar algo y contaba alguna anécdota con la mente perdida.
  • "En 1957 jugué en Independiente y de cinco penales atajé cuatro. Uno a Omar Oreste Corbatta. El partido estaba empatado, le agarré la pierna a él y fue penal. En una revista había dicho que iba a hacer un gol, tomó la pelota y la besó mirando a la hinchada de Racing. Vino corriendo y yo amagué para un lado, me tiré para otro y la atajé. Entonces le dije que le diera un besito a la pelota y me insultó de la bronca que tenía”, evoca Julio Cossi.
  • Corbatta era un futbolista imprevisible, buena prueba de ello es la jugada que realizó una tarde en la cancha de Chacarita Juniors, con la pelota en su poder, realizó un curioso slalom en el que regateó a adversarios desde la línea del campo rival hasta su propia área. Los corazones racinguistas dejaron de latir por un instante y no lograban comprender que estaba haciendo. Corbatta pisó el balón, giró y comenzó a eludir nuevamente a los jugadores de Chacarita logrando salir de esa situación tan peligrosa y enarbolando una nueva situación de ataque tras pasarle la pelota a Maschio.
  • Cuando llegó a cambiarse al vestuario por primera vez Cárdenas se sentó al lado de Oreste. Éste, entonces, este le preguntó "¿Vos sos el santiageño Cárdenas?" "Sí," le respondió con timidez, "soy yo". Entonces Oreste le dijo “Desde ahora te van a decir el Chango Cárdenas”.
  • En una ocasión en la cancha de Ferro se recostó contra la raya, no tenía ganas de jugar y estaba enojado. Un fotógrafo que había ido para sacarle una foto haciendo un gol le dijo: “Dale Corbatta, jugá que te sacó una foto”. Corbatta dijo: “Si me la sacás, juego”. Al rato tomó la pelota, se sacó tres rivales de encima e hizo un golazo. Corbatta fue hacia el fotógrafo y le dijo: “¿Sacaste la foto?”, a lo que el hombre respondió: “No, recién prepare el rollo”. Corbatta lo insultó, se quedó de vuelta contra la raya y no la tocó más por el resto del partido.
  • El 9 de julio de 1963 Boca fue a jugar unos de esos amistosos de fechas patrias a Río Cuarto. Su rival era Atenas de esta ciudad. Corbatta de penal hizo un gol para Boca. La imagen inolvidable fue la de Don Calixto ,el peluquero del barrio, con una cartulina blanca y letras grandes escritas con tiza de grasa negra que decía “Corbata, muchas gracias”. Calixto era uno de los más reconocidos hinchas de Racing. Oreste Corbata vio el cartel y se arrimó al alambre para saludar al viejito que no podía creer lo que pasaba.
  • Corbatta era vago para entrenar y llegaba sobre la hora a los partidos, entonces no lo ponían, pero El Loco sabía que la gente lo quería y entonces la hinchada empezaba a cantar que querían que juegue Corbatta y “El Garrincha Argentino” entraba a jugar.
  • En Neuquén, el 27 de noviembre de 1972, Confluencia jugaba un amistoso contra Italia Unida de Río Negro, en una pérdida y polvorienta cancha. Un partido de escasa trascendencia, con muy poco público, con una pobre exhibición de fútbol. Fue penoso. Hacía un año que Oreste Osmar Corbatta jugaba en Italia Unida. Le había parecido mejor esconderse en General Roca. Allí apenas conocían su fama. De entrada divirtió con su arte, pero después vino el derrumbe, hasta ser motivo de burla. Aquella tarde, lo insultaron como de costumbre, y Corbatta respondió. La barra se le fue encima. Corbatta terminó en el hospital, sus compañeros le habían salvado la vida.
  • El plantel del Mundial 1958 estaba integrado, entre otros por Amadeo Carrizo y el Loco Corbatta. Carrizo le decía al Loco que él era capaz de atajarle varis penales, mientras que “El Dueño de la Raya” decía que era imposible. Acordaron ejecutar 50 penales: si Amadeo atajaba diez era el ganador, de lo contrario lo sería Osmar. El día del enfrentamiento fue esperado por todos, y después de un entrenamiento Corbatta y Amadeo se encontraron en un arco de la cancha de entrenamiento. Todo el plantel e incluso el cuerpo técnico actuaba como público. Finalmente, Corbatta convirtió 49 goles y estrelló el penal restante contra el palo. Se retiró victorioso y fue el padre de todas las cargadas contra Carrizo.

Premios y honores[editar]

  • Integrante de Los 25 Héroes Argentinos, una selección de los 25 mejores jugadores argentinos de todos los tiempos según el diario La Nación.
  • Nombramiento de la ex calle Cuyo a Pasaje Corbatta.
  • Busto de Bronce en el Salón de la Fama de Racing.

Bibliografía[editar]

  • “Breve Historia de la Academia” Germán Domingo Ed.S.R (1999) ISBN 950-564-049-8
  • “Racing 100 años” – Clarín Deportivo (2003) ISBN 950-782-323-9
  • “90 años de una Pasión llamada Independiente Medellín” - El Colombiano (2003)

Referencias[editar]

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]