Oceloduri

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Oceloduri (denominado Ocellum duri o Octoduron) fue un poblado vettón documentado por primera vez por el historiador romano Estrabón en su Geografía (Libro III) Οκελοδούρον como poblado vettón. Posteriormente Ptolomeo describe el área en su Geographia.[1] La describe igualmente Plinio el Viejo en su Naturalis Historia (Libro IV). Desde los inicios algunos autores han creído que es el poblado sobre el que se asienta Zamora.[2] El debate sobre su ubicación ha sido objeto de polémica.[3] [4] Inicialmente se afirmó que era un poblado que supone ser la Zamora originaria. Sin embargo pronto aparecieron otras posibles ubicaciones en disputa dentro de la provincia de Zamora: Almaraz de Duero y Villalazán. En el Itinerario de Antonino (Itinerarium Antonini) se menciona la calzada dividida en dos tramos: el de Augusta Emerita a Caesaraugusta y de Asturica Augusta a Caesaraugusta. En el punto de intercesión de las dos vías se encontraba Oceloduri. Un punto de intersección entre vías romanas.

Eimología[editar]

La denominación Οκελοδούρον y su descripción equivalente latina Octoduron es la más antigua documentada. Se sabe que octo- es un dios en la cultura celta.[5] Sin embargo otros autores opinan que el prefijo ocelo- significa promontorio o cerro, y se encuentra frecuentemente en toponimia celta como: Alaunocelum, lulocelum, Cinctocelu. De la misma forma la palabra Ocelus en la Germania Inferior y bretaña se emplea como teonimia de marte. Las denomiación posterior oceloduri procedente de octoduron es una corrupción que transforma octo- por ocelo-. Siendo popular e incorrecta Ocelo duri.[6] El sufijo -durum (*duro- "fuerte" o "castro"). Algunas acepciones han dado lugar a la traducción latinizada de Ocelo Duri como ojo del Duero (así en Anónimo de Rávena). Aparece como ectodurum en el códice de Mendoza. Este sufijo aparece en diversos topónimos a los largo de los pueblos celtas de Europa así se tiene Boiodurum y Sorviodurum en Germania Superior, Brivodurum, Divodurum y Icciodurum la Galia, y Mutudurum en Celtiberia. El nombre de Octoduron puede significar el «fuerte del promontorio».

Ubicación[editar]

La ubicación de la civitas es objeto de debate. A pesar de existir autores e historiadores que sostienen que Octoduron es un poblado asentado en las cercanías de la actual Zamora.[2] [7] Esta creeencia carecía de evidencias científicas y sólo a mediados del siglo XX se ha tomado esta afirmación con una perspectiva más crítica.[8] Otros sitúan su ubicación más al sur en la población de Almaraz de Duero.[4] Otros en un poblado cercano en las inmediaciones de la ciudad de Toro. Existe un octodurun en Alemania Martigny (Valais).

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. García Alonso, Juan Luis (2003). La Península Ibérica en la Geografía de Claudio Ptolomeo (Primera edición). Universidad del País Vasco, Servicio Editorial. ISBN 8483735695. 
  2. a b Álvarez Martínez, Ursicino (1965). Historia General Civil y Eclesiástica de la Provincia de Zamora (primera edición). Madrid: Editorial Revista de Derecho Privado. 
  3. José Manuel G. Matellán. «Ocelo Duri, el desencuentro entre historiadores y filólogos». El Nuevo Miliario: boletín sobre vías romanas, historia de los caminos y otros temas de geografía histórica (Ejemplar dedicado a: Calzadas romanas en las altas Cinco Villas) (Madrid) (8):  pp. 10-15. ISSN 1885-9534. 
  4. a b Tomás Mañanes, José María Solana Sáinz, (1985), Ciudades y vías romanas en la cuenca del Duero (Castilla-León), Universidad de Valladolid, Secretariado de Publicaciones
  5. A. Schulten, (1937), "Octodurum", RE. XVI1, nº2 col. 1868
  6. M. Cortés y López, Diccionario geográfico-histórico de la España antigua, I (Madrid 1835) 225, apoyado por Holder y otros (cf. Tovar, loc. cit.).
  7. Fernández Duro, Cesáreo (1882). Establecimiento tipográfico de los sucesores de Rivadeneyra, ed. Memorias históricas de la ciudad de Zamora: su provincia y obispado I (Primera edición). Zamora. 
  8. Isaac Moreno Gallo (2010). V Congreso de Vías Públicas Romanas, ed. Las técnicas en la ingeniería romana (Primera edición). p. 29. ISBN 978-84-614-3758-0.