Monasterio de San Isidro de Dueñas

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Fachada principal del Monasterio de La Trapa.
Torre románica del monasterio.
Portada románica del monasterio.

El Monasterio de San Isidoro, situado en la localidad de San Isidro de Dueñas (Palencia), conocido popularmente como "La Trapa", es actualmente un monasterio trapense (desde 1891), aunque sus orígenes se remontan, según algunos expertos, al siglo VII, que se restauró tras la Reconquista durante el último tercio del siglo IX como un cenobio benedictino.

Historia[editar]

Documentalmente, el primer texto que lo cita es un privilegio del rey de León García I, otorgado el 15 de febrero del 911, por el que se deduce que éste había donado las reliquias de San Isidoro de Chios, a quien el monasterio está dedicado y que se trataba de un soldado romano martirizado en la época del emperador Diocleciano (siglo III). Sin embargo, la restauración monástica de dicho cenobio había sido realizada ya por su padre Alfonso III el Magno hacia el año 883 cuando repuebla toda esta zona, entregándoselo a una comunidad de monjes mozárabes benedictinos procedentes de Córdoba. Vemos así que Alfonso III no funda "ex novo" el Monasterio, sino que como apunta López Serra, se restaura la vida monástica de un cenobio anterior dedicado a San Martín de Tours y ocupado por una comunidad femenina de domnas (monjas) que, probablemente, formaran un monasterio dúplice con el cercano Monasterio de San Juan Bautista, fundado por Recesvinto en el 661 d.C. Ambos monasterios habrían sido abandonados y parcialmente destruidos por la invasión árabe de la Península en el 711. Concretamente, existe constancia de una razzia en el año 854 d.C., pero rápidamente Alfonso III repoblaría la región, decidiendo restaurar la vida monástica masculina ya no en San Juan de Baños sino en el antiguo monasterio femenino de San Martín de Tours. El cambio de titularidad al del mártir alejandrino San Isidoro tendría lugar a raíz de la donación de las reliquias del santo por García I, convirtiéndose en uno de los principales difusores de su culto en la Península.

Durante los siglos X y XI fue uno de los principales monasterios del reino, bajo la directa protección y patronazgo de la realeza, que realizó importantes donaciones. En 1073 Alfonso VI de León y Castilla lo dona al monasterio benedictino de Cluny, convirtiéndose en unos de sus prioratos y siendo el primer monasterio de propiedad cluniacense en la Península y foco de los cambios litúrgicos que sustituyeron al rito visigodo. El monasterio sería el principal monasterio benedictino peninsular hasta que alcanzase su esplendor el Monasterio de San Zoilo en Carrión de los Condes. Su decadencia se produjo a lo largo del siglo XIV, sobre todo con la caída de los benedictinos en la Península, hasta que en el siglo XV, se lleva a cabo una renovación y restauración por los Reyes Católicos, separándose de Cluny y uniéndose a la Observancia de San Benito de Valladolid, y consiguiendo una nueva prosperidad.

Diferentes catástrofes se produjeron a lo largo de los siglos posteriores, como un incendio en 1604 que arrasaron gran parte de las dependencias conventuales y que tuvo lugar al inicio del abadiato del famoso cronista de Felipe III, Fray Prudencio de Sandoval.

En el siglo XIX, se ve afectado por la ocupación de tropas francesas en la Guerra de la Independencia española para utilizarlo como cuartel y finalmente, sería abandonado como consecuencia de la desamortización de Mendizábal de 1835.

Por último, en 1890 sería comprado por los Cistercienses de la Estrecha Observancia, reinstaurando la vida monástica en 1891 por monjes provenientes de la francesa abadía de Sainte-Marie du Désert, casa madre de este monasterio.

Tiene importantes elementos del románico, aunque la mayoría del complejo corresponde al siglo XVIII y algo al XVI. Destaca la portada de la iglesia, el resto más importante del antiguo monasterio románico, la torre y algunos capiteles en el interior de la iglesia, del mismo estilo, de finales del siglo XI o principios del XII.

Todas estas instalaciones se libraron de la desamortización de Mendizábal llevada a cabo en España contra muchas de las propiedades de la Iglesia.

En este monasterio está enterrado San Rafael Arnáiz Barón, que fue monje cisterciense en el primer tercio del siglo XX, canonizado por Benedicto XVI en el año 2009 y a quien está dedicada una capilla.

El monasterio se conoce popularmente como "La Trapa", y es reconocido como lugar de recogimiento y por su receta en la elaboración del chocolate, labor que ya no desempeña desde el año 1960, cuando se realizó la venta de la fábrica (véase también: Historia del chocolate en España).

Bibliografía[editar]

  • López Serra, Joaquín (2009). «San Isidoro de Quíos, mártir titular del Monasterio de San Isidro de Dueñas». Publicaciones de la Institución Tello Téllez de Meneses (80). ISSN 0210-7317. 
  • VV. AA. (2006). Todo el Románico de Palencia. Aguilar de Campóo (Palencia): Fundación Santa María la Real, Centro de estudios del Románico. p. 258-260. ISBN 84-89483-99-X. 
  • Yáñez Neira, O.C.S.O., Fray María Damián (1969). Historia del Real Monasterio de San Isidro de Dueñas. Separata del núm. 29 de Publicaciones de la «Institución Tello Téllez de Meneses». Palencia: Imprenta Provincial. OCLC 3154808. 

Enlaces externos[editar]