Nicoya

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Nicoya
Cantón de Costa Rica
Bandera de Nicoya
Bandera

Escudo de Nicoya
Escudo

Otros nombres: La Ciudad Colonial
Himno: Himno de la Anexión de Guanacaste
Localización del cantón de Nicoya en la provincia de Guanacaste
Localización del cantón de Nicoya en la provincia de Guanacaste
Coordenadas: 10°09′N 85°27′O / 10.15, -85.45


Coordenadas: 10°09′N 85°27′O / 10.15, -85.45
Capital Nicoya
 • Población 13.334
 • Coordenadas 9°55'07N, 84°09'19"O
Entidad Cantón
 • País Bandera de Costa Rica Costa Rica
 • Provincia Bandera de la Provincia de Guanacaste.svg Guanacaste
Alcalde Marco Antonio Jiménez Muñoz (Partido Liberación Nacional)[1] [2]
Subdivisiones 7 Distritos
Eventos históricos 7 de diciembre de 1848
 • Fundación 1848
Superficie Puesto 16
 • Total 1333 km²
 • Agua 0 km²
Altitud  
 • Media 123 msnm
Clima Pacífico seco[3]
Población (2011)  
 • Total 50 825 hab.[4]
 • Densidad 38,13 hab/km²
Gentilicio Nicoyano/a
Huso horario UTC-6
Sitio web oficial
Iglesia Colonial de Nicoya.jpg
Iglesia colonial de Nicoya.
[Editar datos en Wikidata]

Nicoya es el cantón segundo de la provincia de Guanacaste, Costa Rica, fundado el 7 de diciembre de 1848, lo que lo convierte en uno de los trece primeros cantones que tuvo el país. Posee una extensión territorial de 1333,68 km² y se divide en siete distritos. Su cabecera es la ciudad de Nicoya, ubicada a 350 kilómetros por carretera de la capital del país San José, en el corazón de la península del mismo nombre.

Ubicada a 123 metros de altura, fue tierra de amerindios chorotegas hasta la llegada española en 1520. Es conocida por algunos como "la ciudad colonial de Costa Rica". Nicoya y todo el territorio del Guanacaste se anexaron por propia voluntad a Costa Rica el 25 de julio de 1824. La población para el censo del 2000 era de 13,334 habitantes en la ciudad y de 20,945 habitantes para el distrito correspondiente. Una de las edificaciones antiguas más sobresalientes, la iglesia parroquial ubicada en el parque de la localidad (Recaredo Briceño), fue construida pocos años después de la colonización. Fue restaurada exitosamente en años recientes y se exhibe hoy al público. Data de 1544 (fundación de la ermita de San Blas), y su arquitectura es una primicia del barroco latinoamericano.

En la actualidad Nicoya es un ajetreado centro comercial y de servicios: posee uno de los dos hospitales de la provincia (Hospital de la Anexión), y es un nudo de transporte que conecta a diversos centros turísticos de la costa sur de Guanacaste, como Sámara y Nosara, que crece cada vez más con la expansión turística y con las facilidades que permite el moderno Puente sobre el río Tempisque, que facilita por mucho el tránsito hacia el resto del país.

La revista Internacional Living publicó un reportaje donde destaca a Nicoya como uno de los 5 lugares más saludables donde vivir en todo el mundo.

Etimología[editar]

El nombre Nicoya era el nombre del monarca que reinaba en Nicoya a la llegada de los españoles en 1520 y parece provenir de las palabras Nicúa y Necoclau (del náhuatl). Este último parece significar "península" pues, "necoc" significa "a ambos lados" y "lau" es "mar".

Historia[editar]

Época precolombina[editar]

La Gran Nicoya (10 000 a.C - 800 d.C)[editar]

Mapa de la región arqueológica de la Gran Nicoya.

Se conoce con el nombre de "La Gran Nicoya" a la región arqueológica que se extiende sobre el noroeste de Costa Rica y el Pacífico de Nicaragua. El sector costarricense se conoce como Subregión Sur o Guanacaste y abarca la Península de Nicoya, la cuenca del río Tempisque, el piedemonte y las tierras altas de las cordilleras de Guanacaste y Tilarán.[5]

La presencia humana en la región de Guanacaste data de 10 000 a 7 000 años antes de nuestra era. Se han encontrado puntas de lanza estilo clovis en la ribera del Lago Arenal y puntas de lanza estilo folson en la costa pacífica de la provincia. Como en el resto del país, este fue un periodo en que los primeros habitantes vivieron de la caza y la recolección. Los arquéologos, a su vez, han reportado la existencia de zonas de talleres líticos, fogones y deshechos de instrumentos de piedra.[6]

Hacia 2000-500 antes de nuestra era, durante el Periodo Orosí, ya se construían viviendas pequeñas de forma circular y fogones. En el área de Tronadora Vieja, en el lago Arenal, hay evidencia de restos de maíz (semillas carbonizadas), así como de manos y metates usados para preparar el grano. Durante este periodo, hay un predominio del uso de tecomates (vasijas de cuello y boca muy cerrada), ollas-tecomates y vasijas cilíndricas, decorados con bordes de conchas, uña, carrizo y pintura roja.[7]

Del Periodo Tempisque (500 antes de nuestra era, 300 de nuestra era), se han recuperado depósitos de cerámica en áreas planas, hornos para cocer objetos de arcilla, y fogonos y hornillas del mismo material para procesamiento de alimentos. El patrón funerario se distingue por el uso de cerros y partes altas para colocar los entierros. Las tumbas consisten en pozos tronco-cónicos en forma de campana, con círculos de piedra en la entrada de la fosa, o bien, por paquetes de huesos envueltos en cortezas y fibras, y con ofrendas de madera y jade, y metates trípodes con decoración en bajo relieve, cerámica bicroma, bastones de piedra decorados con remates de animales y bases de espejos de pirita o marcasita, en especial en la zona de las islas del Golfo de Nicoya.[8]

Indigena1.JPG
Metate jaguar Collection Henry Law 158.jpg
Costa Rican - Bird Pendant - Walters 421511 - Three Quarter.jpg
Las tres principales manifestaciones artísticas de los indígenas de la Gran Nicoya: la cerámica, la escultura lítica (metate) y el jade.

La alfarería se caracterizó por uso de dos colores alternados (rojo y natural de archilla), en vasijas con representación humana o animal. Durante este periodo ya hay evidencia del uso de la agricultura como principal medio de subsistencia. La principal forma de organización social es tribal.[9]

Hacia 300-800 de nuestra era, durante el Periodo Bagaces, ya hay una organización de cacicazgos complejos. Los rituales funerarios se celebran con distintos tipos de enterramientos, con presencia de uso de grandes bloques de piedra que necesitaron un gran esfuerzo colectivo para ser movidos. Los individuos se entierran de forma flexionada, cubiertos luego con piedras hasta formar promontorios. También hubo uso de urnas funerarias, donde los huesos eran cremados. Se otorgaban ofrendas de obsidiana, arcilla, jade, piedra y ornamentos de oro, incluyéndose objetos de jade mayas, seguramente obtenidos de intercambio con las sociedades de Honduras y Guatemala. Se da también el periodo de decoración policroma, y los motivos se manifiestan con influencias iconográficas de las culturas de Mesoamérica.[10]

El Reino de Nicoya (800 - 1520 d.C)[editar]

A principios del siglo XVI, Nicoya era la capital del reino de Nicoya y el principal centro demográfico de la cultura chorotega (800 de nuestra era), grupo prehispánico que se ocupaba toda la provincia de Guanacaste y buena parte de Nicaragua, y que aún cuenta con representación por una localidad nicoyana (San Vicente) que conserva su arte y cultura.[11] Además se distinguía por el activo comercio y una posición geográfica privilegiada.

En este periodo destaca la cerámica policroma, de gran calidad y acabado, que se utilizó como objeto de intercambio a escala inter y extrarregional, incorporando motivos de inspiración mesoamericana (el monstruo de la tierra, la serpiente emplumada, deidades asociadas a la tierra y el agua, por ejemplo). Resalta también la cerámica negra proveniente del Golfo de Nicoya y la introducción de la piedra azul grisácea.[12]

En términos de subsistencia, además de la agricultura, que giró en torno al maíz y cultivos asociados (frijoles, ayotes y otros), hubo un aprovechamiento intensivo de los recursos costeros y marinos (pesca y recolección de moluscos). Los chorotegas cazaban presas como el venado, saíno, garrobo y otros.[13]

Además del cacicazgo de Nicoya, existían otros cacicazgos menores como Chira, Cangén, Nandayora, Nicopasaya y Zapandí. No está muy claro si pertenecían a Nicoya o eran independientes.[14]

Descubrimiento y conquista de Nicoya por los españoles (1519-1558)[editar]

En el decenio de 1520, la población fue visitada por Gil González Dávila y el cronista Gonzalo Fernández de Oviedo, y fue una zona importante para la posterior conquista de Nicaragua, dada su situación geográfica. A diferencia del resto de Costa Rica, donde la conquista fue tardía y prolongada, la conquista de Nicoya fue un proceso temprano.

Cuando el conquistador Gil González Dávila entró en Nicoya en 1523, Nicoya era el cacigazco más grande en la costa Pacífica de Costa Rica. La Península y la ciudad de hoy en día derivan sus nombres del cacique Nicoa (ó Nicoya) quien dio la bienvenida a Dávila y su tropa. El Tesorero de la entrada, Andrés de Cereceda, dio la cifra de 6,063 almas bajo la autoridad de Nicoya, más que cinco veces más grande que la segunda población más grande encontrada por los españoles sobre la costa Pacífica en la década de 1529.[15] Según el cronista real Gonzalo Fernández de Oviedo y Valdez,[16] quien visitó Nicoya en 1529, el plan de la comunidad incluyía una plaza central con templos, una pirámide baja para sacrificios humanos y plazas especializadas para mercados y las residencias de los líderes. Muchos de los documentos más tempranos que nos podrían decir mucho sobre el Nicoya precolombino probablemente se perdieron en un incendio del archivo de Nicoya en 1768, de «no haver qudado ninguna [documentación] en este Archivo por reducirse a zeniza con quantos papeles tenía».[17] En el vacío documental que ha quedado, se han desarrollado un número de interpretaciones sobre Nicoya prehispánico. Principal entre ellas es la creencia que como los representates sureños de Mesoamérica, los nicoyanos vivieron en pueblos nucleados y el conteo de Cereceda de 6,063 almas representa el número de habitantes de un solo pueblo bajo el control de Nicoya.[18]

La dominación española se implantó en Nicoya en el mismo decenio de 1520 y tuvo consecuencias nefastas para sus moradores, que se vieron sometidos a esclavitud y diezmados por la explotación y las enfermedades. Entre 1524 y 1527, los indígenas nicoyanos, de Chira y los huetares de la banda oriental del golfo de Nicoya fueron repartidos en encomienda.[19] Las autoridades españolas trasladaron la población del lugar hoy llamado Nicoya Vieja a su actual emplazamiento. A partir de 1524, Nicoya surgió como entidad política, administrativa y jurídica supeditada a la ciudad de Villa de Bruselas, hasta el despoblamiento de dicha ciudad, y el posterior integramiento de Nicoya dentro de la Provincia de Nicaragua.[20] Pesadas cargas tributarias abrumaron a las poblaciones autóctonas, obligadas a entregar mantos de algodón, botijas de miel de abeja, cera, cántaros y jarras de loza vidriada, además de que los españoles exigían víveres y cargadores para sus expediciones. Se ha calculado que alrededor de 200 000 indígenas de Nicaragua y Nicoya fueron esclavizados y trasladados a Perú y Panamá entre 1520 y 1540, donde perecieron en su mayor parte.[21]

Nicoya dependió de la provincia de Nicaragua hasta 1554, cuando se creó el Corregimiento de Nicoya o Alcaldía Mayor de Nicoya.[22]

Nicoya bajo el dominio español (1558-1821)[editar]

La situación administrativa de Nicoya durante la dominación española está dividida en cinco etapas bien definidas:[23]

  • De la conquista a 1558 fue una Gobernación anexa a la Provincia de Nicaragua. Los límites de esta provincia abarcaron hasta la villa de Bruselas.
  • De 1558 a 1593 fue independiente (entiéndase que no pertenecía a ninguna de las otras provincias aledañas, aunque siempre bajo gobierno español) y jugó un papel muy importante en la conquista de Costa Rica.
  • De 1593 a 1602 se mantuvo unida a Costa Rica. El Gobernador de Costa Rica era a su vez Alcalde Mayor de Nicoya. El primero en ejercer ambos cargos fue Diego de Artieda Chirino y Uclés.
  • De 1602 a 1786 fue independiente, aunque a veces se le consideró territorio de Costa Rica.
  • De 1786 a 1824 fue parte de Nicaragua, pero con fuertes lazos económicos con Costa Rica. Entre 1810 y 1821, sin embargo, tanto Nicoya como Nicaragua y Costa Rica formaron parte de la Diputación Provincial de Nicaragua y Costa Rica, y tanto Nicoya como Costa Rica debían votar juntas para elegir al diputado para las Cortes de Cádiz. Florencio del Castillo fue diputado tanto por Nicoya como por Costa Rica. Luego de la independencia centroamericana, Costa Rica se separó de la diputación provincial el 1 de diciembre de 1821, mientras que Nicoya la siguió integrando hasta el 25 de julio de 1824 cuando se anexa a Costa Rica.

El Corregimiento de Nicoya (1554 - 1787)[editar]

El Corregimiento de Nicoya, creado en 1554 y cuyo primer alcalde mayor fue Álvara de Paz, con Pedro Ordóñez de Villaquirán y Velasco como primer corregidor, era dependiente directamente de la Real Audiencia de Guatemala.

El Partido de Nicoya (1787 - 1824)[editar]

En 1787, la ciudad de Nicoya pasó a ser cabecera del Partido de Nicoya y fue agregado a la Intendencia de León de Nicaragua, nombrándose un subdelegado de intendencia.

En 1824 la población se convirtió en el foco de atención política, cuando un grupo de habitantes encabezados por el Jefe Político Subalterno Manuel Briceño acordaron en cabildo abierto la anexión del Partido de Nicoya a Costa Rica, de conformidad con una invitación remitida por las autoridades costarricenses. La cercana población de Santa Cruz también declaró la anexión. Por el contrario, la población de Guanacaste (hoy Liberia) decidió mantenerse unida a Nicaragua y no se incorporó a Costa Rica sino hasta 1826, con base en una disposición del Congreso federal centroamericano.

Nicoya prehispánica[editar]

Aunque existen leyendas referente a otra ubicación original del pueblo del cacique Nicoya, generalmente se ha creído que estaba situada donde está la ciudad actual. La historia oral local mantiene que el llamado templo colonial fue erigido en 1522-1544 cuando se fundó la parroquia de Nicoya (Mora 1988).

El historiador costaricense Carlos Melendez notó la ubicación irregular del templo dentro de la esquina noreste de la plaza central del urbe, cuando la norma ibérica era situar la iglesia al costado del centro de la plaza, con cara hacía los edificios reales al lado opuesto de la plaza (Markham 1977). Volviendo al breve descripción del Nicoya protohistórico dejado por Oviedo y Valdez, surgerió que la razón de la ubicación irregular del templo colonial es que estaba construido sobre la pirámide del Nicoya indígena, el cual en 1529, según Oviedo, fue montado en la esquina noroeste de la plaza (Melendez 1978). La hipótesis de Melendez fue muy lógica, dado el patrón español bien conocido de superimposición directa de edificios político-religiosos sobre estructuras indígenas de índole religiosa como templos ó pirámides.

Investigaciones arqueológicas llevadas a cabo dentro y afuera de la ciudad de Nicoya en los años 1990 fueron llevados a cabo para probar la hipótesis de Melendez y comprender mejor el proceso por lo cual la comunidad indígena de Nicoya se convirtió en un pueblo criollo colonial (Lawrence 2005; 2009). Las excavaciones dentro del centro urbano de Nicoya, incluyendo el templo colonial, no dieron ninguna evidencia de una población precolombina substancial en el centro del Nicoya actual. Investigaciones en el valle circundante a la ciudad localizaron varios sitios de entre 2,5 y 5 ha con montículos bajos localizados en puntos esparcidos pero en nichos ecológicos similares alreadedor del piso ondulante del valle.

Por lo menos dos de estos sitios son posibles cantidatos para el Nicoya protohistóricos. Uno se encuentra en las afueras de la ciudad contemporánea pero incorporándose rápidamente en ella por el desarrollo urbano. El otro se encuentra cerca de la aldea de Sabana Grande, unos seis km al norte de Nicoya. Este sitio parece ser más grande que los demás y tener mónticulos más altos y tener la mayor fama entre los huaqueros por producir la cerámica policromada de alta calidad y artefactos de oro. Además es necesario notar que el ejido (tierras comunes) de la comunidad indígena de Nicoya durante el período colonial no se encontraba en Nicoya sino en Sabana Grande.[24]

¿Representa cualquier de estos sitios arqueológicos la Nicoya protohistórica? La respuesta a esta pregunta depende de proyecciones demográficas y de la interpretación de los recursos etnohistóricos disponibles. Por ejemplo, Marcus (1976) cotejó los datos de población de las tierras altas y bajas en sitios de Mesoamérica para los períodos Formativo Temprano y Medio. Sus datos sugieren una densidad de población relativamente uniforme de 25 a 30 personas por hectárea, cálculo que parece ser válido tanto para las aldeas de las tierras altas de Oaxaca como para San Lorenzo (80 hectáreas) en la costa de Veracruz, México. A una densidad máxima de 30 personas por hectárea, Nicoya hubiera tenido que cubrir 200 ha para tener una población de 6.000 almas. Simplemente, no existe un sitio arqueológico que se acerque a ese tamaño en la vecindad de Nicoya.

El hecho que Nicoya era el poblado más importante de la zona no es discutible, pero no existan datos etnohistóricos que especifiquen el tamaño o densidad de la cabecera del cacigazgo de Nicoya. A Andrés Cereceda, tesorero de Gil González Dávila durante su entrada a Costa Rica en 1522, se le acredita como el autor del primer censo del litoral Pacífico de este país. Es muy conveniente repetir las palabras del propio Cereceda en relación a Nicoya:

"El cacique Nicoya está 5 leguas adelante, la tierra adentro: baptizáronse 6.603 ánimas, dio 13.442 pesos de oro, con un poco que dio el cacique Mateo".[25]

. Como se mencionó arriba, 6.603 es típicamente tomado para representar el número de habitantes de la población del cacique Nicoya, pero Cereceda nunca hizo esa afirmación, sólo apunto el número total de almas bautizadas en el pueblo. Además, él se refiere a un segundo jefe, Mateo, de quien no se menciona más.

También debe anotarse que Gonzalo Fernández de Oviedo, quien visitó Nicoya en 1529 y registró aspectos de la configuración del centro político-religioso del poblado, nunca hizo énfasis en el tamaño grande de la población. Sería de esperar que alguna observación fuera hecha por este astuto observador sí, como se ha dicho, Nicoya hubiera tenido un núcleo de población de alta densidad. El Lic. Francisco Castañeda, quien también pasó por Nicoya en el mismo año, nos aporta la siguiente información al respecto:

"el cacique de Nycoya, que es el más principal, este tendrá, a mas tener, dos mill yndios, e aún no creo que tiene tantos, tiene mucha tierra, de que se aprovecha".[26]

El Lic. Castañeda provee tres observaciones cardinales; primero, la disminución precipitada de la población de la región, con una baja en dos tercios en el espacio de siete años. Más importante, Castañeda enfatiza la extensión territorial del poder de Nicoya, y es explícita en que los naturales pertenecían al cacique, no al poblado en sí. Si bien estas observaciones son suficiente imprecisas para interpretarse de varias maneras, lo cierto es que no hay una afirmación por ningún testigo ocular de que la población total del cacigazgo de Nicoya se asentaba en un solo poblado.

Aunque Oviedo no registró un total de población, su recuento de un festival de danza y licor asistido por él nos provee con alguna medida del tamaño del poblado. En el día 9 de agosto de 1529,

"...dos horas antes que fuese de noche, a una parte de la plaza, comenzaron a cantar e andar en corro en un areito hasta ochenta o cient indios, que debían ser de la gente común e plebea, porque a otra parte de la plaza mesma se sentó el cacique...e sus principales e hasta otros septenta u ochenta indios".[27]

Así, Oviedo notó la presencia de un máximo de 180 adultos de ambos sexos incluyendo los principales y la plebe, y nos da de entender que este número representa la mayoría de los adultos que vivían en el pueblo de Nicoya en aquel año. Se utilizarán los datos de los censos del período colonial para extrapolar la población total de Nicoya en el momento de la visita de Oviedo. Los datos del censo de Nicoyanos indígenas en 1756 y 1760[28] proporcionan una media de 5.4 individuos por núcleo familiar. El número total de familias en Nicoya puede calcularse dividiendo por dos el número de adultos observados por Oviedo, lo que resulta en un total de 80 núcleos familiares. Multiplicando este número por el número medio de miembros por familia obtenido del censo, resulta un total de 432 individuos que poblaban Nicoya en 1529. Este procedimiento asume un grado de continuidad en la estructura de los núcleos familiares entre las eras pre y poscolombinas que no puede demostrarse aquí, pero se considera esta extrapolación un uso razonable de los escasos datos disponibles. Obsérvese que el resultado obtenido está mucho más cerca de la población proyectada para los sitios arqueológicos alrededor de Nicoya, que la proyección de 6.000 habitantes basado en un lectura no-crítica de Cereceda.

Claramente se necesita una concepción de la Nicoya protohistórica basada en los datos etnohistóricos en conjunto con las observaciones arqueológicas del patrón de asentamiento en las cercanías de Nicoya. El patrón protohistórico del asentamiento en esta área es uno de varios sitios ubicados en nichos ecológicos similares en la amplia cuenca en que Nicoya está asentada. Este patrón se acomoda mejor a un modelo de una población dispersa en villas políticamente afilidadas al cacique de Nicoya, en lugar de una sola comunidad masiva. Los cacicazgos regionales dirigidos por un jefe supremo, quien controlaba un gran número de pueblos tributarios y sus jefes (Mateo?), eran característicos de la costa Pacífica de Centro América desde Panamá (Linares 1977; Helms 1979) hasta Nicaragua (MacLeod 1973). También pudiera haber sido el caso en Nicoya. Los mismos datos proveídos por Cereceda subrayan el hecho de que Nicoya era líder regional importante. El número total de personas bautizadas bajo la égida de Nicoya es 5.4 veces más grande que el número bautizado bajo cualquiera de los otros 34 o más caciques registrados por Cereceda, convirtiendo a este cacique en el más poderoso jefe de litoral Pacífico de Costa Rica en tiempos de la conquista.

La evidencia a mano conduce a la hipótesis de que la Nicoya actual es el resultado de una congregación española colonial, formada por la amalgama forzada de gente de varios de los asentamientos chorotegas dispersos por el valle. En que años sucedió esto, y bajo cúales circunstancias, es desconocido. Los documentos históricos que podrían haber registrado tal evento fueron destruidos en 1768 por un incendio que consumió totalmente los archivos locales. Documentos posteriores son explícitos en cuanto a que Nicoya estaba dividida en dos "parcialidades." Meléndez (conferencia pública, 1992) interpreta que estos son vestigios de formas de organización social Mesoamericanas. Sin embargo, investigaciones de comunidades indígenas en el Valle de México y las tierras altas de Guatemala (Gibson 1964; Hill & Monaghan 1987; Hill 1989) demuestran como las parcialidades de un aldea colonial se formaban de la congregación forzada de comunidades indígenas independientes. Esto también pudo haber sido el caso con Nicoya. Desafortunadamente, los documentos no brindan información específica acerca de la estructura y función de las parcialidades de Nicoya durante el período colonial, que sirva para fortalecer esta comparación.

La Vieja Nicoya y el Pueblo Viejo[editar]

El tradicional desfile anual de la Pica e' Leña.

En 1926 un libro titulado Vidaurres fue publicado por Sn. Miguel Vidaurres. En este trabajo el autor, basándose en la tradición oral, escribió que la ubicación original de Nicoya era en un pueblo conocido hoy como Pueblo Viejo, 17 km al sureste del sitio actual de Nicoya. La leyenda de Vidaurre, desde su publicación, provocó enormes dudas de que la Nicoya histórica y la actual se ubicaron en el mismo sitio (Meléndez 1988). Sin embargo, nunca se han confirmado independientemente. Existe un sitio arqueológico muy extenso existe en Pueblo Viejo, y que se extiende a lo largo de la orilla del Río Pueblo Viejo desde el Boquerón hasta San Joaquín. Sin embargo, el sitio parece demasiado antiguo para identificarse como la Nicoya protohistórica. Los huaqueros han reportado el hallazgo de jade en el área, y cerámica diagnóstica recuperada durante el estudio que data de los períodos Bicromo en Zonas hasta Policromo Medio, aproximadamente desde 800 a. C. hasta 1.000 d. C. Este no es el inventario de artefactos que se esperaría de un sitio protohistorico y lanza considerables dudas sobre la validéz de la tradición oral registrada por Vidaurre. Para aún complicar más la situación, existen todavía nativos de Pueblo Viejo quienes afirman que sus abuelos se les contaba que los Naturales de Nicoya bajaron para establecerse en Pueblo Viejo, no al contrario.[29]

Características Demográficas[editar]

Para el Censo del 2000, el cantón tenía 42.189 habitantes, con un 34% de población urbana (que se presenta solamente en los distritos de Nicoya, Nosara y Sámara).

Características Económicas[editar]

El cantón de Nicoya posee una geografía de llanuras y valles con excelentes características para la agricultura y ganadería. Se destacan los cultivos de melón, arroz y maíz. El turismo ha seguido el ritmo de crecimiento vertiginoso que caracteriza a la provincia, y en especial en la ciudad de Nicoya, que es un importante nudo de comunicaciones, y en las playas, entre las que se destacan Sámara y Nosara.

Distritos de Nicoya[editar]

Los distritos de Nicoya, ordenados según su fecha de creación, son:

  • 1°. Nicoya
  • 2°. Mansión
  • 3°. San Antonio
  • 4°. Quebrada Honda
  • 5°. Sámara
  • 6°. Nosara
  • 7°. Belén de Nosarita

Referencias[editar]

Bibliografía[editar]

  • Archivo Nacional de Costa Rica (ANCR):
    • 1760 Complementario Colonial, Expediente 315.
    • 1768 Guatemala, Expediente 364.
    • 1769 Complementario Colonial, Expediente 3722.
    • 1770 Complementario Colonial, Expediente 301.
    • 1772 Complementario Colonial, Expediente 321.
    • 1816 Complementario Colonial, Expediente 3710.
    • 1802 Guatemala, Expediente 792.
  • Díaz Acosta, María. 2008. Comunicación personal.
  • Corrales Ulloa, Francisco (2002). Más de diez mil años de historia precolombina. En Costa Rica: desde las sociedades autóctonas hasta 1914. Editorial de la Universidad de Costa Rica. pp. 496 páginas. ISBN 9977-67-694-1. 
  • Solórzano, Juan Carlos (2002). Descubrimiento y conquista de Costa Rica 1502-1575. En Costa Rica: desde las sociedades autóctonas hasta 1914. Editorial de la Universidad de Costa Rica. pp. 496 páginas. ISBN 9977-67-694-1. 
  • Gibson, Charles (1964). The Aztecs Under Spanish Rule: A History of the Indians of the Valley of Mexico, 1519-1810. (en inglés). Stanford University Press, Stanford, CA. 
  • Helms, Mary (1979). Ancient Panama: Chiefs in Search of Power. (en inglés). University of Texas Press, Austin, TX. 
  • Hill, Robert M (1989). Social Organization by Decree in Colonial Highland Guatemala (en inglés). University of Texas Press, Austin, TX. pp. 170–198. 
  • Hill, Robert M (1987). Continuities in Highland Maya Social Organization: Ethnohistory in Sacapulas, Guatemala (en inglés). University of Pennsylvania Press, Philadelphia, PA. pp. 170–198. 
  • Lawrence, John W (2005). La Arqueología, la historia y la memoria: Interfaces interpretativas en la historiografía colonial de Nicoya, Guanacaste, Costa Rica. En Memorias del Coloquio Internacional:Universos Coloniales Centroamericanos. Universidad Rafael Landívar, Guatemala City, Guatemala. 
  • Lawrence, John W (2009). Archaeology and Ethnohistory on the Spanish Colonial Frontier: Excavations at the Templo Colonial in Nicoya, Guanacaste, Costa Rica (en inglés). Historical Archaeology. pp. 43(1): 65–80. 
  • Linares, Olga (1976). Ecology and the Arts in Ancient Panama. Studies in Pre-Columbian Art and Archaeology (en inglés). Dumbarton Oaks, Washington, D.C. pp. No. 17. 
  • MacLeod, Murdo J (1973). Spanish Central America: a socioeconomic history, 1520-1720 (en inglés). University of California Press, Berkeley, CA. 
  • Marcus, Joyce (1967). K.V. Flannery, ed. Size of the Early Mesoamerican Village. En The Early Mesoamerican Village (en inglés). Academic Press, NY. pp. 79–89. 
  • Markham, S.D (1977). E. Sevilla-Casas, ed. The Gridiron Plan and Caste System in Colonial Central America. En Western Expansion and Indigenous People (en inglés). Mouton, Paris. pp. 59–78. 
  • Meléndez Chaverri, Carlos (1959). Tipos de población de Costa Rica a mediados del siglo XVI. En Actas, 33rd International Congress of Americanists. Vol. 2. Imprenta Lehman, San José, Costa Rica. pp. 485–494. 
  • Meléndez Chaverri, Carlos (1978). Nicoya y sus templos históricas. En Separatas No. 38. Universidad de Costa Rica, San José, Costa Rica. pp. 485–494. 
  • Fernández de Oviedo y Valdez, Gonzalo (1959). Historia General y Natural de las Indias. Ediciones Atlas, Madrid. 
  • Peralta, Manuel M. de (1883). Costa Rica, Nicaragua y Panamá en el Siglo XVI. Murrillo, Madrid. pp. 485–494. 
  • Obregón, Clotilde María (1993). El Río San Juan en la Lucha de Las Potencias (1821-1860). EUNED. p. 309. ISBN 9977-64-658-9.